Dos expresidentes de Adif comparecen en el Congreso este miércoles, tras el cierre de la instrucción

|

La comisión de investigación decidirá también si llama al cargo de Fomento que denunció falsedades, sobre el que cargó Adif

La comisión de investigación sobre el accidente del tren Alvia ocurrido en Angrois (Santiago) en 2013 recibirá este miércoles a nombres relevantes como los expresidentes de Adif Gonzalo Ferré y Antonio González Marín y el exsecretario general de Infraestructuras Manuel Niño.

Lo hará tras el reciente cierre de la instrucción judicial, decidido por el juez con solo dos personas como investigados: el maquinista y el que fuera responsable de seguridad en la circulación de Adif, Andrés Cortabitarte, al que esta empresa pública mantiene en un puesto de libre designación. Por su parte, el Ministerio de Fomento, que se comprometió a forzar su cese si se abre juicio oral contra él, ha recordado que todavía no ha llegado esa fase procesal.

También comparecerá este miércoles, el primero en una sesión con jornada de mañana y de tarde, el exdirector general del administrador de infraestructuras ferroviarias Carlos Juárez (10,30 horas). En 2009 director de gabinete del exministro de Fomento José Blanco, Juárez estuvo imputado en 2014 por el primer juez que llevó la causa.

A continuación (11,30 horas) será el turno de Manuel Niño, exvocal asesor en la Dirección General de Infraestructuras Ferroviarias, exdirector general de Ferrocarriles del Ministerio de Fomento y exsecretario general de Infraestructuras.

La seguridad ferroviaria es la clave en torno a la cual gira esta investigación, así como la instrucción que se desarrolló en el ámbito judicial. La Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, que inició su actividad en abril de 2015 (casi dos años después del siniestro), estuvo presidida en ese momento por Niño, lo que le convirtió en la máxima autoridad en materia de seguridad ferroviaria en España.

Previamente, y durante el momento del accidente, Niño ya asumía esa función de autoridad en materia de seguridad ferroviaria como director general de Ferrocarriles del Ministerio de Fomento.

Ya por la tarde, están convocados los expresidentes de Adif Gonzalo Ferré (16,00 horas) y Antonio González Marín (17,00 horas), este último también imputado por el juez Luis Aláez en 2014.

Ferré, como expresidente de Adif desde enero de 2013 hasta noviembre de 2016, compareció en el Congreso justo después del descarrilamiento, donde alegó que ese punto, el de la curva de A Grandeira, donde había que reducir de 200 a 80 kilómetros por hora sin el amparo del sistema ERTMS, no fue objeto de ninguna de las 300 alegaciones que recibió el trazado de acceso a Santiago durante su preceptivo periodo de información.

Por su parte, González Marín (previsto para las 17,00 horas), presidió Adif de enero de 2004 a enero de 2012, por lo que bajo su mandato se modificó el trazado, que inicialmente estaba planificado con ese sistema de seguridad, el ERTMS, hasta la estación de la capital gallega.

POCO MÁS DE UNA HORA
Precisamente, la última sesión de la comisión de investigación sirvió para revelar que la Dirección General de Ferrocarriles de Fomento emitió la autorización formal de la línea en poco más de una hora en 2011, tras recibir la petición del por entonces presidente de Adif, Antonio González Marín.

González Marín lo pidió el 7 de diciembre de 2011 y su solicitud llegó al registro de Fomento el 9 a las 12,09 horas (el día 10 se inauguró la línea). El entonces director general de Infraestructuras Ferroviarias, Carlos Juárez, informó de la autorización a las 13,26 horas.

DENUNCIA DE FALSEDADES
Además de las comparecencias, está previsto que la mesa de la comisión decida este miércoles si llama a declarar a Jorge Iglesias, el director del centro Cedex de Fomento que quiso precisar algunas cuestiones de las que afirmaron cargos y excargos de Adif en la comisión para evitar que se esté "faltando a la verdad".

Adif respondió a este cargo, quien, en un escrito enviado al presidente de la comisión primero y a sus miembros después desmontó su tesis sobre la curva de A Grandeira, rechazando sus afirmaciones y acusándole de no alertar en su día de los riesgos de la línea.

En concreto, Iglesias desmintió la tesis mantenida por responsables y exresponsables de Adif sobre que las reglas de ingeniería (que él elaboró) obligaban a que el cambio de proyecto de la línea implicase la retirada del sistema de supervisión continua de la velocidad ERTMS de los últimos kilómetros, poco antes de la llegada a la estación compostelana y donde aparece la primera curva después de un trayecto casi rectilíneo.

Ahora, Adif ha replicado que "en su función de coordinador técnico de la puesta en Servicio de la línea Ourense-Santiago, Iglesias no alertó de los riesgos que ahora detalla ni planteó modificaciones a la solución diseñada".

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress