La Xunta se interesó por uno de los presuntos narcos detenidos, según recoge Fariña

|


Graunner cambados jose andres boveda  charly


Este miércoles la Policía Nacional ha realizado 18 detenciones y 30 registros en Galicia, Marbella, Huelva y Toledo. El patriarca del clan de Los Charlines, Manuel Charlín, y su hijo Melchor han saltado a las portadas como dos de los detenidos en su casa de Vilanova de Arousa dentro del marco de una operación contra el tráfico de drogas.


Dirigida por el juzgado de instrucción número 4 de Vigo, la operación fue llevada a cabo por efectivos policiales de los servicios centrales de Madrid, con cooperación de agentes del GRECO y Udyco-Pontevedra y Udyco-Barbanza del Cuerpo Nacional de Policía.


Además de los Charlines,  ha habido otro histórico detenido en la comunidad a causa de una embarcación cargada con dos toneladas y media de cocaína que ha sido abordada cerca de la isla de Madeira en dirección a las costas gallegas. Se trata de José Andrés Bóveda Ozores, 'Charly', administrador único del astillero situado en Cambados Graünner.


Charly, también conocido como Sandokán, ha sido investigado en numerosas ocasiones, pero nunca condenado por narcotráfico. En 2009, cuando Aduanas interceptó el buque San Miguel en alta mar con grandes cantidades de cocaína, operación por la cual se detuvo a 19 miembros del clan de El Pastelero. 


Uno de los marineros detenido a bordo del navío, José Luis Fernández Tubío, comenzó a colaborar con la policía desde prisión, y desveló cómo la banda movía más de diez toneladas de cocaína anuales. Tubío también apuntó a Charly como encargado del aprovisionamiento de lanchas de la banda de El Pastelero, declaración a la que hace referencia Nacho Carretero en Fariña


El libro, que lo sitúa como el tercer pilar de la organización, recoge también la declaración de un Guardia Civil, que asegura que en medio de un seguimiento a José Andrés Bóveda la Xunta se interesó por él.  


«El Pastelero» hacía pocas descargas pero muy bien pla­neadas. «Son muy sigilosos, cuidan hasta el último detalle. Y si algo, cualquier cosa, les mosqueaba, se abortaba todo», cuenta un agente de la Guardia Civil. El golpe llegó en 2008, cuando las planeadoras que tenían que salir a buscar la co­caína del San Miguel se averiaron en plena ruta. Por seguri­dad, se decidió que lo mejor sería hundir las planeadoras en alta mar y que el San Miguel recogiera a los pilotos, pero el pesquero también sufrió problemas mecánicos. Cuando los GEO encontraron el barco, los tripulantes estaban deshidra­tados y desnutridos. 


Uno de aquellos pilotos que no pudo llevar la planeadora era Tubío, el testigo desaparecido. El otro era el experimen­tado José Constante Piñeiro Búa, alias «Costiñas», mano de­recha de «el Pastelero» (el mismo que salió en moto a revisar los coches antes de una reunión). «Son como hermanos. Pla­nean todo juntos. Tenían hasta dos Audi S3 con matrículas correlativas», cuenta un guardia civil. El tercer pilar de la organización es José Andrés Bóveda Ozores, alias «Charly».


El agente cuenta una anécdota que revela hasta dónde lle­ga el poder de este clan: «El otro día estábamos haciendo un seguimiento a “Charly”, que tiene una empresa concesiona­ria en las Rías Baixas. Llamamos allí y les pedimos los da­tos de su seguro. Al rato nos llaman de la Delegación Provin­cial de la Xunta y nos preguntan por qué hemos pedido esos datos. No me lo podía creer».


Charly se mostraba esta mañana impasible en las instalaciones de Graünner mientras la Policía llevaba a cabo el registro.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Condiciones de uso Consejo editorial
Powered by Bigpress