Villares cree que Quinteiro cometió "un abuso de poder" que "pone en cuestión" la "oferta política" de En Marea

|

El portavoz de En Marea, Luís Villares, en una entrevista con Europa Press

Tacha de "excusa de mal pagador" que se vincule el caso de la diputada a las tensiones internas de los órganos de

Dice que él sí respalda a los alcaldes y avisa a Santos: "Sería un error romper la unidad mientras no se cumplan los objetivos"

El portavoz de En Marea, Luís Villares, cree que Paula Quinteiro cometió "un abuso de poder" cuando esgrimió su condición de diputada frente a los agentes que realizaban un control nocturno por vandalismo durante la madrugada del 18 de marzo. Así, se ha reafirmado en que la parlamentaria debe presentar su renuncia porque esos hechos "ponen en cuestión" la "confianza" depositada por los votantes del partido instrumental y su "oferta política" a la ciudadanía.

"Vinimos a la política a renunciar a los privilegios, a cualquier consideración de abuso de nuestra condición como representantes de los demás", ha declarado Luís Villares (Lugo, 1978) en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha remarcado que Paula Quinteiro empleó el "privilegio" de ser representante público en una situación "particular", lo que "vulnera" los principios que predica En Marea.

La dimisión de Juan Merlo como diputado y secretario de Organización de Podemos tras conocerse, como publicó 'ABC', que mintió en su currículum y el anuncio de Xoán Hermida de renunciar al acta que le correspondería como número seis de En Marea por Pontevedra luego de que saliese a luz un altercado con unos agentes de la policía, constituyen para Villares "gestos" que los "honran políticamente" por ir en la línea del "alto compromiso ético" que pone sobre la mesa la izquierda rupturista. Para el portavoz, Paula Quinteiro debe "tomar ejemplo" de sus actuaciones.

"Cualquier proyecto político para ser viable tiene que ser creíble y serio. Eso significa tener coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos", ha remarcado, para luego hacer hincapié en que la imagen que se proyecta por este asunto "no" defrauda a un electorado. Según Villares, En Marea sí decepcionaría si el "resultado final" del caso no fuese acorde a los "principios" que defienden como proyecto político. "Será clave cómo lo cerremos", ha apostillado.

Para el magistrado, conviene que la resolución del asunto "no se alargue indefinidamente" pero apunta que entre sus "funciones" como portavoz, tanto parlamentario como orgánico, no está la de "determinar una fecha" límite. En esta línea, reitera que es Quinteiro quien debe afrontar la decisión y que "nadie" puede tomarla "por ella". "Espero que tenga la suficiente madurez política para tomarla", ha incidido.

Cuestionado sobre la afirmación de Quinteiro de que Villares fue una de las primeras personas en ser informado de los hechos, el magistrado asegura que desconoce si fue "de los primeros o de los últimos" en recibir la llamada de su compañera de grupo. "Solo sé que a mí me llama después de que a ella la llame el presidente del Parlamento", ha esgrimido.

CONSULTA
El magistrado lucense, tras guardar silencio durante casi dos semanas, pidió públicamente a Quinteiro que renunciase su acta y abrió la puerta a realizar de una consulta entre las bases de En Marea sobre su continuidad en el Grupo Parlamentario que, en todo caso, no hasido todavía convocada pese a que en un primer momento se habló de que podría llevarse a cabo de forma inminente.

Villares remarca que el "veredicto" de las personas inscritas de En Marea sería "inapelable" porque son las bases quienes tienen la "legitimidad" para resolver la existencia de una "discrepancia" entre los órganos representativos y directivos del partido instrumental.

"La consulta es una solución adicional en caso de que se viese que hay un problema que está enquistado. Nadie, ninguna cúpula de ninguna organización está por encima de las personas inscritas. No hay nada por encima de eso", ha incidido en la entrevista concedida a Europa Press Luís Villares, quien cree que existen sectores dentro del partido instrumental que pretenden "presentar interesadamente" que existe "un enfrentamiento" entre el Grupo Parlamentario y la dirección del partido instrumental.

Villares justifica su abstención en las votaciones del grupo --que acordaron la apertura de un expediente a Quinteiro que, como confirma, está en manos de la Comisión de Garantías-- porque "no quería" que su posición "condicionase la opinión de terceros" y, a renglón seguido, limita su opinión del caso a cuestiones "políticas". "No actúo como juez, no emito veredictos sino posiciones políticas", añade.

El magistrado niega que el caso de Quinteiro exhiba la división interna que existe en el fuero interno de En Marea desde hace más de un año y asegura que no puede leerse este asunto en términos de confrontación de posturas sobre el rumbo del partido instrumental. Así, cree que es "absolutamente inapropiado" entender que las posiciones sobre la continuidad de la diputada tengan como "trasfondo" las existencia de dos sectores dentro de En Marea.

"Son excusas de mal pagador", afirma, para luego reiterar que cree que se trata de "una forma de evadir responsabilidades" que, a su juicio, recaen únicamente en la diputada. "Es un mal camino", apostilla, antes de indicar que no teme que se produzcan movimientos internos para desbancarlo de la portavocía porque confía "mucho en las bases" y no "en el poder de los aristócratas".

RELACIÓN CON PODEMOS Y LOS ALCALDES
En cuanto a la actitud de la secretaria xeral de Podemos Galicia, Carmen Santos, que ha criticado abiertamente la gestión de Villares del asunto de Quinteiro e, incluso, ha dado por fracasado el modelo de En Marea como partido instrumental; Villares lamenta que se haya instalado en el seno rupturista "un discurso de nosotros y vostoros", al tiempo que ha instado a que si existen disparidad de "objetivos" entre los diferentes actores de la unidad popular "alguien tendrá que explicarlos".

"A mí no me interesa si una cúpula de un partido saca beneficio o perjuicio de una situación", ha manifestado Villares para luego lanzar un mensaje a Santos: "Lo que sería un fracaso sería romper la unidad popular sin haber logrado los objetivos políticos que hemos venido a cumplir. Mientras la gente que confió en nosotros no vea cumplido los objetivos de justicia social, de democracia, de futuro político digno para nuestro país, no hay motivo para irse a ningún sitio".

En esta línea, pide "lealtad" al proyecto de En Marea porque los "objetivos políticos" de las fuerzas que lo conforman son los mismos y, por el momento, no se han logrado. "¿Cumplimos con los estándares de justicia social deseables para vivir con dignidad? No. Entonces, ¿qué hacemos desviándonos de lo principal?", se pregunta Villares.

"Yo desde luego respaldo plenamente a los alcaldes", dice el magistrado en excedencia a la pregunta de si se siente apoyado por los regidores 'del cambio'. Así, dice no tener "ningún tipo de fisura a nivel político o institucional" con ellos, aunque admite que no están de acuerdo "en todo", algo que "no sería creíble" en un espacio político como el de En Marea. "Creo que son compatibles ambas cosas", zanja.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress