​Ucrania: ¿Y ahora qué hacemos?

Manuel Fernando González Iglesias

Vladímir Putin, president de Rússia

El presidente de Rusia, Vladimir Putin @ep


El Protocolo de Minsk es la madre del conflicto que ahora mismo ahoga la libertad de los ucranianos y coloca a la Rusia del sátrapa Putin en la lista negra de los tiranos internacionales. Fue un acuerdo firmado por representantes de Ucrania, Federación rusa, República Popular de Donetsk, Estados Unidos y la OTAN. Todos pensaron que se cumpliría pero ha saltado por los aires esta madrugada después de que Occidente haya dejado inexplicablemente al ejército soviético desplegarse impunemente por todas las fronteras de Ucrania para después atacarla fácilmente sin que el ejército de la República de Ucrania pudiera hacer nada para poder evitarlo. Uno, a esas alturas de la vida no se explica lo que ha hecho Occidente ante un tipo como Putin, especialista en envenenar disidentes y enviar a la cárcel a manifestantes y opositores sin ninguna clase de escrúpulos. Darse golpes de pecho ante situaciones perfectamente previsibles es una idiotez y provocaría la risa fácil si no fuera porque aquí va a haber cientos de muertos y todos corremos el riesgo cierto de que esta guerra nos pille en medio, con lo que ello puede llegar a suponer.


¿Estamos ante un nuevo orden mundial en el que Rusia y China van a manejar el cotarro? O tal vez, en el país de nunca jamás, en el que el líder chino hará de Peter Pan mientras el dictador ruso se queda por decisión propia con el papel del siniestro Capitán Garfio.


¿Nos han tomado el pelo nuestros dirigentes políticos del muy civilizado haciendo grandes aspavientos de indignación y dolor ante la tragedia que han provocado entre todos? ¿O estamos ante un suceder de acontecimientos imprevisibles que los jefes de gobierno de Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Alemania no han sabido detectar y del que los rusos van a sacar un provecho inesperado?


¿De verdad Vds. se van a creer esa explicación tan simple? Putin es un tipo formado en la siniestra KGB, nadie puede pararlo y los pobres ciudadanos rusos sobreviven en un país donde el estado y hasta las mafias imponen sus conductas antidemocráticas y de potencia nuclear. ¿Vds. creen que gente así iba a respetar los derechos humanos o la legalidad internacional para que los ciudadanos de la Comunidad Europea vivieran felices y como decimos por aquí, comieran perdices? Y digo yo: ¿Y ahora qué hacemos…?


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE