Emoción y nervios en el primer día de vacunación de los niños, que quieren volver a la "normalidad"

|

Dos niñas tras haber recibido la vacuna en Santiago.

Retomar actividades, viajar, prescindir de la mascarilla en el deporte como los adultos y visitar a sus abuelos, los deseos de los pequeños

La vacunación infantil ha arrancado este miércoles en Galicia con 15.000 citas, la mayoría de ellas en los puntos masivos. Los primeros, eso sí, han sido los pequeños más vulnerables, que han sido llamados a los hospitales, como en el caso del área de Santiago de Compostela, en que Tiago ha sido uno de los que ha recibido el pinchazo durante la mañana.

La jornada de tarde en la capital gallega arrancó sobre las 15,30 en la Cidade da Cultura con una cola fluida y un protocolo muy similar al de los adultos, que incluye en este caso acudir acompañado de un mayor y la firma de un consentimiento informado, que los niños llevaban en sus manos.

Además, tras el "rápido" pinchazo, como así lo describieron los asistentes, los menores han tenido que esperar, como es habitual, unos 15 minutos de control de posibles reacciones adversas inmediatas. Animación con la mascota de un centro comercial, que regaló a algunos de los presentes cuentos, así como pegatinas y personal de enfermería "muy implicado" formaron parte de un proceso con "nervios" y "emoción" y el deseo común de "volver a la normalidad".

Algunos de los protagonistas de la jornada --Pablo, María, Vega, Cecilia y Paloma, de varios colegios de la capital gallega-- han atendido a Europa Press, acompañados de sus madres y padres, a las puertas de la vacunación. Todos coincidieron en la relevancia de vacunarse para poder retomar actividades que practicaban antes, volver a hacer deporte sin mascarilla como los adultos o visitara sus abuelos sin tener que tomar tantas "precauciones".

"Yo estoy muy ilusionada, me hace muchísima ilusión", ha dicho Vega Rodríguez, quien ha asegurado que estaba "un poco nerviosa por el pinchazo", pero quien ha recalcado que se encontraba "muy ilusionada". Vega, que "echa de menos estar sin mascarilla con la familia sin miedo", considera que "lo mejor" es que todos los niños también lo hagan: "Yo creo que (mi vida) va a mejorar, porque si los niños nos vacunamos hay menos probabilidades de que contagiemos a nuestros abuelos y personas de riesgo de nuestra familia y entonces va a ser mejor".

Cecilia Arufe ha explicado que la "vacunación ha ido muy rápido" y cree que así "va a estar mucho mejor". Su hermana, Paloma, tenía cita para el sábado, pero los niños ya con la vacuna programada han podido adelantar la cita con sus hermanos mayores, como es su caso.

"A mí también me ha parecido que ha sido muy rápido, que así vamos a estar más seguras y con menos precaución", ha dicho, por su parte Paloma. Ambas esperan que después de la vacunación puedan "estar más" con sus abuelos y volver a "viajar", pensando ya, han comentado, en su próximo destino, que será Italia.

Las hermanas Paloma y Cecilia han comentado que les regalaron pegatinas y que el proceso fue "muy rápido", y animaron a los demás a seguir con este proceso.

Pablo Taboada, quien también acudió con uno de sus hermanos pequeños --que también recibió su primera dosis-- también se ha vacunado en este primer día de vacunación masiva para los más pequeños. Confesó que estaba un poco "nervioso", pero se mostró ilusionado con poder "protegerse y proteger a los demás" y poder "volver" a la vida de "antes".

Lo que más echa de menos es "andar sin mascarillas", porque "es un poco incómodo". Rechaza la afirmación generalizada entre adultos de que 'los niños se acostumbran a todo' y señala: "Volver a jugar sin mascarilla, yo practico fútbol y baloncesto, y jugar mejor".

María García Carpintero también tiene claro que es precisa la vacunación. "Yo creo que, por una parte, a lo mejor me duele, pero creo que es por un bien común y creo que todos los niños deberíamos vacunarnos para acabar con el covid", ha apuntado, en declaraciones a Europa Press, en las que ha esperado que la vacunación permita ir eliminando el uso de la mascarilla y volver a hacer "actividades en grupo". LES EXPLICARON A LOS PEQUEÑOS LA IMPORTANCIA

Madres de menores también han respondieron a las preguntas de Europa Press y han explicado que, aunque había cierto nerviosismo, en todos los casos explicaron a sus pequeños el procedimiento como algo que "había que hacer" para poder acabar con la pandemia y, aseguraron, se mostraron receptivos a pincharse.

Así, Patricia, madre de Sara, y procedentes de Pontevea, afirmó a Europa Press que inicialmente su hija mostró alguna reticencia, pero que le explicaron que "era bueno" y que "era necesario para que, cuanto antes, acabase" la pandemia. En su colegio, en el municipio de Teo, observó que los padres y madres estaban proclives a inmunizar a sus hijos.

Cristina Blanco, de la localidad de Dodro, indicó que acudía con su hija con "ilusión" y con la esperanza de ir "recobrando la normalidad". "Está algo nerviosa, pero le hemos explicado que, aunque a lo mejor le duele un poco el pinchazo, es mejor el remedio que pasar la enfermedad", ha apuntado.

Además, ha deseado que se "complete" la vacunación de los niños y que a los adultos que les tengan que poner la tercera dosis, también se les administre: "Y pode superar la pandemia y recobrar todos la vida".

Mamen, otra mamá que acompañó a su hija, observó que entre los padres y madres de su entorno que hay "un poco más de interrogantes" sobre los niños que con los mayores, que algunos ya se les ha vacunado hasta tres veces. "Tengo a toda la familia preocupada", ha bromeado sobre los mensajes constantes que le han llegado al grupo de whatsapp mientras duraba la vacunación, que, sentenció, fueron "tres segundos sentadas".

PROSIGUE LA VACUNACIÓN HASTA EL SÁBADO
Hasta el sábado, está previsto administrar 60.000 vacunas infantiles, que se corresponde con un tercio de la dosis que se proporciona a los adultos. Para este jueves, en toda Galicia se han dado 15.300 citas para los más pequeños.

La coordinadora de vacunas del área sanitaria de Santiago y Barbanza, María Victoria Carral García, ha recordado que los pequeños recibirán la segunda dosis tras ocho semanas, una de las principales diferencias con respecto a la de los adultos, que se hizo a los 21 días.

Victoria Carral ha explicado que en la preparación de esta vacunación se ha tenido en cuenta la edad de los niños, con imágenes atractivas para ellos.

En días pasados, se ha pronunciado el jefe de Pediatría del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS) e investigador en vacunas, Federico Martinón. El experto se ha apoyado en los estudios científicos publicados y en la experiencia de vacunación que ya se ha abordado en Estados Unidos e Israel (con 6 millones de pinchazos a niños) para afirmar que inmunizar a los menores de entre 5 y 11 años es "seguro y eficaz".

Además, ha advertido de que tiene otros "beneficios", que, en definitiva, les permitirá llevar a los más pequeños una vida "más normal", como evitar cuarentenas o poder viajar con el certificado de vacunación. "Con esa dosis, se obtiene la misma respuesta inmune y la misma capacidad" de respuesta que en los mayores, ha explicado Martinón.

Los efectos secundarios son muy similares a los que experimentan los adultos y, como añadido, en este grupo de edad no se han observado efectos excepcionales que sí se han visto --de forma rara-- en los adolescentes. Concretamente, dolor local en la zona del pinchazo y febrícula, tos o malestar serán los posibles efectos de la vacuna en el colectivo infantil, como ha recordado la coordinadora de vacunación.

En caso de que los síntomas sean persistentes, recomienda que se pongan en contacto con los pediatras de referencia.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE