La acusada de falsificar la firma en una letra de cambio para obtener 10.000 euros defiende su inocencia

|

La Fiscalía pide cuatro años de prisión y la defensa solicita la libre absolución

La Fiscalía solicita una condena de cuatro años de prisión para una mujer acusada de cometer un delito de estafa y otro continuado de falsificación de un documento mercantil, mientras que la procesada defiende su inocencia y niega haber falsificado la firma en una letra de cambio para conseguir 10.000 euros.

El Ministerio Pública también pide para la acusada 10 meses de multa a razón de 10 euros al día con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

Según ha relatado la Fiscalía en el juicio celebrado este miércoles en la Audiencia Provincial de Ourense, el día 30 de septiembre de 2010 la acusada, que desempeñaba labores de gerente en una empresa, emitió una factura a nombre de la misma por importe de 10.266 euros con motivo de unos servicios, según ella, realizados a otra compañía, con domicilio en Xinzo de Limia, pero que en realidad nunca se prestaron.

La defensa pide la libre absolución de la encausada y la acusación una pena de prisión de cuatro años y una multa durante 12 meses a razón de cuatro euros diarios, así como las costas del juicio cambiario o subsidiariamente los gastos de ejecución y sentencias y un importe de 6.000 euros por daño moral.

"Aprovechando la mencionada factura y con ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito, la encausada emitió la letra de cambio por la cantidad mencionada, imitando en el "acepto" la firma del administrador", ha señalado la Fiscalía en el informe.

"Dicha letra se dirigió a la mercantil F. Inversiones, que descontó su importe y abonó a la encausada una cuantía liquida que ascendió a 9.778,76 euros", ha añadido. Así, la Fiscalía solicita en concepto de responsabilidad civil la indemnización a la empresa F. Inversiones S.A. por parte de la acusada de dicha cuantía con aplicación de intereses.

"YA FIRMADO"
La acusada, que permanece en libertad provisional, ha asegurado en el juicio celebrado este miércoles que se considera "inocente" y niega haber imitado "la firma del acepto" en la letra de cambio señalada. Asimismo, ha afirmado que ella recibió el documento mercantil señalado "ya firmado".

La mujer, que ha declarado que en aquel momento necesitaba una ayuda económica para evitar que le "subastaran el piso en el que residía", ha asegurado que una persona la mandó a la oficina de una compañía situada en Ourense porque le habían comunicado que "en esa empresa prestaban dinero sin necesidad de ser un banco".

Según ha relatado la acusada, en esta oficina recibe a un trabajador que se dedicaba a fontanería y calefacción, ajeno a dicha empresa, que comparte gastos de oficina con el administrador de la otra. Tras la negativa del primero a ayudarla, la mujer consulta con el segundo si puede concederle el préstamo que necesita.

Después de haberse reunido con el administrador ésta en dos ocasiones, la mujer ha declarado que éste le dijo que le comunicaría posteriormente si aceptaba el préstamo que solicitaba. Poco después, la acusada aseguró que le llegó una letra de cambio con el importe solicitado y con la rúbrica del administrador de la empresa en el "acepto".

VERSIÓN DEL ADMINISTRADOR
Por su parte, el administrador de la empresa aludido ha negado en el juicio celebrado este miércoles tener conocimiento de la letra de cambio en cuestión hasta que la mercantil F. Inversiones lo avisó de que estaba a punto de vencer el plazo de pago.

En esta misma línea, el administrador ha negado ser el autor de la firma del "acepto" en dicha letra de cambio y ha declarado que se imagina que "alguien pudiera coger la firma de algún papel" de su despacho para después falsificarla.

A su vez, éste ha declarado que nunca había oído el nombre de la empresa en la que trabajaba la acusada y ha asegurado que su compañía no ha realizado ninguna actividad en Galicia desde el año 2005. Además, ha confirmado que la persona con la que compartía oficina le aseguró que no sabía nada de lo ocurrido.

El trabajador que compartía local con este administrador ha declarado que no le consta que este último haya aceptado la petición de dinero por parte de la acusada y que él no firmó el "acepto" en la letra de cambio.

Asimismo, ha negado ser el encargado de confirmar a la empresa F. Inversiones que se procedía a avalar la letra de cambio emitida por la mujer y ha negado haber facilitado cualquier tipo de información a la acusada.

PRUEBAS PERICIALES SOBRE LA FIRMA
La firma del "acepto" ha sido sometida hasta la fecha a dos pruebas periciales. En la primera de ellas, solicitada por el primer abogado de los dos que ha tenido en este caso el administrador, se determinó que la rúbrica había sido efectuada por este último.

Sin embargo, la prueba pericial de la Guardia Civil rechaza que la firma haya sido ejecutada por el administrador. Así lo ha confirmado un perito del Instituto Armado, que ha comparecido en el juicio de este miércoles por videoconferencia.

A su vez, las pruebas periciales señalan que la acusada es "técnicamente" la autora de la firma del "acepto" en la letra de cambio, pero los gestos analizados en la rúbrica no permiten asegurar la autoría de la mujer al existir "discrepancias" y no solo coincidencias con su caligrafía, ha asegurado el perito de la Guardia Civil.

Con todo, el propio perito de la Benemérita ha declarado que existen más coincidencias que discrepancias, por lo que "no se descarta la autoría de la acusada". "Es probable y no seguro que la acusada sea la autora", ha añadido.

PETICIÓN DE LA DEFENSA Y DE LA ACUSACIÓN
La defensa ha pedido la libre absolución de la acusada. Ha alegado que la empresa F. Inversiones ha aceptado el perdón de la acusada y que ésta "nunca tuvo ánimo de defraudar ni hubo engaño por parte de la misma".

"Ella ha sido víctima de la trama del administrador y de la persona que compartía gastos de oficina con él. Es increíble que se diga que ella es la culpable cuando niega su autoría y asegura que desconocía la firma del administrador", ha declarado la defensa.

Asimismo, la defensa ha subrayado que "no se le puede condonar" a la acusada "en un juicio de probabilidades", ya que la prueba pericial de la Guardia Civil "deja un margen de error". "Si el autor de la rúbrica no fue el administrador, fue la persona que compartía oficina con él, que es quien tenía acceso a su firma", ha añadido.

Finalmente, la defensa ha solicitado que, en caso de condena a la acusada, se tenga en cuenta que ésta tiene en situación de embargo todo lo que está a su nombre y que su estado actual de discapacidad es de un 38 por ciento.

"Su pensión de invalidez, de poco más de 400 euros, está embargada; no tiene ingreso ninguno y su hija está trabajando para pagar a F. Inversiones 500 euros al mes", ha destacado.

Por su parte, el letrado de la acusación particular ha asegurado que la acusada "urdió un plan para obtener financiación" y ha recordado a los presentes en la sala que esta misma persona le realizó lo mismo a su mujer cinco años más tarde.

Por último, la acusación ha destacado que entiende que el daño no está reparado en cuanto a responsabilidad civil, ya que "hay dos víctimas del delito: el administrador de CC S.L., que tiene abierto un procedimiento ejecutivo que le generó varios gastos, y la empresa F. Inversiones, a la que le debe el dinero".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress