El proyecto de ley de convivencia universitaria supera su primer debate en el Congreso tras rechazarse la enmienda de PP

|

Néstor Rego (BNG) votó en contra de la enmienda popular, pero advierte de que el texto "no respeta los marcos competenciales"

El proyecto de ley de convivencia universitaria ha superado este jueves su primer debate en el Pleno del Congreso tras rechazarse la enmienda de totalidad presentada por el PP que pedía la devolución del proyecto al Gobierno. Con su rechazo por parte del PSOE, Unidas Podemos y los grupos nacionalistas e independentistas, el texto seguirá ahora su trámite parlamentario en la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades en la Cámara Baja, donde los grupos presentarán sus enmiendas de modificación al proyecto.

El ministro de Universidades, Manuel Castells, ha defendido el proyecto de ley, explicando detalladamente los puntos que componen el texto, asegurando que la norma propuesta por el Gobierno apuesta por la mediación como método preferente para la solución de conflictos, respeta la autonomía universitaria e incluye un régimen sancionador para determinadas conductas consideradas como faltas.

Al término de su intervención, el ministro ha hecho una reflexión: "Vivimos en una época de polarización política e ideológica, en una práctica de confrontación sistemática en cualquier ámbito, que está erosionando nuestra capacidad de convivir como especie y ciudadanos. Es urgente que seamos capaces de revertir este proceso autodestructivo, tenemos una responsabilidad de dar ejemplaridad en la superación de la confrontación innecesaria y en las formas de debatir nuestros legítimos desacuerdos".

"Es en la universidad donde muchos de nuestros jóvenes aprenden las reglas de la vida en sociedad y, es por tanto en la universidad, donde hay que hacer especial énfasis en las normas de respeto y tolerancia que luego pueden extenderse al conjunto de la sociedad", ha finalizado su intervención.

En defensa de la enmienda presentada, la diputada 'popular' María Jesús Moro, ha explicado que su grupo ha presentado dicha enmienda por una cuestión de "seguridad jurídica" y "jerarquía normativa", ya que entienden que antes debe aprobarse la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) y porque la diputada observa "precipitación, barullo y confusión" en el proyecto que, además, no ayuda, a su juicio, a fortalecer el sistema universitario español.

EN CONTRA: PSOE, PODEMOS, NACIONALISTAS E INDEPENDENTISTAS
En contra de la enmienda del PP se han mostrado el PSOE, Unidas Podemos y los grupos nacionalistas e independentistas.

Desde el PSOE, Roberto García ha reprochado al PP que en la enmienda se haga referencia a varios términos, como el de 'convivencia' o 'feminismo', como "términos amables" y "de maquillaje", lo que, en su opinión, refleja qué idea tienen los 'populares' sobre la convivencia.

También ha mostrado su desacuerdo el diputado Javier Sánchez Serna, de Unidas Podemos, que ha criticado que el PP presente dicha enmienda porque considera que "no es el momento oportuno". "No sé si 40 años les parece poco", les ha echado en cara. "Su negativa significa que siga rigiendo el reglamento del 54", añade. Y ha finalizado su intervención criticando al PP por "obstaculizar y ralentizar todos los posibles avances en derechos", recordando su oposición a temas como el matrimonio gay, el aborto o la eutanasia.

Desde el PNV, Josune Gorospe también ha mostrado su rechazo a la enmienda del PP, y ha negado las razones esgrimidas por la diputada del PP para presentarla. "Lo que les motiva a hacerlo es una cuestión de oportunidad política y obedece a proporcionar un contundente revés en forma de devolución del texto sin más, sin entrar en cuestiones de forma y fondo", ha señalado la diputada vasca, que ha dicho que durante la tramitación parlamentaria su grupo intentará que el proyecto regule los principios básicos para que se respeten los ámbitos competenciales de las comunidades.

También ERC, que había presentado otra enmienda de totalidad con texto alternativo pero que finalmente ha retirado, ha rechazado la enmienda del PP porque, tal y como ha comentado su diputada, Marta Rosique i Saltor, su aprobación supone el "rechazo a la derogación al decreto franquista". "Demuestra que sus vínculos con el franquismo son irrompibles (...) Dejen su autoritarismo de lado", ha afirmado.

Por su parte, Sergi Miquel i Valentí (PDeCAT) ha criticado al PP por "decir 'no' de forma sistemática a todas las iniciativas" que llegan al Congreso "sin presentar una alternativa", mientras que Mariona Illamola (JxCAT) ha acusado al PP de "perjudicar la convivencia", tanto la universitaria como la general, con sus discursos.

Asimismo, Albert Botran (CUP) ha compartido sus observaciones con respecto al proyecto de ley en lo referente a las acciones sociales realizadas por estudiantes y Néstor Rego (BNG) ha aprovechado para criticar que el proyecto de ley "no respeta los marcos competenciales" y ha manifestado su "preocupación" por que se puedan sentir coartados algunos derechos esenciales. Aun así, ha votado en contra de la enmienda del PP.

A FAVOR DE LA ENMIENDA: PP, VOX, CS, FORO y UPN
Por el contrario, se han manifestado a favor de la enmienda de totalidad del PP, Vox, Cs, Foro y UPN.

Desde Vox, Joaquín Robles ha puesto el foco en los actos violentos que se suceden en ocasiones en las universidades catalanas, recordando la más reciente, de principios de octubre, en la UAB, donde una carpa de la organización estudiantil no independentista S'ha Acabat' fue boicoteada por un grupo de independentistas.

A su juicio, con la 'Ley Castells' estos escraches serán "expresión de derechos fundamentales" cuando, según Vox, se trata de "una forma intolerable de violencia", y este proyecto de ley de convivencia universitaria facilitaría, según Robles, la "impunidad" a los violentos. Al termino de su intervención, el diputado ha justificado su posición a favor de la enmienda del PP en la coincidencia en que el proyecto de ley debe ser posterior a la LOSU, como consideran los 'populares'.

También el diputado de Cs, Juan Ignacio López-Bas, ha mencionado el acto vandálico en la UAB contra S'ha Acabat. "Siempre que se acose a alguien en un campus, los liberales seremos los primeros en denunciarlo", ha expuesto. "Lo que más nos preocupa no es que los totalitarios hagan de totalitarios, sino que los supuestos árbitros estén con ellos", ha rechazado López-Bas, que cree que con este proyecto se deja en manos de las universidades cómo gestionar estos casos, por lo que ha pedido una ley de convivencia que se apoye en la Constitución y en las leyes vigentes y que sea de aplicación para todo el territorio español, incluida Cataluña.

En la misma línea se han pronunciado Isidro Manuel Martínez Oblanca, de Foro, que considera que la LOSU debería haberse tramitado antes que este proyecto de ley para que no haya "inseguridad jurídica", y Carlos García Adanero, de UPN, que ha reprochado al ministro que no se pronuncie cuando hay actos violentos en las universidades catalanas por motivos políticos.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE