​¿El fin de las tragaperras en los bares? Preocupación en la hostelería gallega por esta medida

|

El sector de la hostelería mira de reojo las medidas que planean implantar desde la Xunta de Galicia o el Gobierno de España y que podrían afectar al negocio.


Bar espau00f1a

Bar con tragaperras



El Ministerio de Consumo, con Alberto Garzón a la cabeza, parece tener como principal caballo de batalla el mundo de las apuestas. Las primeras medidas de Consumo han ido en esta dirección, intentando poner límites a la publicidad y la expansión del juego en internet como tragaperras online o ruletas, cada vez más presentes tanto en la red como en la televisión, así como en las máquinas de apuestas y tragaperras repartidas por bares y cafeterías a lo largo y ancho de España, que se han convertido en un elemento idiosincrásico de la hostelería nacional y en un importante motor recaudador de impuestos para el estado, junto a la industria del juego a través de internet en sitios como, por ejemplo, los que se comparan en el sitio casinos.com.es .


No obstante, estas máquinas se han transformado en el mejor amigo de muchos hosteleros, que han visto cómo pueden sacar más rentabilidad a sus locales gracias a estas nuevas tecnologías de máquinas de apuestas y tragaperras que atraen a un gran número de clientes y que, con los cambios que se avecinan en su regulación, podrían traer consigo pérdidas en el sector de la hostelería. 


UN NEGOCIO EN AUGE

Sin ir más lejos, en septiembre de 2019, solo en la ciudad de Pontevedra había 109 máquinas para poder hacer apuestas en línea y más de 325 máquinas tragaperras, según los datos facilitados desde la Vicepresidencia de la Xunta de Galicia. Con todo, la fiebre de estas máquinas no se circunscribe exclusivamente a los límites municipales de la ciudad del Lérez -en toda la comarca de Pontevedra el número de máquinas de apuestas por Internet supera las 280-, ya que en la provincia pontevedresa es difícil encontrar una sola localidad, ya sea en ciudades de mayor tamaño como Vilagarcía de Arousa o Cangas do Morrazo o concellos más rurales como As Neves o Vila de Cruces, donde no haya al menos una de estas máquinas.


Estas máquinas son un reclamo para todos los negocios de la hostelería pontevedresa en particular y gallega en general, que han visto en este tipo de juegos una forma de atraer a la clientela. Así, los días de partido por ejemplo, muchos usuarios se acercan a los bares para seguir la actualidad de su equipo e intentar ganar algo de dinero con los resultados de la jornada. Los grandes eventos deportivos, como Copas del Mundo o Juegos Olímpicos también benefician a los locales de hostelería con máquinas que permiten apostar a todo tipo de deportes, desde hockey hasta carreras de caballos o galgos.


De esta forma los bares y demás establecimientos pueden competir mano a mano con las casas de apuestas, un sector que se ha ido abriendo hueco en Galicia a pasos agigantados y que tiene a compañías como Luckia o Codere como las más incipientes y pujantes dentro del entramado empresarial gallego, que ha visto como el sector del juego ha venido acompañado de creación de empleo. 


NUEVAS LEYES

Cabe destacar que la Xunta de Galicia ha puesto en marcha mecanismos para tratar de frenar la apertura indiscriminada de estos locales de apuestas. Desde la regulación del negocio de apuestas en el año 2012, Galicia ha experimentado un cambio radical en el número de locales de juego, lo que ha obligado al Gobierno autonómico a no admitir la apertura de nuevos salones y solo tramitar las que habían sido solicitadas con anterioridad a la implantación de la medida. Una medida que, de momento, no afecta a las máquinas en los locales de hostelería. 


Alfonso Rueda, vicepresidente de la Xunta de Galicia e impulsor de la Lei de Xogo gallega, consideró que la paralización de nuevas solicitudes está alentada por la posibilidad de que algunos puedan “aprovechar el periodo previo a la entrada en vigor de la ley para especular y poner en marcha nuevas instalaciones”. Desde el sector hostelero miran de reojo los futuros movimientos que puedan llegar desde el Gobierno de Galicia, así como desde el Gobierno central, ya que temen que el nuevo modelo de negocio que han creado en los últimos años se pueda ver afectado. 


“Es un estímulo para ir más al bar”, argumentan algunos hosteleros, preocupados porque una ley más dura y restrictiva pueda acabar con las máquinas de apuestas y tragaperras, que siguen resultando un reclamo para muchos clientes y que dejan “mucho dinero” en estos locales. “Al principio dudaba, pero si llego a saber el margen que me iba a dejar no lo pensaba ni un segundo”, confiesan desde el sector. “Conozco clientes que en un día ganaron más de 2.000 euros”, comenta el dueño de uno de estos locales al ser cuestionado sobre si alguno de los clientes habituales de las máquinas gana sus apuestas. Prueba de que, por fortuna, no siempre gana la casa.



1 Comentarios

1

Estas maquinas creo que no aportan nada aun servicio turistico de calidad, mas cuando hoy dia hay sitios online de juegos como casino guru donde cada quien juega desde su teléfono. Hay que mejorar la calidad de las prestaciones de servicio definitivamente.

escrito por Leopoldo Serra 07/abr/20    20:54

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress