Miguel Alvariño: “Quiero hacer lo que Rafa Nadal en el tenis: marcar un antes y un después en el tiro con arco”

|

De cara a las Olimpiadas de Tokio 2020, Galiciapress prepara el camino a los Juegos con una serie de entrevistas a algunos de los mejores deportistas gallegos que previsiblemente formarán parte de la delegación española para la cita olímpica y en los Juegos Paralímpicos. Con muchas opciones de medallas este año, Galiciapress entrevista en esta ocasión a Miguel Alvariño (As Pontes de García Rodríguez, 1994), uno de los primeros españoles en sellar su billete para Tokio.


Entre ceja y ceja, justo donde podría encajar cualquier flecha, tiene Miguel Alvariño las Olimpiadas de Tokio. El arquero de As Pontes viene de firmar su plaza en los Juegos, donde espera resarcirse y mejorar el papel de Río 2016, donde, a pesar de convertirse en olímpico con unos insultantes 22 años, no se vio todo el potencial de Alvariño. Ahora, superadas todas las dudas que pudieron acosarle en el pasado, Alvariño toma aliento, apunto y dispara con la vista puesta en la diana de Tokio 2020.


Miguel alvariu00f1o federacion tiro con arco

Miguel Alvariño encara su segunda participación en unos JJOO |Foto: RFETA


Con todo, el camino hasta los Juegos va a ser más difícil de lo esperado. En la conversación mantenida la semana pasada antes de embarcarse a una competición a Turquía, Alvariño comentaba para Galiciapress todos los hándicaps que la crisis del coronavirus está haciendo vivir a los deportistas de élite, condicionados en todo momento por la evolución de la enfermedad. A pesar de todo, el arquero dice encontrarse en un sensacional momento de forma, admite que la falta de apoyo económico le hizo replantearse su continuidad en el deporte y habla de las opciones de clasificar al equipo nacional en el preolímpico de Berlín.


Lo primero de todo: a cinco meses de ir a Tokio, ¿cómo está Miguel Alvariño? ¿Cómo está siendo este principio de año?

Entrenando a tope. En los clasificatorios tiré muy muy bien, incluso diría que estoy tirando mejor que nunca. Bueno, la verdad es que es así: estoy tirando mejor que nunca. Ahora intentado dar un pequeño paso, esperando que esto se vuelva un poquito más estable para poder seguir realizando mi preparación y con ganas de que empiece el baile.


¿Y este campeonato en Turquía al que vas a qué obedece?

Es un campeonato sin más, parecido a un Gran Premio de España, pero van varios países y entonces vamos concentrados. El campeonato oficial digamos que se suspende, pero iremos a hacer unas competiciones y medirnos con el resto de países pero tipo entrenamiento. Lo que quiero es hacer volumen de flechas y trabajo técnico y físico para volver a ponerme en forma, porque estas últimas semanas después del último clasificatorio del equipo nacional necesitaba unas pequeñas vacaciones para volver a cargar las pilas.


Vienes de sellar el pase a Tokio en un mano a mano con Pablo Acha. ¿Cómo te sentiste durante la competición?

Me sentí por un lado muy feliz y por otro decepcionado y triste, pero sí estoy contento de que Pablo rindió a un gran nivel dando lo mejor que tenía dentro, aunque yo también y me demostré a mí mismo que estoy a un nivel TOP, como no había estado nunca antes. La presión que sentí en este último clasificatorio fue impresionante, que no había sentido en las Copas del Mundo.


¿Qué crees que va a tener más peso a la hora de las medallas: el estado de forma del que hablas o un componente psicológico?

Es el estado de forma. La mente la tengo en muy buen camino, aunque de aquí a allí puede pasar de todo, pero creo que la estoy trabajando bastante bien. Estoy trabajando todo de la manera más positiva posible, aunque haya cosas negativas, y creo que estoy listo. Estoy listo para competir y enfrentarme a eliminatorias de gran nivel.


¿Cómo preparas las Olimpiadas cuando faltan solo cinco meses? ¿Tienes entrenamientos específicos o competiciones diseñadas para preparar la cita olímpica?

Nuestro deporte es un poco improvisado. Ahora con el coronavirus por ejemplo nos hacen irnos antes de tiempo y el plan que tenía previsto lo tuve que cambiar un poquito, pero al final creo que me viene bien ir allí aunque en un primer momento me cabrease el tener que ir concentrado para Turquía de una forma tan repentina porque me rompía un poquito los esquemas.

Me demostré a mí mismo que estoy a un nivel TOP, como no había estado nunca antes 


Pero tiene su parte positiva que es poder entrenar allí con el resto de países y enfocado de cara a los Juegos. Además hace mucho mejor clima que en Galicia, que aquí hace mucho frio de momento y allí tendré una tempratura similar a la que hay en competiciones como las Copas del Mundo y probablemente en los Juegos Olímpicos.


CORONAVIRUS Y OPCIONES DEL EQUIPO NACIONAL

Por tus palabras está claro que la actualidad alrededor de Tokio 2020 gira en torno al coronavirus y la posibilidad de aplazar o incluso cancelar los Juegos. ¿Hay inquietud con este tema? ¿Has hablado con otros compañeros al respecto?

No, al coronavirus no le tenemos miedo. Creo que es algo pasajero donde los medios se ponen muy nerviosos, la gente al escucharlos se pone más nerviosa todavía…creo que todo eso es lo que hace que sea todo improvisado y haya cambios en la planificación. Pero los cambios dependen de cómo los tomes pues serán bienvenido o pueden hacer que no rindas al mismo nivel. En mi caso trataré sacarle la parte positiva a todo y beneficiarme de cada novedad o improvisto.


Tal vez te enfrentes al año más importante de tu carrera. Fuiste a Río con solo 22 años y eso ya es todo un logro, pero te mostraste muy decepcionado por el papel de esa experiencia olímpica. ¿Qué pasó en Río para que no se viese al mejor Miguel Alvariño?

Lo que pasó fue que la Federación no nos dijo hasta 20 días antes de las Olimpiadas quienes iban a formar del equipo que iba a competir allí y no pude bajar el nivel en ningún momento de la temporada. Creo que no puedes estar desde diciembre hasta agosto sin bajar tu nivel. Tiene que haber picos de forma más altos, más bajos, para poder cuadrarlo todo de cara a unos Juegos.


Está pendiente todavía el preolímpico por equipos de Berlín. ¿Qué esperas de esa cita y cómo ves al equipo nacional?

Pablo está a un gran nivel. Está tirando espectacular como yo. Tenemos este año un nuevo compañero de equipo que parece que se está mostrando serio y contundente, pero falta vez cómo funcionamos como equipo, que nunca ha salido a Copas del Mundo como un equipo sénior. No quiero alarmar demasiado, porque sí que hay posibilidades porque somos un equipo muy fuerte, pero prefiero ver primero cómo funciona el equipo para dar una opinión más real.


Twitter miguel alv

Alvariño arrebató a Pablo Achala plaza individual para Tokio con una gran actuación | Foto: @Miguel_AlvGar


LA VIDA EN LA VILLA OLÍMPICA

¿Cuál es tu primer recuerdo de unas olimpiadas? O tú que ya has vivido unas desde dentro, ¿tienes anécdotas curiosas de Río?

Es lo más bonito, poder ver a tus referentes, sentirte un arquero profesional junto a la élite del deporte mundial. Para mi Rafa Nadal es un gran ejemplo, entre otros muchos, pero para mí es el verdadero referente que marcó un antes y un después en el tenis. Eso es lo que quiero hacer yo en el tiro con arco. E iba andando y hablando por la Villa Olímpica con un compañero de selección, Antonio Fernández, y como llevábamos el mismo chándal yo no me di cuenta, pero me dice: “Oye, Mike, ¿ese no es Rafa Nadal?”, y yo como “¡¿Qué dices?! ¡¿Done?!”. Miro, y efectivamente, ¡Rafa Nadal! Y ya le dije: “¡Rafa! ¿Me puedo hacer una foto contigo?”. Y nos hicimos la foto, nos preguntó de qué deporte éramos y charlamos de nuestras disciplinas, de cómo nos veíamos.


Otro día también nos encontramos con el equipo español de basket, con Pau y compañía, luego vimos a Usain Bolt corriendo y haciendo un vídeo para sus redes…bueno, corriendo…trotando, pero es como si yo me pongo a correr al 100%, e iba la gente corriendo detrás suya. Fueron muchas cosas. Hablaban de que en Río iba a estar la Villa mal, etc., pero para nada, todo espectacular, con el zika por ejemplo no hubo ningún problema.


Para mí esa fue una experiencia inolvidable. Lo que quizás no me hizo tanta ilusión fue la competición porque creo, y estoy convencido de ello, que es más fácil ganar unos Juegos Olímpicos que una Copa del Mundo a la que asisten todos los países, pero no llegué en mi mejor estado de forma, no pude disfrutar y al final todo lo que fue la competición…sin más. Me llamó la atención por encima del sistema de competición los medios de comunicación, que quizás no tuvieron la educación de deberían haber tenido con los deportistas. En la última tirada, con Corea, casi no nos dejaron estar en la línea de espera… Pero bueno, es una experiencia vivida y ya no pienso en eso. Ahora pienso en Tokio que es el siguiente reto, con muchas ganas e ilusión.


UNA ESPINA CLAVADA

Llegaste a admitir después de Minsk que no estabas haciendo las cosas bien y que verte fuera de Tokio te motivó para subir una marcha más. Eso supongo que significa renunciar o sacrificar a muchas cosas. ¿Cuánto tiene que sacrificar un deportista joven como tú para llegar a esta excelencia? 

Estaba en el campeonato del mundo y para mí fue un desastre. El año pasado estaba rindiendo a buen nivel, tanto técnico como mental, pero quizá me equivoqué. Me centré demasiado en los estudios y entrenaba solo por las tardes. Creía que eso era suficiente para rendir a gran nivel. Es verdad que conseguimos un oro en una Copa del Mundo en equipos mixtos y tuve un 9º puesto en una Copa del Mundo individual, por equipos alguna buena posición…Pero llegamos al Mundial y no salieron las cosas.


Llegó un punto en el que dije que había que reflexionar. Tanto yo, como mis compañeros, como la Federación…Yo a nivel personal me di cuenta de que no llegaba a lo que estaba entrenando, que no había puesto todo encima de la mesa como debería haber hecho. Entonces me olvidé de los Europeos de Minsk, de lo que me quedaba de temporada como la Copa del Mundo de Berlín, y enfocarme en este año con las cosas a mejorar y rendir al máximo nivel para poder estar en Tokio y con opciones claras para poder pelear por una medalla o un diploma.


Decidí que necesitaba un entrenador de primera categoría y se lo propuse a Xaquín Mira. Le dije si quería entrenarme y si quería acompañarme en el objetivo de ser campeón olímpico. Hablé también con mi anterior psicólogo para hacerle la misma proposición, pero que si no estaban dispuestos o no se veían con ganas o capacidad para hacerlo que me lo dijesen, que yo lo que buscaba era hacer un equipo y confiar en ese equipo desde agosto hasta los Juegos. Hicimos una planificación, entre todos comentamos los aspectos que había que mejorar y tabajar, y aquí estamos: trabajando y siempre de cara al objetivo.  


Trabajando y formando parte de una generación de deportistas gallegos que estarán en Tokio y destacan tanto por estar en la élite como por su juventud. Ana Peleteiro, Adrián Ben, Desirée Vila…¿Estamos ante una generación irrepetible o vamos a ir a más?

Lo que puede mejorar o empeorar es en función de las ayudas que tengamos, la voluntad de las instituciones, los alcaldes, de los clubes...de las ganas que tengan, en definitiva, de apostar por el deporte, que creo que es algo por lo que hay que apostar y dejarse de política. Porque eso lo que va es a sacar el deporte adelante, a hacer a España más visible y a hacer que más y más gente pueda asistir a Juegos Olímpicos y con opciones de pelear por algo grande.   


La situación a día de hoy en As Pontes también es algo compleja. ¿Te sirve de aliento el darle una alegría a todos tus vecinos?

Si te soy sincero no pienso en la gente. Pienso en mí, en los objetivos, en lo que yo necesito, y lo que yo quería era tener de nuevo la oportunidad de ir a los Juegos y enfrentarme a grandes deportistas para quitarme esa espina clavada y demostrarme a mí mismo que yo valgo. Obviamente, si puedo darles una alegría y ellos se sienten correspondidos, mejor que mejor.


El tiro con arco es uno de esos deportes que no recibe una cuantiosa financiación. Sin embargo, cuando llegan las grandes citas, parece que exigimos a los deportisas clasificados que ganen absolutamente todo. Tú mismo has iniciado una campaña de crowfunding. ¿Cómo ves esta desigualdad desde dentro?

¿Qué te voy a decir? Veo que es triste, vergonzoso y no me parece nada bien que sea así. Pero es lo que hay. Eso lo que va a conseguir es que muchos deportistas abandonen. En mi caso porque tenía la espina clavada de Río y decidí continuar, pero si no hubiese dejado el deporte.


¿Te llegaste a plantear eso?


Hasta finales de 2018 no decidí de verdad plantearme ir a Tokio. Quizás el año pasado fue cuando dije: “Quiero darme otra oportunidad. Me la merezco. Quiero trabajar para ello”. Pero no lo hago ni por dinero, ni por los demás, ni por la Federación, ni por nada. Simplemente quiero quitármelo de encima, demostrarme lo que valgo y retirarme como un campeón, no preguntarme siempre lo que pudo ser y no fue. 

Porque tenía la espina clavada de Río y decidí continuar, pero si no hubiese dejado el deporte 


Ahora afortunadamente por mis resultados tengo algunos ahorros y decido invertirlos en esto para cuando me retire poder decir: “Lo he dado todo, he invertido todo cuanto tenía y he trabajado todo lo que he podido”. Me dediqué exclusivamente al deporte por una vez en mi vida y a lo que salga. Que no me quede la duda, quiero que estando a mi mejor nivel en todos los aspecto, si no sale es solo por mala suerte, no porque yo no haya hecho suficiente.  



Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress