De Lara recibió "presiones" y dice que realizó un "esfuerzo grande" para agilizar los casos por si le "daban la patada"

|

La titular del Juzgado de instrucción número 1 de Lugo, Pilar de Lara.

Asegura que tenía "casi terminado" el auto de trámite penal abreviado de la Pokémon el día de su cese y que ahora se "dilatará meses"

La jueza Pilar de Lara, titular hasta el pasado 30 de enero del juzgado de Instrucción número 1 de Lugo, ha asegurado que durante su etapa al frente de este órgano recibió "presiones" y ha defendido que en los últimos tiempos realizó un "esfuerzo grande" por agilizar las macrocausas que instruía ante el riesgo de que le "diesen la patada".

Lo ha dicho en una extensa entrevista concedida a Onda Cero, en la que reconoce que el proceso que desembocó en su sanción por dilaciones indebidas por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha sido "largo en el tiempo" y "duro" y ha conllevado "desgaste profesional y personal".

De Lara ha asegurado que recibió esta investigación "muy sorprendida" al principio, con "desconcierto e incredulidad", y, casi al final, con "cierta impotencia", ya que, a pesar del "gran trabajo" realizado por su abogado, ha sido como "darse con la cabeza en una pared".

Entre otras cuestiones, la jueza ha llamado la atención sobre que su cese se produjese "de forma fulminante" cuando "ni siquiera era firme la sanción". El día que la recibió, el 30 de enero, la magistrada ha asegurado que "llevaba casi terminado un auto importante de la Pokémon", el trámite de proceso penal abreviado, que, ahora, "tendrá que analizar otro juez" y se dilatará "muchos meses". "Me pregunto donde está realmente ese interés público", ha apostillado.

FALTA DE RECURSOS
Durante los últimos tiempos, ha dicho De Lara, realizó "un esfuerzo realmente grande para que las macrocausas" que instruía "pudieran encontrarse en una situación óptima para los jueces que tuviesen que hacerse cargo". "Siendo conscientes de que en cualquier momento me podían dar una patada y largarme", ha añadido.

Sobre su labor, ha defendido que se han producido "avances muy importantes", desde las 90 macrocausas y sus piezas que gestionaba en diciembre de 2014 a las 24 que había el 30 de enero de este año. Del mismo modo, ha recordado que dentro de la tramitación de estos procedimientos "muy complejos", hay cuestiones que no dependen directamente del instructor. "Todo lo que dependía de mi, lo estuve agilizando", ha explicado.

Pilar de Lara ha destacado como uno de los elementos que han dificultado su trabajo la "falta de autonomía presupuestaria del Poder Judicial", que en el caso gallego depende del Gobierno gallego. "Cuando vino la inspección en 2013, dijo que el juzgado necesitaba ya en aquel momento cuatro funcionarios de refuerzo y la Xunta dijo que no", ha ejemplificado la jueza, que ha incidido en problemas para traducciones, falta de personal, trámites que se alargan e incluso el tiempo que los propios jueces tienen que invertir en "vigilar que no se atasque la impresora".

A mayores, ha reconocido que durante el ejercicio de su puesto ha recibido "presiones". "Nadie te va a llamar por teléfono y te va a decir 'haz esto', pero hay muchas formas de tratar de amedrentarte, coaccionarte o asustarte, ya no digo por parte de los poderes políticos".

La jueza ha recordado que se vio obligada a llevar escolta porque un investigado "amenazó de muerte" a su hija, pintadas hacia su pareja y "ataques" que, afirma, ha sufrido "por ser mujer". "Si hubiese sido un hombre, no los habría recibido", ha zanjado.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress