Los trabajadores de la residencia de ancianos de A Bola (Ourense) denunciarán ante Fiscalía su expulsión del centro

|

La alcaldesa acusa a la concesionaria de adeudar 114.000 euros al Ayuntamiento y de "falta de mantenimiento" del edificio

El director de la residencia de la tercera edad Fogar Residencial de Podentes, en A Bola (Ourense), Alberto Fraguas, ha asegurado a Europa Press que los trabajadores del centro y algún familiar de los residentes denunciarán este miércoles la expulsión del personal del edificio, ocurrida este lunes, porque el Ayuntamiento no les ha subrogado.

"Los trabajadores denunciaremos la expulsión ante la Fiscalía porque no nos han subrogado; nos han echado a la fuerza, nos sacaron del centro con el turno sin acabar, como perros a la calle. No opusimos resistencia", ha concretado Fraguas.

Asimismo, ha destacado que, tras ser expulsados del centro por la alcaldesa de la localidad, María Teresa Barge, y varios miembros de la Guardia Civil y uno de Protección Civil, varios empleados del Ayuntamiento comenzaron a prestar el servicio en el edificio.

"Al haberse hecho cargo de la gestión el Ayuntamiento, éste tenía que haber subrogado a los trabajadores por ley, ya que el centro no se cerró ni se precintó. Han hecho una forma de posesión, ya que sigue habiendo ancianos en la residencia: este martes, quedaban 20 ancianos, y este lunes, se fueron tres a otros centros y un cuarto, a casa de su hija.Está operando como una gestora", ha denunciado el director del centro.

En este sentido, ha lamentado que a ninguno de los 14 empleados se le haya hecho llegar una carta de despido o una solución. "El Ayuntamiento tampoco ha hecho un papel de renuncia por los empleados, nos deja en tierra de nadie y nos dice que vayamos contra la empresa cuando ésta no tiene culpa, ya que ha cumplido siempre con las responsabilidades de los trabajadores perfectamente hasta el último momento y tenemos su apoyo", ha añadido.

MÁS DE DOS AÑOS CON LA CONCESIÓN CADUCADA
Según ha informado la regidora de A Bola a Europa Press, la concesión de la gestión de la residencia, llevada a cabo por la empresa Carbatari S.L. durante un plazo de cuatro años no prorrogables, finalizó en junio de 2016.

En este sentido, Alberto Fraguas ha señalado que el Ayuntamiento, al no sacar a concurso la concesión una vez rematada, "la empresa debía continuar" porque "no había una sociedad que relevara esas funciones"."Mi jefe estaba deseando marcharse porque perdía una barbaridad de dinero todos los meses", ha subrayado el director del centro.

"En lugar de sacar la concesión a concurso público, decidió cerrarla tras no llegar a un acuerdo con la empresa y alegó unas deficiencias en el edificio que no existen, como peligro inminente de catástrofe basándose en una pared con humedades y una cañería atascada. Excusa para cerrar el centro. Todas las inspecciones que han pasado por aquí han sido favorables", ha asegurado el director de la residencia.

A su vez, ha apuntado que la regidora de A Bola tiene "algún tipo de interés en que se cierre el centro y no salga a concurso la concesión". "Los trabajadores estamos de alta en la Seguridad Social, es la alcaldesa quien no nos deja acudir al puesto de trabajo", ha concluido.

IMPAGOS Y FALTA DE MANTENIMIENTO
La alcaldesa de A Bola, María Teresa Barge, ha asegurado a Europa Press que la empresa concesionaria de la gestión de la residencia de personas de la tercera edad del municipio ourensano "no ha pagado el alquiler de 19.000 euros anuales salvo el primer año", que abonó 10.000 euros.

"El final de la concesión se le comunicó a la empresa con un mes de antelación; se negó a obedecer la resolución del Ayuntamiento, recurrieron al juzgado de lo Contencioso-Administrativo con los mismos argumentos que señalan ahora", ha destacado.

En este sentido, la responsable del Consistorio ha recordado que la empresa "no está pagando las cuotas de la Seguridad Social de los trabajadores, tampoco los impuestos ni a los proveedores de alimentación y servicios de higiene personal, además de deberle al Ayuntamiento 114.000 euros desde el primer año.

Asimismo, ha denunciado "deficiencias de mantenimiento" en el césped, en las placas solares o en la atención a los usuarios. "No se estaba haciendo ninguna actividad de tiempo libre, cambios posturales o la atención adecuada de noche; las sillas de los residentes apestan, no han sido lavadas nunca", ha criticado.

"Veíamos a los trabajadores con chaqueta en invierno cuando, normalmente, en una residencia se está en manga corta con el calor que hace; empezó a haber filtros de fecales por la planta baja del edificio y entornos. No tuvimos otra alternativa", ha lamentado la regidora.

SUBROGACIÓN DEL PERSONAL
Teresa Barge ha advertido que "todo apunta a que no se podrá llevar a cabo la subrogación de los trabajadores" de la empresa concesionaria puesto que el Ayuntamiento "no los ha contratado y el 40 por ciento de la plantilla de la empresa es la propia patronal".

"Tres hijos y tres nueras del administrador de la sociedad fueron contratados de forma indefinida por la empresa fuera del plazo de los cuatro años de concesión", ha comunicado la regidora de A Bola.

Además, ha recordado que hay seis trabajadoras del municipio que tuvieron prioridad en la entrevista de trabajo, estuvieron trabajando en los primeros años y están en los juzgados por despidos improcedentes.

"Una fue despedida por trasladarse al jefe que no había leche para los usuarios y que no se ejecutaban debidamente los protocolos de los usuarios; los trabajadores que eran de A Bola nunca libraban por las noches ni los fines de semana, sí los de la patronal", ha subrayado la alcaldesa.

En esta misma línea, ha informado que a una de las trabajadores "se le exigió que hiciera en un mes 21 noches, además de lavar y planchar la ropa de los jefes, y que el horario de noche incluía el servicio de limpieza de las instalaciones". "No se trataba bien a los trabajadores", ha añadido.

"Estos señores se están lucrando en un fraude de ley con un edificio público municipal esclavizando a los trabajadores. Están montando guerra los familiares de los trabajadores y cuatro amigos; he dicho desde el primer día que podían acudir a las oficinas municipales para que los asesores jurídicos informaran a todos aquellos que quisieran; no ha venido nadie", ha asegurado la alcaldesa.

ENTRADA EN EL CENTRO RESIDENCIAL
María Teresa Barge ha justificado la expulsión de los trabajadores del centro de mayores a través de un auto del 6 de julio de 2018, el cual autoriza a que "por los agentes, operarios y técnicos del Ayuntamiento de A Bola se proceda a la entrada" en el edificio para ejecutar "las resoluciones firmes que ordenaron el desalojo del edificio", según recoge el escrito.

En referencia a esto, la regidora ha concretado la necesidad de cerrar el centro durante un plazo "de tres a seis meses" para "subsanar los defectos producidos por la falta de mantenimiento" y proceder posteriormente a la reapertura, momento en el que "todos los usuarios que quieran tendrán reserva de plaza para volver", ha anunciado.

Así las cosas, Teresa Barge ha informado que el Consistorio está hablando con los últimos familiares de los residentes "para terminar el traslado de éstos de forma coordinada con los servicios médicos y en base al protocolo establecido". "Quedan seis ancianos por trasladar y todos serán reubicados en una decena de residencias", ha puntualizado.

"Mañana, podría estar terminado el desalojo completo. Las valoraciones previas a la ejecución de las obras se hará desde este momento con la ayuda de los técnicos del Ayuntamiento, ya que, hasta la fecha, no han podido entrar", ha apostillado.

Así, la alcaldesa de A Bola ha anunciado que, cuando se vuelva a abrir el edificio y se reanude la actividad en el centro de mayores del municipio, el Ayuntamiento reconocerá "a los verdaderos trabajadores los derechos que tengan".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress