TRAS EL DEBATE SÓLO QUEDAN LAS PERSONAS

|

Un debate sobre la Nación en año electoral, y éste en el que estamos, lo es desde enero a diciembre, no es un debate sino una especie de trifulca en la que los oradores sacan a la luz sus peores dotes de“mitineros”, en la que poco importa cómo está la nación y sí cómo queda de dañada la imagen de tu adversario, para que la tuya reluzca más que el sol, que dirían los más devotos forofos de los extintosRouco Varela y Ruiz Gallardón, ambos dos víctimas religiosas de esta legislatura.


Por eso, lo que le escuchamos decir a Mariano Rajoy, como lo que a continuación vociferó Pedro Sánchez, entra dentro de ese juego partidista que sabe que pronto votarán los andaluces, que luego lo harán los españoles en las municipales y autonómicas, a continuación los socios del Barça, más tarde, en un todavía cálido 27 de septiembre, los catalanes independentistas o no, y finalmente, otra vez los de la piel de toro, en busca del próximo Presidente del Gobierno del reino de España, que cada vez es menos reino porque se nos está cayendo a trozos y si la misma España machadiana “que alborea/ con un hacha en la mano vengadora/España de la rabia y de la idea”.


Ni ayer ni hoy hemos escuchado una idea sensata o brillante en el Parlamento de la Carrera de San Jerónimo, con la que mirar al futuro inmediato con más optimismo que lo hacíamos la semana pasada. Nuestros líderes viven en un estado de ánimo de sobresalto ya que se juegan su “modus vivendi”, y eso los tiene alterados, sin darse cuenta, de que la gente de la calle y del paro se los mira con cierta pena, porque son incapaces de percibir que lo suyo es solo un aperitivo de lo que ellos sufren en el día a día, en el que se les cierran las puertas de las fábricas ante sus narices y que lo único que les queda es conocer dónde se encuentra el banco de Alimentos más próximo, o saber la hora que va a venir el funcionario del juzgado que viene a desahuciarles en nombre del Banco, al que salvaron esos mismos líderes políticos, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.


No se depriman pues por lo que ven y escuchan en el Congreso, es lo normal en tiempo electoral. Sigan a lo suyo, y cuando toque, afinen la puntería para que su voto no se pierda del todo. Consideren que este mundo es imperfecto y que tanto los de la casta como los de la anti-casta tienen pros y tienen contras, por lo que si votan, deben hacerlo por lo que crean conviene más a sus intereses personales y familiares sin pararse en otras consideraciones. Si lo tienen claro no tengan dudas, háganlo y olvídense de las etiquetas y las siglas, ya no existen, sólo quedan las personas...

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress