El vecino acusado de atentado a la autoridad al teniente de alcalde de Allariz: "Me agarré para no caerme"

La Audiencia Provincial de Ourense ha acogido un juicio contra un vecino del municipio de Allariz acusado de un delito de atentado, por dirigirse al teniente alcalde, increpándolo, mientras "le retaba quedar en lo alto del monte, agarrándole fuertemente de la pechera, rompiéndole la camiseta", mientras sujetaba una barra de hierro.

|

Juico contra un vecino por supuesto atentado a la autoridad en Allariz (Ouense)

Le rompió la camiseta mientras sujetaba una barra de hierro
La Audiencia Provincial de Ourense ha acogido un juicio contra un vecino del municipio de Allariz acusado de un delito de atentado, por dirigirse al teniente alcalde, increpándolo, mientras "le retaba quedar en lo alto del monte, agarrándole fuertemente de la pechera, rompiéndole la camiseta", mientras sujetaba una barra de hierro.

"Me agarré para no caerme", ha sido la declaración que ha realizado el acusado en el juicio en el que solo ha contestado a las preguntas de su defensa.

Lo sucedido se remonta a agosto del 2021 cuando acusado y víctima coincidieron en el exterior de una vivienda del ayuntamiento, a donde el teniente alcalde y también concejal de Medio Ambiente se había desplazado junto con un empleado de aguas del municipio para comprobar los problemas de unas arquetas del alcantarillado público.

En la vivienda se encontraba trabajando el acusado que, según el escrito fiscal, "reaccionó de forma agresiva" a los gritos de una vecina que pedía que no tocase (él) las arquetas, que se encargarse el ayuntamiento. En ese momento, "con ánimo de atentar contra el principio de autoridad que representa el concejal", se dirigió al edil "increpándolo, retándole a quedar en lo alto del monte y agarrándolo de la pechera", momento en el que le rompió la camiseta mientras en la otra mano sostenía una barra de hierro.

El acusado ha explicado que se encontraba trabajando en la vivienda porque el propietario lo contrató debido a los problemas de humedades y que, por eso, al ver que el trabajador de la empresa de aguas y el edil tenían problemas abriendo una arqueta se ofreció a ayudar. "Me prestó la palanca y levantamos la tapa de piedra pesada", añadió.

Así ha relatado que se encontraba agachado "colaborando por las buenas", cuando escuchó los gritos de las vecinas y se levantó "todo nervioso". "En un acto reflejo para no caerme agarré con la mano izquierda la camiseta del edil y en la derecha seguía sosteniendo la barra de hierro con la que había abierto la arqueta".

"NO INSULTÉ A NADIE"
"No iba a hacer nada, no insulté a nadie, con la palanca en la mano derecha me decía 'loco, eres un loco'" ,ha manifestado el alaricano quien además ha negado conocer previamente a la víctima, y menos saber que era concejal, trasladando que solo había hablado una vez con él por teléfono y que al verlo bajar del coche de la empresa creyó que se trataban de "jefe y operario".

Por su parte la versión del concejal de Medio Ambiente del municipio es que en otra ocasión el acusado ya se había dirigido a su persona "de un modo fuera del lugar" y que hablando con personal del ayuntamiento creen que "tiene cierta animadversión" hacia el mismo.

De este modo, ha contado que llamó a la empresa concesionaria para resolver los problemas en el alcantarillado, que estaban provocando humedades y filtraciones en algunas viviendas, dirigiéndose hasta el lugar "en mi coche, no en el de la empresa". Una vez allí se topó con el vecino que asegura que, "sin mediar palabra , de repente se giró y me agarró".

"He de decir que no se dirigió hacia mí con el hierro, pero me alteré y tuve miedo, se te pasan muchas cosas por la cabeza", ha manifestado el edil, afirmando que el acusado lo emplazó a "subir a lo alto del monte a pelearse" y que fue el operario quien tuvo que intervenir para separarlos.

El operario ha opinado que el agarre por parte del acusado fue "intencionado, porque en un acto reflejo te agarras pero te sueltas", y ha asegurado que él intervino porque la víctima "ya tenía el pecho al aire, hecho un Cristo".

DECLARACIÓN DEL PROPIETARIO
El propietario de la vivienda también ha declarado en la Audiencia Provincial afirmando que el concejal "no se identificó en ningún momento" y que el acusado "es muy buena persona". Según su versión, el acusado sí se asustó al escuchar los gritos de una vecina y como creía que se iba a caer se agarró a la camiseta del edil, sin saber que ese era su cargo.

"No pasa en ningún sitio que el teniente vaya a hacer algo con una arqueta'", ha criticado el testigo de la defensa aseverando que lo vio todo desde una ventana de su domicilio y que "fue un momento de mucha tensión", en el que incluso el acusado "tuvo una crisis de ansiedad".

UN AÑO Y SEIS MESES
Así las cosas, el Ministerio Público solicita la pena de un año y seis meses de prisión, inhabilitación especial del derecho de sufragio pasivo por el tiempo de la condena y multa de ocho meses a razón de seis euros, por los hechos constitutivos de un delito de atentado.

La Fiscalía considera que "ha quedado demostrado" que cogió por la pechera al edil al mismo tiempo que "sostenía la vara y amenazaba con pegarle en el monte". Según sus conclusiones, se reúne el carácter de autoridad de la víctima, que actuaba en el ejercicio de sus competencias y se cumple la intimidación grave al sujetar a la víctima. Además, para la Fiscalía el acusado sí sabía que se trataba de un concejal "porque en las declaraciones en instrucción se ha referido a él como edil. Tenía pleno conocimiento".

Por su parte, la defensa considera que "no se puede saber" que reconociese al edil y que "no se produjo intimidación porque no sabemos cuánto tiempo estuvo agarrado". Asimismo, no ve determinado si la víctima "acudió como teniente de alcalde o como concejal" y reclama que "no hay documento de que tuviese delegado las competencias de agua, por lo que puede incluso estar extralimitando sus labores". Así pues pide sentencia absolutoria y en el caso de que la sala estime que se produjeron los hechos solicita pena mínima.

El acusado ha aprovechado el turno de la última palabra para asegurar que lo han llevado a juicio porque "nunca ha necesitado trabajar para el ayuntamiento" y le tienen "envidia". El juicio ha quedado visto para sentencia.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE