Indignaros y rebelaros pero id votar el 10-N

Manoel Barbeitos
Economista

Entre las varias informaciones que nos suministra el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) destaca una muy relevante que, sin embargo, quedó prácticamente tapada por el barullo partidario. Es aquella que nos informa de como el problema que hoy en día mas preocupa a los/las gallegos/las, junto con el conjunto del españoles, es el del paro . Una información que pone una vez más en evidencia como en la actualidad las estrategias de los partidos políticos no coinciden con las preocupaciones ciudadanos. He ahí una de las principales razones que explican tanto el creciente desapego ciudadano por la actuación de los partidos políticos como la previsión de que la abstención en las próximas elecciones generales puede ser muy elevada. Una abstención que, de producirse, tendrá mucho de indignación y de rebelión.


Hace ya casi una década que el grande Stéphane Hessel había escrito aquel manifiesto (“ Indignez- vous”) en el que llamaba la ciudadanía, y muy especialmente la gente joven, a indignarse ya que “todo buen ciudadano debe indignarse actualmente por que el mundo va mal, gobernado por unos poder financieros que lo acaparan todo”. Unos poderes financieros cuya inmensa avaricia y total falta de escrúpulos llevaron a Occidente la una crisis financiera (2009) de consecuencias por todos conocidos. Un poco mas tarde Hessel pediría además que nos me los había comprometido y nos habíamos revelado (“ Engagez- vous”) ya que “la indignación no es suficiente para cambiarlas cosas”. Seguramente sí siguiese vivido volvería a pedirnos a los españoles y, por tanto, las gallegos que, visto el actual escenario político, nos hemos vuelto a indignar y a revelar delante del lamentable comportamiento partidario general pero muy especialmente de los dos partidos mayoritarios de la izquierda que no parecen ser quien de aprovechar, por razones de falsos egos e infantiles rivalidades, una oportunidad histórica para, con el apoyo de una clara mayoría social, poner en marcha toda una serie de políticas públicas que revertirían la actual situación marcada por unas creciente desigualdad social y territorial y un enorme deterioro del bienestar social. Una situación que ven provocada por las políticas públicas aplicadas por los últimos gobiernos (PSOE y PP) y que en España, y en Galicia, elevaron los niveles de pobreza y desigualdad social a índices no conocidos en este período democrático y que, en la mayoría de los casos, están provocados en grande parte por el elevado desempleo y los precarios salarios. He ahí la lógica de la creciente y prolongada preocupación ciudadano por la realidad del mercado laboral. 


Una preocupación que, sin embargo, no había parecido ser tan elevada para los partidos mayoritarios de izquierda (PSOE, PP) se tenemos en cuenta sus últimos comportamientos en los que se evidencia que los intereses partidarios y partidistas se anteponen a los intereses generales. Unos comportamientos que, segundo todas las evidencias, están provocando indignación entre un número creciente de ciudadanos. Indignación que puede reflejarse en una elevada abstención en la próxima cita electoral del 10- N. 


Decisión que, de darse, respeto pero no comparto. No deberíamos olvidar el coste terriblemente elevado que la conquista de la democracia tuvo en España y, por tanto, en Galicia. Una democracia que, aun hoy, es muy deficitaria por lo que debemos defenderla y fortalecerla. Por otra parte esta misma democracia, hoy en día, muestra diversos caminos para expresar la indignación gracias, por caso, a contar con un escenario pluripartidista. He ahí una de las ventajas de haber dejado atrás el sistema bipartidista. 


Al mismo tiempo muchos ciudadanos nos están mostrando otras vías para dar salinda y expresión a su indignación. Una de las que está siendo muy utilizada es la de solicitar al INE la baja en el registro que usan los partidos políticos para enviar su propaganda electoral. Otra es sumar la firma propia la demanda de que los diputados renuncien al finiquito la que tienen derecho tras la disolución de las Cortes. 


Acciones que sin embargo no deberían impedirnos acudir a votar el próximo 10- N. Un voto necesario para la consolidación de la democracia en España y en Galicia.


Votación, urna, elecciones



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress