Villares pide la dimisión de la diputada Quinteiro por "responsabilidad con los compromisos éticos" de En Marea

|

Plantea una consulta telemática a las bases del partido instrumental sobre si la diputada debe abandonar el Parlamento o mantener su acta

El portavoz parlamentario y orgánico de En Marea, Luís Villares, ha pedido la dimisión de Paula Quinteiro por "responsabilidad con los compromisos éticos" de la formación rupturista. La parlamentaria se vio envuelta en un altercado con la Policía en Santiago en la madrugada del 18 de marzo, cuando llegó a esgrimir su identificación de diputada, lo que constituye, para Villares, "un uso indebido" de su condición como cargo público.

Villares ha comparecido ante los medios tras casi dos semanas de silencio desde que saltó a la luz el caso de la diputada --inscrita de Podemos y afín a la corriente Anticapitalistas--, pese a la crisis interna que ha abierto un cisma entre el órgano político de En Marea (el Consello das Mareas) y el grupo parlamentario, en el que, a su vez, también existen diferentes posturas sobre la asunción de responsabilidades de Quinteiro.

El magistrado en excedencia ha remarcado que su petición es una "opinión personal" que desliga de su papel como portavoz del grupo parlamentario. De este modo, ha argumentado que debe ser Quinteiro quien asuma "las responsabilidades" de los hechos en los que se vio envuelta y que, según Villares, suponen "un uso indebido de su condición de parlamentaria en un ámbito privado", lo que va en contra de "los valores" de la formación rupturista.

Así las cosas, luego de que el pasado lunes, tras una reunión de más de ocho horas, el grupo parlamentario desoyese la petición de renuncia efectuada por el Consello das Mareas tres días antes, Villares ha situado la pelota en el tejado de Paula Quinteiro, a la que ha emplazado a pronunciarse públicamente sobre su continuidad en el Pazo do Hórreo en un plazo de una semana.

Luego de días de silencio, el magistrado en excedencia se ha posicionado del lado de los órganos políticos de En Marea (coordinadora y Consello das Mareas) y en contra de la postura mayoritaria del grupo parlamentario. Para Villares, en el grupo parlamentario se tomaron decisiones basadas en los "afectos personales", mientras que él mismo se abstuvo en la votación que aprobó un documento en el que los diputados cuestionaban la validez del dictamen del Consello das Mareas.

RENUNCIA
De este modo, ya que el acta parlamentaria es personal, deberá ser Quinteiro quien decida si abandona su escaño. En caso de que la militante de Podemos opte por no abandonar su escaño, Villares ha abierto la puerta a la convocatoria de una consulta telemática entre los inscritos de la fuerza rupturista sobre si la diputada debe abandonar el Parlamento o mantener su acta.

Al término de la comparecencia en la que el portavoz explicitó su posición sobre el conflicto, el Grupo Parlamentario de En Marea (compuesto por siete miembros de Podemos, dos de Anova, dos de EU, uno de Cerna y dos independientes) ha mantenido una reunión de aproximadamente una hora en la que Villares trasladó a sus compañeros lo expuesto ante los medios.

Al filo de las 14,00 horas, Paula Quinteiro abandonó las dependencias de la fuerza rupturista en el Pazo do Hórreo sin ofrecer declaraciones a los medios. Lo hizo acompañada por la diputada y secretaria xeral de Podemos Galicia, Carmen Santos, que tiene convocada una rueda de prensa a primera hora de esta tarde y que, en días anteriores, respaldó públicamente a su compañera de partido.

Paula Quinteiro sigue por el momento siendo diputada de En Marea en un parlamento en el que en esta legislatura aún no se estrenó el grupo mixto, pero que en el pasado mandato llegó a acoger hasta a tres parlamentarias de la coalición AGE, germen de En Marea.

"RESPONSABILIDAD" Y "MADUREZ"
Durante la rueda de prensa de este lunes, Luís Villares ha justificado su silencio a lo largo de los últimos días en que no quería "condicionar" con sus declaraciones públicas la actuación de los órganos de decisión del partido. Así, ha declarado que ve "injusto" que el peso de la responsabilidad de los "actos" privados de una persona recaiga sobre la totalidad del grupo parlamentario.

De este modo, ha emplazado a que sea la propia Quinteiro quien, en un plazo de una semana, tome una decisión definitiva sobre una situación que, a juicio de Villares, debe pasar por la renuncia de su acta como diputada porque entiende que su actuación durante la noche de los hechos contradice los códigos éticos de la formación que representa.

El magistrado en excedencia ha declarado que el proyecto de En Marea pasa por "abandonar las prácticas de la vieja política" en las que, entre otras cosas, ha incluido el beneficio personal de los "privilegios" que otorga la función de los cargos públicos.

A renglón seguido, ha reclamado a su compañera de filas "madurez" y "responsabilidad" para "estar a la altura del espacio político" y de sus votantes, así como para "enviar un mensaje" a los ciudadanos que En Marea "quiere seducir".

En definitiva, cree que la continuidad de Quinteiro condicionaría el trabajo político de En Marea y, ante las críticas lanzadas por dos de los llamados 'alcaldes de cambio' -Martiño Noriega y Jorge Suárez- sobre la gestión de la crisis interna, Villares indicó que "una buena gestión" de la situación habría pasado por que la diputada "asumiese sus responsabilidades" en el momento en que saltaron a la luz los hechos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress