​Quien siembra vientos...

Manuel Fernando González Iglesias

Hoy, cuando todos discuten sobre el pacto andaluz del que VOX es el gran triunfador, el PP el mamporrero de la hazaña, y Ciudadanos el mentiroso del grupo, quiero recordar con emoción a los 144 muertos de la tragedia de Ribadelago, que ocurrió hace 60 años y por la que el franquismo y sus herederos nunca han pagado ningún peaje, ni judicial ni económico. La fecha en concreto fue un 9 de enero de 1959, veinte minutos después de las 12 de la noche.


Olvidar Ribadelago, y que en Lago de Sanabria envueltos en el lodo todavía permanecen los esqueletos de 116 vecinos arrastrados por el agua de la presa, es negarse a la evidencia de que una mal llamada catástrofe natural fue un asesinato múltiple perpetrado por quienes por ganar dinero fácil y rápidamente construyeron una presa con materiales inadecuados, a sabiendas de que así lo hacían para intentar hacer, como ya se sabe, de una hidroeléctrica todo el dinero posible, pero cuanto antes. El franquismo en estado puro.


Una madrugada la presa reventó. Todos sabían que estaba mal construida y aun hoy en los restos que quedan en pie puede comprobarse, sin lugar a dudas, lo que aquí escribimos con respeto y emoción. Los que se salvaron fue porque su casa estaba en la zona alta del pueblo, o porque consiguieron encaramarse al campanario de la Iglesia y sus riscos. Los más ancianos se resignaron a su desgracia porque no podían correr, mientras escuchaban como sus animales agonizaban en las cuadras por decenas.


TrageciadeRibadelagoCollage


El Dictador tuvo el cuajo de construir un nuevo poblado y concederle a los supervivientes que le llamaran al lugar Ribadelago de Franco, para luego cobrarle unas casas que dijeron que les regalaban por la tragedia sufrida, más parecidas a chabolas que a edificaciones de nuevo cuño.


Tragedia de Ribadelago


Las ayudas económicas nunca llegaron a la gente, se perdieron por el camino y solo la leche en polvo que mandaron los norteamericanos ayudó a los supervivientes durante bastantes años de miseria y abandono. Solo la ley de la Memoria Histórica, esa que se quiere cargar el nuevo Tripartito andaluz, corrigió la ignominia del nombrecito y el Ribadelago de precaria construcción dejó de ser de Franco, para rebautizarse con el nombre de Ribadelago Nuevo y... ahí sigue sin que nadie haga justicia a sus muertos.


Esa es la España que nos espera si no espabilamos. Si no me creen, acérquense a Zamora, a Ribadelago, y tómense un café con las familias y los supervivientes que aún quedan de esa tragedia. Les resultará muy provechoso si es que tienen la intención de cambiar el voto en las próximas Generales como es su derecho.


Quien siembra vientos... recoge tempestades. 


Monumento a las victimas de la catastrofe de Ribadelago

Monumento a la víctimas de la tragedia de Ribadelago / Jacinta Lluch (CC)


'Quien siembra vientos...' fue publicado originalmente en catalunyapress.es 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress