El ´Barco Alfageme´ pone la proa rumbo a Coia, el combativo barrio de Vigo

|


Setenta y un año después de su botadura, el Bernardo Alfageme abandonó definitivamente el mar. En 1941 el barco dejaba los astilleros de Barreras para emprender una azarosa vida que le llevó por los mares del Gran Sol y el sur de Portugal. En 1998 fue dado de baja a la espera de destino. Durante años estuvo olvidado y parecía estar abocado al desguace, como le ocurrió a tantos buques hermanos. En el año 2000, la Corporación Municipal decidió conservarlo y parecía que por fin se aclaraba su futuro. Pero no fue así. De hecho, y pese a una no bien valorada restauración el barco se hundió frente al muelle de Bouzas.


Ha habido que esperar catorce años, y otra nueva rehabilitación, para que finalmente el Alfageme amarre definitivamente... en tierra. Esta mole de acero de 27 metros de eslora, y uno de los escasos ejemplos que perviven de la construcción naval de la primera mitad del siglo XX, ponía anoche rumbo a la rotonda de Coia en una compleja operación de traslado desde primera hora de la mañana para concluir bien entrada la madrugada.


Pese a que todos los grupos municipales comparten y defienden la necesidad de preservar el Bernardo Alfageme, las diferencias sobre su ubicación -el gobierno local apostó por la rotonda, mientras que PP y BNG, defendian el entorno próximo al Museo del Mar- y el grado de rehabilitación -Concello y PP entienden que solo era posible hacerlo con el casco porque el resto está irremediablemente deteriorado; el Bloque quería que los trabajos se extendiesen al interior- han generado una ruidosa polémica sobre este pesquero. Además, la oposición de grupos de ciudadanos, que se ha venido concentrando en las proximidades de la glorieta para reclamar que el dinero invertido en el barco sea destinado a fines sociales, ha elevado la controversia.


Los trabajos del traslado comenzaron a las nueve de la mañana con el montaje de las grúas Doniz en el muelle número 4 de Beiramar, frente a Frigoríficos Berbés. En torno a las seis de la tarde, esas gigantescas plumas sacaron del agua el barco -que lo había remolcado desde los astilleros Cardama, responsable de la última restauración- para colocarlo en una "góndola de transporte". Aunque su transporte hasta Coia no se inició hasta la medianoche decenas se concentraron en el entorno de la dársena desde ultima hora de la tarde  gritando proclamas en contra de ubicarlo en Coia e intentando evitar el paso del camión con el barco. Al mismo tiempo, un nutrido grupo de agentes de la policía -local y nacional- controlaban la zona para evitar incidentes.


El gobierno local, con su alcalde Abel Caballero a la cabeza, ha defendido la instalación del buque como un icono de la cultura pesquera gallega, en Coia y como "el homenaje de la ciudad a la gente del mar." Convencido de que "los ciudadanos lo quieren de forma masiva", atribuyó el rechazo "a un grupo reducido que no quiere que Vigo progrese". Amparado en esa convicción, siempre defendió que el Bernardo Alfageme estaría en Coia. Desde la pasada madrugada es así.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress