Junts, Batet y el lobo que no llega

Carmen P. Flores

“Mientras se amenaza, descansa el amenazador”, decía Miguel de Cervantes. Eso es lo que ha ocurrido este martes en el hemiciclo del Parlament de Catalunya, en la sesión del Debate de Política General y en el transcurso de la cual, los socios de gobierno de ERC, en boca del presidente de Junts en el Parlament, Albert Batet - talibán de Puigdemont-, anunciaba que su grupo pedirá a Aragonés someterse a una cuestión de confianza. Lo hace por varios motivos, algunos conocidos y otros ocultos. La excusa es que el presidente debe aclarar cómo cumplirá el acuerdo de legislatura. Los tres puntos que reclama son: reactivación de un Estado Mayor del "procès", unidad en Madrid y negociación de amnistía y autodeterminación en la mesa de diálogo. Tres peticiones que vienen a ser como una carta a los Reyes Magos dado los derroteros de Junts hacia el espacio de la CUP y el independentismo pragmático alcanzado por los republicanos. En estos momentos, son como el agua y el aceite que nunca formarán una mezcla homogénea.

 

El presidente del grupo de Junts en el Parlament, Albert Batet, en el Debate de Política General
El presidente del grupo de Junts en el Parlament, Albert Batet, en el Debate de Política General


El autor de la amenaza, Batet, un personaje rudo y escorado a la “derecha” recalcitrante, es un personaje que vende lo importante que para él es el país, pero resulta que es al revés y “él vive del país”, como se ha demostrado todos estos años.


Decía Demófilo, seudónimo del padre de los hermanos Machado, que “l etrueno asusta a los niños; las amenazas a los hombres tontos”. Y no creo que Aragonés y ERC sean tontos, otras cosas tienen, pero tontos no. La amenaza de Bate t- vocero del huido-  ha coincido con la petición del PP catalán y, conociendo la actitud de la CUP en estos momentos de revelarse contra todo, incluido el apoyo desde fuera al Govern, los nervios han aflorado en el Palau – incluidos en algunos consejeros de Junts que no quieren romper el acuerdo, que el sillón del cargo es muy mullido y la calle es muy dura. Por ello, en la mañana de este miércoles las agendas del presidente y de algunos consellers se han vaciado de actos propios para estar a disposición de Aragonés en las reuniones de urgencia que están manteniendo.


Lo que está sucediendo con Junts y ERC no es nuevo, sino la continuidad de los desencuentros entre las dos formaciones, donde los posconvergentes sienten que han perdido protagonismo, que con todos los problemas Aragonés se está asentando como presidente, que en Madrid - aunque digan que no quieren saber nada de Pedro Sánchez- no les tienen en cuenta, que no pintan nada y que las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina. De este modo, han hecho que quieran posicionarse como los auténticos defensores del independentismo. La realidad es que están perdiendo  “clientes”, algo que no interesa.


Lo que está sucediendo ahora, es como “el veranillo de San Martín”, un falso verano que coge a la gente desprevenida. Las amenazas cuando se hacen tantas veces y no se cumplen, se convierten en nada. Al final como decía Demófilo, “promete poco y cumple mucho”. Porque al final la amenaza va a ser como aquello de que viene el lobo….
 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE