Vecinos y familiares narran agresiones y gritos de un pontevedrés hacia su mujer, aunque este niega las acusaciones

|

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra ha dejado visto para sentencia el juicio contra un vecino de la ciudad acusado de maltratar de forma habitual a su mujer, con la que estuvo casado cuarenta años, amenazarla y violarla en varias ocasiones, una acusación que él ha negado hoy ante el tribunal pero que han corroborado varios testigos.

En concreto, el acusado se ha limitado a reconocer la existencia de gritos y discusiones en el seno de la pareja, un comportamiento que se agravó al quedarse ambos sin trabajo y que ha atribuido al abuso del alcohol.

También ha explicado que "le daba golpes a la pared" pero "nunca le puse la mano encima" a su mujer y ha afirmado que "nunca" la "obligó a hacer nada". "Nunca tuve relaciones sexuales con mi mujer forzadas", ha testificado.

A continuación, en la vista ha declarado la mujer, una diligencia que se ha realizado a puerta cerrada y con un biombo para que la víctima no viese al acusado.

La vista volvió a ser pública con la declaración de los testigos, parientes y vecinos de la pareja, que relataron que en la vivienda del acusado siempre había golpes agresivos a las paredes o a las puertas y que le escuchaban proferir insultos y menosprecios constantes a su esposa.

Además, una sobrina de la mujer afirmó haber visto en una ocasión como el acusado empujaba a su tía. "La agarró por el brazo fuertemente y la lanzó contra la pared", ha dicho la testigo, mientras que una prima ha declarado que escuchó como él gritaba "te voy a reventar la cabeza a hostias, te voy a matar".

La hija de la pareja, por su parte, aseguró que "siempre estaban discutiendo" y que su padre insultaba a su madre y daba golpes y ha afirmado que sentía "miedo de él" cuando "se ponía así de agresivo".

Por su parte, las psicólogas forenses y la directora del Centro de Información a la Mujer de Pontevedra destacaron la "congruencia" y la "coherencia" del relato de la mujer.

25 AÑOS DE PRISIÓN
Al término de la vista oral, la fiscal ha pedido 25 años y ocho meses de prisión para el acusado por vejar, agredir y violar a su excompañera sentimental, de la que se divorció en 2019.

El abogado de la defensa considera que el carácter agresivo del acusado "ha quedado patente y manifiesto" y reconoce que "lo que pasaba en esa casa era un auténtico calvario", pero asegura que no ha quedado acreditada la acusación "en absoluto" con respecto a las violaciones, llamando la atención sobre el hecho de que no figuraban en la denuncia inicial, además de la "falta de definición" por parte de la mujer en el relato de esas agresiones sexuales y que "no existe ninguna confirmación periférica de los hechos".

Además, en las cuestiones previas, el letrado de la defensa ha planteado un supuesto de infracción de la imparcialidad judicial al entender que una de las magistradas de la Sección Cuarta está contaminada, ya que intervino en el presente proceso durante la instrucción, concretamente dictó la orden de alejamiento. El tribunal, no obstante, aseguró que no existe esa pérdida de imparcialidad objetiva.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress