Concesionarios juzgados por trucar cuentakilómetros zafan por un defecto de forma

|


Nené Barral, único de los procesados que declara, defiende su inocencia en un caso que queda visto para sentencia sin que haya pruebas




Todos los acusados de la operación 'Trucarro', que investigó la manipulación del kilometraje de vehículos de segunda mano que posteriormente eran puestos a la venta, están a un paso de ser absueltos al quedar en nada el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de A Coruña (en la sede en Santiago).



Juicio de la 'Trucarro' con Nené Barral a la derecha


El juicio a los 15 acusados ha quedado visto para sentencia este viernes después de que el pasado miércoles la Sala declarase nulas, por un defecto procedimental, las escuchas de las que deriva todo el caso que se remonta a 2008, por lo que ha concluido sin que se hayan presentado pruebas que acrediten las acusaciones.

LAS ESCUCHAS FUERON ILEGALES
"Sin las escuchas no podemos celebrar el juicio", ha resumido el fiscal del caso, Jorge Fernández de Aránguiz, quien ha aportado el conjunto de autos habilitantes por el juzgado para las escuchas con el objetivo de que fuesen admitidas en esta sesión. Sin embargo, el presidente de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, Ángel Pantín, le ha dejado claro que su nulidad "está acordada y no hay más que decir", por lo que "no hay posibilidad de reconsiderarlo".

Llegados a este punto, el juez ha afirmado que se iba a seguir con el juicio hasta emitir sentencia resolutoria, por lo que ha pedido a las acusaciones si podían aportar alguna prueba no contaminada por las escuchas. El fiscal ha insistido en que no es posible, si bien la acusación particular contra Nené Barral --exalcalde de Ribadumia por el PP que reconoció en 2016 haber defraudado a Hacienda-- ha reclamado su interrogatorio y del principal implicado en la causa, J.G., el dueño de un taller de O Milladoiro (Ames).

De este modo, el alemán Johann Grimm  se ha acogido a su derecho a no declarar, mientras el único acusado que ha tomado la palabra ha sido Nené Barral --fue dueño de un taller en Vilagarcía que supuestamente vendió un coche trucado al cliente de esta acusación particular-- para solo contestar a preguntas de su abogada con el fin de declarar su inocencia y negar cualquier implicación en los hechos. El exalcalde ha dicho que "nunca" tuvo conocimiento de que en su establecimiento se alterasen cuentakilómetros.

DIEZ AÑOS DESPUÉS TODOS LIBRES
Finalmente, el juicio --que estaba previsto celebrarse hasta finales de febrero-- ha quedado visto para sentencia tras afirmar el juez que, "sin prejuzgar", "no es muy difícil saber" cuál será el resultado de la sentencia, debido a la inexistencia de pruebas aportadas.

Este juicio ha sentado en el banquillo más de una década después del inicio de la operación a 15 acusados. J.G., el principal acusado y dueño de un taller --se enfrenta a más de siete años de prisión-- de O Milladoiro, en Ames (A Coruña). Se encargaba supuestamente con sus cuatro empleados, también acusados, de llevar a cabo la alteración de los kilómetros recorridos.

El resto de los procesados son los responsables de talleres y establecimientos que vendían vehículos con los cuentakilómetros trucados. Todo ello, después de que diversos concesionarios de Galicia llegasen a acuerdos previos y no estén enjuiciados. Por este caso se estima que hay más de 300 estafados.

RECURSO ANTE EL SUPREMO
Una vez se emita sentencia, el fiscal deberá decidir si recurre al Tribunal Supremo. Según explican las partes consultadas, caben dos posibilidades: el Supremo deberá ratificar la esperable absolución que emita la Audiencia Provincial o considerar que se debe celebrar el juicio de nuevo si acepta la legalidad de las escuchas telefónicas.

Una vez terminado el juicio, Evaristo Nogueira, abogado del principal encausado, ha valorado que "va a haber sentencia absolutoria por lo visto en la sala", lo que ve "reconfortante". "Es un día de satisfacción, cuando un procedimiento penal o civil es positivo siempre es satisfactorio, sobre todo para la persona que defiendes", remarca.

"Creo que era de justicia la resolución, que todos pensamos que va a ser sentencia absolutoria por lo visto hoy en la Sala", incide Nogueira. Considera que ha sido un caso "complejo" que concluye por "la declaración de nulidad de prácticamente todo el procedimiento". "Terminan 10 años y pico donde mi defendido sufrió las consecuencias de la llamada pena de banquillo" (...) "Él no cometió absolutamente ningún delito", sostiene.

Sobre la decisión que pueda tomar el Supremo en caso de recurso, Evaristo Nogueira afirma que "en derecho siempre es muy difícil manifestarse", pero añade: "Tal y como está en este momento el escenario procesual, con toda cautela, creo que aunque llegue al Tribunal Supremo, a la Sala de lo Penal, mi humilde opinión es que ha de mantenerse la resolución".

Manuel Ferreiro, que representa a uno de los trabajadores del taller en O Milladoiro del principal acusado, explica que en este caso "la Fiscalía se quedó sin prueba", por lo que "la sentencia va a ser absolutoria necesariamente porque no se practicó prueba".

Sobre la posibilidad de recurso en el Supremo, Ferreiro prevé que el fiscal argumentará que "fue vulnerado su derecho a la tutela judicial efectiva porque se quedó sin pruebas". Sin embargo, "deja claro que no es así, porque la Sala le dio hasta dos posibilidades de aportar lo que aportó hoy, que aportó de forma extemporánea". Por tal motivo, confía en que el Supremo ratifique la absolución.

ACUSACIÓN CONTRA NENÉ BARRAL
En la parte final del juicio, la acusación particular contra Nené Barral la ha retirado con el fin de presentarla por la vía civil para reclamar los 8.000 euros que considera se estafaron a su cliente en la compra del vehículo.

Ramón Montenegro, letrado de la acusación particular contra Nené Barral, ha explicado que "toda vez que todas las escuchas fueron declaradas nulas, como era obvio y evidente desde el inicio la instrucción estaba viciada, y no se ha podido contar con ninguna otra prueba para sostener la acusación" solo le queda reservarse la vía civil para defender los derechos de su cliente.

En declaraciones, Carmen Ventoso, que defiende a Barral, apunta que su representado "nunca debió ser llamado a este procedimiento", porque "no tenía ninguna conversación telefónica" y "no tenía que haber estado sentado", más allá de que "declarada la nulidad (de las escuchas) no hay nada que discutir". "No hay prueba y no hay nada", asegura Ventoso.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress