Las dos víctimas del tiroteo en el CHUO admiten que los disparos fueron "al aire" y niegan ánimo de matar

|

Juicio por el tiroteo en el CHUO

El vigilante de seguridad asegura que uno de los acusados le encañonó y que vio a uno de ellos disparar hacia la puerta de entrada del hospital

Las dos presuntas víctimas --un padre y su hijo-- del tiroteo producido en los accesos al Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) el 15 de mayo de 2016 han admitido en la segunda sesión del juicio que los disparos fueron realizados "al aire" por dos de los seis acusados y que estos no tenían ánimo de acabar con sus vidas, ya que, si así fuera, "lo harían allí mismo".

En este sentido, ambos han admitido durante la vista oral, celebrada este martes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ourense, que se escondieron "detrás de un coche" tras escuchar los disparos para, a continuación, según ha concretado uno de ellos, introducirse en el interior del edificio hospitalario.

Asimismo, las dos víctimas han reconocido ante la jueza en calidad de testigos que los acusados ya han pagado la cantidad demandada por Fiscalía --que todos los imputados indemnicen de forma conjunta y solidaria a las víctimas en 1.500 euros para cada una de ellas por las lesiones sufridas-- en concepto de responsabilidad civil, por lo que se sienten "resarcidos" de lo ocurrido y "no tienen nada que reclamar".

DISPAROS "HACIA LA PUERTA DEL CHUO"
El vigilante de seguridad que estaba en servicio en el momento de los hechos ha declarado en calidad de testigo y ha asegurado ante la Sala que tanto él como su compañero de turno vieron un coche con tres individuos que poseían armas de fuego y uno de ellos, encima del capó, "disparando hacia la puerta del CHUO".

En este sentido, ha confirmado que estas tres personas huyeron una vez que él y su compañero se acercaron a ellos, para después afirmar que no vio ningún forcejeo por parte de alguno de ellos para evitar que otro abriera fuego, relato que ha sido expuesto por varios de los acusados y por las dos víctimas.

Asimismo, el vigilante de seguridad ha declarado que, después de que estos tres primeros acusados se fueran, escuchó más disparos. Así, se acercó al vehículo desde el que salía el ruido, donde, según ha dicho, estaban tres personas con armas y una de ellas lo encañonó y le dirigió: "Si no te apartas, te parto por la mitad".

El vigilante de seguridad ha destacado que estos tres acusados iban a "rematar la acción" que no habían podido completar los primeros: según Fiscalía, acabar con la vida de una de las víctimas por haber traído al centro hospitalario a la hija y hermana de algunos de los imputados para dar a luz, con la cual no se hablaban desde hacía aproximadamente dos años.

La versión del vigilante de seguridad ha sido compartida por un agente de la Policía Nacional que, según ha asegurado, presenció la escena desde una ventana del edificio del Complexo Hospitalario de Ourense. Éste ha precisado que la persona que encañonó al primero "no tenía pelo" y "era mayor que los otros dos".

Así las cosas, varios testigos --entre ellos, una enfermera que actuó fuera de servicio y familiares directos e indirectos de los implicados-- han asegurado ante la jueza de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que no vieron al vigilante de seguridad en el momento de los hechos.

PETICIÓN DE LA FISCALÍA
Fiscalía pide para los acusados penas de entre 10 y 13 años y medio de prisión por los delitos de intento de homicidio, desorden público, amenazas, delito continuado de daños y tenencia ilícita de armas derivados de tirotear a un hombre y a su hijo.

El Ministerio Público relata en su escrito de acusación que tres de los acusados --un padre y sus dos hijos--, con la intención planificada de matar a un hombre por haber traído al centro hospitalario a la hija y hermana de éstos para dar a luz, "menospreciando la seguridad pública del lugar", dispararon con escopetas "a unos 20 metros aproximadamente" a éste, al que las balas alcanzaron en la cabeza, en el cuello y en un hombro.

En base al escrito fiscal, tras la huida de los primeros, otros tres acusados --el hermano de uno de los otros y sus dos hijos-- acudieron al lugar de los hechos en un vehículo con diversas armas de fuego en su maletero "para ayudar" a los otros acusados, "según el plan por todos ellos acordado con anterioridad", a "conseguir su propósito".

El juicio continuará este miércoles a partir de las 10,00 horas en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ourense con la presentación de las pruebas periciales, las conclusiones de los letrados de la defensa y del actor civil, y el informe del Ministerio Fiscal.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress