Ya somos una potencia mundial

Manuel Fernando González Iglesias

El Presidente Sánchez y su Gobierno ya han pasado a la historia por haber conseguido superar en la primera parte de la curva a China en número de fallecidos por el coronavirus, un hecho que parecía imposible. Supongo que se sentirá orgulloso. A este paso, seremos los “más mejores” del mundo, aunque mucho me temo que países como India o Brasil nos ganarán cuando alcancen su velocidad de crucero mortal: son mucha más gente y cuentan con dirigentes como el ultra que están superando la ineficacia de los gobernantes del Reino de España. Sobre lo de Trump poco queda decir, porque el tiempo lo colocará también en el lugar que le corresponde. Dispone de demasiado dinero para salirse de la imbécil terquedad en la que anda metido y que están pagado especialmente los neoyorquinos.


Hospital Temporal de la Comunidad de Madrid en Ifema por la crisis del coronavirus


Hoy acabamos de leer que la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios dependiente del Ministerio de Salud acaba de publicar una nota en la que autoriza, tarde y mal, el uso de la y la hidroxicloroquina en los pacientes ingresados por neumonía, y que si han seguido Vds. esta serie de artículos denunciábamos ayer, con especial contundencia, para que enfermos y sanitarios pueden beneficiarse de la medida. Ahora ya solo falta saber de cuántas dosis disponen nuestros gobernantes ya que la demanda mundial se ha disparado y según el sabio Simón, nos ponemos a partir de ahora a la cola en la lista de compradores intercontinentales. Eso, por supuesto, no lo dice la nota oficial y claro, la cosa suena a tomadura de pelo, como tantas otras cosas que vienen sucediendo.


La clamorosa falta de medios para hospitales y residencias es ya un escándalo nacional, y las ruedas de prensa del comité que comparece en televisión ya está en la fase de complacencias y solidaridades entre los jefes del Ejército, la Guardia Civil y la Policía Nacional, convirtiendo a Simón en un mero locutor de radio, pero de los malos. El funcionario pasa la palabra del uno al otro para que nuestros uniformados le tapen las carencias y los datos que no da, cuando lo mejor que saben, es actuar sobre el terreno ayudando a la gente como bien vienen demostrando en vez de hablar, que no es lo suyo.


La tormenta perfecta sigue su curso y los sanitarios siguen jodidos y sin material. Y nosotros, cuando enfermamos, no podemos ayudarles, porque una cosa tan sencilla como distribuir alcohol en Mercadona o guantes de gasolinera ayuda a que también hagamos piña contra el contagio colectivo. Y ya no digamos si nos hacemos todos, o mucha gente, la prueba del coronavirus, para que, quien nos atiende, sepa que puede o no contagiarse. Es de puro sentido común.


La cara que veo a mis dos héroes de bata verde en el Hospital del ICO, mujer y hombre que me aplican radioterapia cada día, con la que está cayendo, y lo que hablo con ellos; o el rostro sereno pero enérgico de mi madre de 95 años a la que solo puedo ver, y soy un privilegiado, desde la tablet de la residencia donde está, porque sus cuidadores no la han abandonado pese a los contagios internos, me anima a ser más fuerte y, sobre todo, a decir alto y claro lo que no se hace bien que es mucho y letal para todos nosotros que lo sufrimos en primera persona.


Enhorabuena campeones del gobierno socialista y bolivariano: ya vais los primeros en muertos. ¿Habéis pensado en hacer algo diferente, para variar? ¿No podéis tal vez preguntaros por qué vuestra soberbia está matando a muchos de nosotros?


Ya vale, ¿no?

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress