Obesidad y enfermedad renal crónica van de la mano y desafían a nuestro sistema de salud

|

DialisisMáquina de hemodiálisis.


El ejercicio físico y la dieta baja en calorías reduce en un 30 por ciento el riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica (ERC) en diabéticos y obesos, según un estudio publicado en la 'Revista Nefrología' de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) con motivo de la celebración, este domingo, del Día Mundial contra la Obesidad.


"Las estrategias para controlar la epidemia de ERC relacionada con la obesidad y contrarrestar la evolución a insuficiencia renal en pacientes obesos representa una de las tareas más importantes que enfrentan los sistemas de salud, así como los nefrólogos de hoy en día. La obesidad es un problema de salud pública que, desafortunadamente, agrava otro gran problema como es la enfermedad renal crónica, que ya afecta a 7 millones de personas en nuestro país", ha explicado la presidenta de la SEN, María Dolores del Pino.


Y es que, según el trabajo, las personas con obesidad tienen un 83 por ciento más de posibilidades de sufrir enfermedad renal crónica que una persona sana y, además, se estima que el 13,8 por ciento de la ERC que se produce en hombres y el 24,9 por ciento en mujeres de países industrializados puede estar asociada con el sobrepeso o la obesidad y que la incidencia de enfermedades renales asociadas a la obesidad se ha incrementado 10 veces en los últimos años.


El impacto de la obesidad sobre la ERC es tanto indirecto (a través de otros factores de riesgo asociados) como directo. En concreto, la obesidad genera daño renal de forma indirecta al desencadenar la aparición de diabetes e hipertensión, condiciones que se encuentran entre los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de ERC.


Asimismo, también lo hace de forma directa, produciendo determinadas hormonas e inflamación, estrés oxidativo, metabolismo lipídico anormal, incremento de la producción de insulina y mayor resistencia a la insulina.


FACTORES DE RIESGO RENAL


La SEN ha informado de que en un estudio poblacional del Reino Unido, que incluyó 5,24 millones de individuos, el incremento en el índice de masa corporal (IMC) de cinco kilogramos por metro cuadrado se asoció con un riesgo mayor del 25 por ciento de desarrollo de cáncer renal. Además, el mismo trabajo estudio atribuyó el 10 por ciento de todos los cánceres renales al exceso de peso.


Otra investigación que analizó la carga global de obesidad en la aparición de neoplasias estimó que un 17 y un 26 por ciento de todos los cánceres renales en hombres y mujeres, respectivamente, fueron atribuibles al exceso de peso. La asociación entre obesidad y cáncer renal fue consistente tanto en hombres como en mujeres y entre poblaciones de diferentes partes del mundo. Asimismo, entre las neoplasias evaluadas en este último estudio, el cáncer renal tuvo el tercer lugar de riesgo más alto asociado con obesidad.


Finalmente, el estudio publicado por la SEN ha puesto de manifiesto que el IMC no es el mejor indicador para la correlación entre obesidad y daño renal y que el índice cintura/cadera muestra una mayor eficacia.


relacionada El consumo frecuente de frutos secos ayuda a evitar el sobrepeso y la obesidad
relacionada ​Expertos gallegos en obesidad grave se reúnen en Santiago para unificar técnicas y tratamientos
relacionada ​Un impuesto contra los azúcares añadidos para reducir su consumo

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress