La frenada de 200 a 80 kilómetros por hora antes de Angrois "se consideraba normal"

|

Trenalviaangrois


El director de seguridad en la circulación de Renfe, Antonio Lanchares, aseguró en sede judicial esta semana que su "sensación" era que los maquinistas consideraban que el salto de velocidad que se producía en la curva de A Grandeira, donde había que reducir de 200 a 80 kilómetros por hora, era "normal entre comillas".


Sometido al interrogatorio del magistrado, el jefe de seguridad de Renfe respondió a dos cuestiones fundamentales en la causa abierta para determinar las responsabilidades penales derivadas del siniestro: el aviso de un jefe de maquinistas justo después de la inauguración de la línea que supuestamente nunca le llegó y la desconexión del sistema 'ERTMS' embarcado por un mes que se prolongó durante un año.


En lo relativo a la curva que se encuentra a pocos kilómetros de la estación de Santiago, a la altura del barrio de Angrois, Lanchares dijo: "La sensación que yo tengo es que las personas (por los profesionales) consideraban que ese salto de velocidad era un salto de velocidad, digamos, normal entre comillas".


Para ello, se basó en que "desde la inauguración de la línea hasta el momento del accidente circularon más de 8.200 trenes y se hicieron 127 acompañamientos, y en ninguno de ellos se indica nada".


"YA LO DIJE AL DE SEGURIDAD"


Justo después de descarrilar, Garzón llamó al centro de control de la estación de Renfe en Atocha, para comunicar lo sucedido, y se lamentaba de la siguiente manera: "Es que... eh... la tenía en verde y me despisté y... cómo se llama.. y tenía que pasar a 80 y paseé a 190 o una cosa así... es que esto yo ya lo dije al de seguridad, que eso era peligroso, que un día nos íbamos a despistar y nos lo íbamos a tragar".


Poco después de la inauguración de la línea, en diciembre de 2011, un jefe de maquinistas de Ourense, José Ramón Iglesias Mazaira, alertó de esa peligrosidad en la curva, por una transición de la velocidad máxima "de una forma brusca sin un aviso previo por señalización de la vía y sin amparo del ERTMS".


En esa misma curva, además, Adif no encargó una evaluación de riesgos independiente a Ineco, según lo declarado esta semana también por los ingenieros que se encargaron de analizar la línea hasta el kilómetro 84,188, justo antes del punto en que se registró la tragedia.


"UN PÁRRAFO" DE AVISO


En su intervención de este martes, Lanchares se defiende ante las preguntas del instructor al enmarcar la alerta de Mazaira en una serie de reuniones "en los servicios operativos", y alega que no utilizó los canales previstos para gestionar este tipo de incidencias pese a asistir "como vocal de seguridad a las siete comisiones territoriales que se produjeron en el ámbito de León". "En ninguna de ellas hizo ninguna manifestación", incidió.


Asimismo, lo limitó a "un párrafo" en un correo electrónico remitido a su superior, José Luis Rodríguez Vilariño, del que él personalmente tuvo noticia "por vez primera" en diciembre de 2013, dos años después.


"¿Antes no había llegado a su dirección? ¿Está usted seguro?", le inquiere el juez, a lo que Lanchares espeta que "segurísimo". En este punto, Andrés Lago saca a colación que el cargo investigado le informó anteriormente de que "normalmente" llega una copia a la Dirección de Seguridad de Renfe de los partes de incidencia. "Efectivamente, pero es que esto no era un parte de incidencia", le replica el interrogado.


LA DESCONEXIÓN


En otro momento de la comparecencia, abordando la desconexión del 'ERTMS' embarcado, que pidió el 23 de junio de 2012 y para la que recibió la autorización de Cortabitarte ese mismo día, Lanchares expone que se lo pidió la Dirección de Operaciones por incidencias que suponían "una disminución de las prestaciones de seguridad".


Sin embargo, a continuación, cuestionado sobre si esa desconexión suponía un cambio significativo, lo que conllevaría la necesidad de evaluar el riesgo que implicaba, asevera que "nunca" puede suponerlo "puesto que era volver a la situación en la que se habían movido los trenes entre la inauguración en diciembre de 2011 y el 16 de junio". "Es verdad que suponía un cambio pero en ningún caso un cambio significativo", apostilla.



relacionada Los técnicos ratifican que Adif no encargó la evaluación de riesgos en la curva del accidente
relacionada La auditoría externa de riesgos dejó fuera del análisis la curva de A Grandeira
relacionada El jefe de seguridad de Renfe, investigado por la evaluación de riesgos de Angrois

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress