Os Blancos, crónica de un Ayuntamiento fallido

Alejandro de Diego Gómez

Secretario de Administración Local.

Fotonoticia 20110627142258 640


El Concello ourensano de Os Blancos va a ser intervenido por la Diputación como consecuencia de la situación de quiebra en la que se encuentra, con una deuda por encima del 300 % de sus recursos ordinarios, aunque este endeudamiento no ha debido acertar con las necesidades de sus vecinos pues lejos de asentar población ha perdido el 30 % de sus habitantes en los últimos 15 años, más del doble que el resto de municipios de la comarca de A Limia en la que se encuadra. Pero a pesar de su situación crítica, que se viene arrastrando desde hace años, el Ayuntamiento no ha puesto prácticamente nada de su parte para solucionarla. Así, los recursos propios son los más bajos de toda la comarca, representando en 2016 escasamente el 30 % del total cuando el resto de municipios limianos se situaron en casi el 44 % y sus costes de personal se sitúan cerca de la mitad de sus gastos, creciendo un 12,45 % con respecto a su presupuesto en los últimos 15 años, casi al mismo ritmo que el resto de Ayuntamientos de su comarca con unas economías más saneadas.



Con la intervención parece que Os Blancos podría acceder a un crédito del ICO de 1,7 millones de euros para saldar sus deudas con la Seguridad Social y con Hacienda, lo que supone pasar la deuda de un capítulo a otro, pero esta sigue existiendo. Su Alcalde ha manifestado que en 10 años serán totalmente solventes, pero las cuentas no dan, ya que, en el mejor supuesto de que en ese plazo hayan liquidado esta deuda se estará refiriendo a la que van a contraer con el ICO pero quedará pendiente casi otro tanto que le deben a proveedores y bancos, con lo que pasarán, al menos, 5 legislaturas en las que los políticos locales no tengan nada que prometer porque tampoco tendrán nada que hacer, ya que sus vecinos sólo recibirán los servicios mínimos obligatorios y estos serán prestados desde la Diputación, con el agravante de que serán los que paguen los impuestos municipales más altos de Galicia, y probablemente de España, a cambio de recibir los menores servicios. Y todo ello para acabar, una vez pasados muchos años y saneadas sus cuentas, a volver a asumir los costes de los 6 trabajadores que ahora pasan a la Diputación, o los que queden si tienen la suerte de que se jubilen algunos durante ese período, así como el puesto, aunque sea en acumulación, del Secretario-Interventor. Pero a mayores tendrá que volver a hacerse cargo de la factura del abastecimiento de agua, saneamiento, alumbrado, pavimentación de vías públicas, etc., y todo ello en una situación casi desértica, pues si tenemos en cuenta que del 30 % de población perdida en los últimos 15 años casi la mitad, el 13 %, lo fue desde la subida de impuestos que entró en vigor en 2013, con la que se va a aprobar para 2018 y siguientes es previsible que el descenso se acentúe, y en 20 años Os Blancos tenga, aproximadamente, la mitad de la población actual, y con ello la mitad de ingresos del Estado, con lo que podemos concluir que desde el minuto 1 que recupere su autonomía local empezará a generar nuevamente deuda. Por lo que, siendo claro en el mensaje, no estamos ante una quiebra sino ante un Ayuntamiento fallido.



La solución pasa inevitablemente por la fusión de Os Blancos con Xinzo de Limia, por ser su destino natural. Sé que a los habitantes de este municipio que estén leyendo esto se les habrán puesto los pelos como escarpias. Pero que no cunda el pánico, hay una fórmula en la que todos salen beneficiados:



En primer lugar, los 6 trabajadores que ahora van a ir a la Diputación seguirán prestando sus servicios en su entorno natural, para lo cual al presupuesto de Xinzo se sumarán los más de 800.000 euros del de Os Blancos, con el ahorro que supone cerrar su Casa Consistorial así como no tener que hacer frente al pago de la deuda con cargo a él. A mayores, la participación del Estado por los 850 habitantes de Os Blancos se incrementará con respecto a la actual, al computar como pertenecientes a un Ayuntamiento de más de 5.000 habitantes, y la suma con los de Xinzo, en total 10.854 del Concello resultante, tendría un plus de un 10 % adicional por surgir de una fusión. Todo ello supondría un aumento aproximado de ingresos de 200.000 euros anuales, además de tener prioridad en todas las convocatorias de subvenciones.



¿Y qué sucede con la deuda?. La Xunta de Galicia tiene aprobado un Fondo Adicional al de Cooperación Local destinado, entre otros, a la financiación de Ayuntamientos fusionados, y que en 2017, para estos, tenía una dotación de más de 1.3 millones de euros que se repartieron entre los de Oza-Cesuras y Cerdedo-Cotobade, por lo que, de fusionarse Xinzo con Os Blancos entraría en este reparto, correspondiéndole más de 400.000 euros por año, que sumados al aumento de ingresos citado supondría liquidar su deuda total en menos de 6 años, a cambio de que no sólo los vecinos de Xinzo no tendrían que hacer ningún esfuerzo adicional, al contrario, sino que incluso los de Os Blancos verían mejorado su nivel de vida al ampliárseles la cartera de servicios nada menos que a todos los que actualmente tienen los de Xinzo, incluso con cierta rebaja de impuestos al ser inferiores los de este que los actuales de Os Blancos.



De lo que se trata es de mirar a los vecinos, y tiene mala explicación condenarles a un Ayuntamiento caro y sin futuro cuando podrían disfrutar desde ya de más y mejores servicios con menor carga impositiva. Esto sí que previsiblemente pueda frenar la despoblación, ya que todos podrían seguir viviendo en su entorno al pertenecer a un mismo Ayuntamiento, viable y saneado.

1 Comentarios

1

Gran ejemplo Alejandro, con datos y números como debe ser

escrito por David 24/ene/18    22:50

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress