15M: ¿Por qué tanto odio?

Manoel Barbeitos
Economista

El mayor mérito del 15M fue hacer visible, sacándolo las calles, el creciente malestar (indignación) que existía entre amplias capas de la población por los grandes déficits que escondía la democracia española. Un acierto que se vio confirmado por la simpatía que desde el primer momento este movimiento despertaría entre un número creciente de ciudadanos de todas las edades.


Su conversión en partido político, PODEMOS, provocó además importantes movimientos en los escenarios políticos español y autonómicos al poner encima de la mesa aquellos déficits que alcanzaban a muchos y diferentes ámbitos de la realidad de los pueblos de España. Así se puso en evidencia cómo, a pesar de los años de democracia transcurridos, la corona (jefatura del estado), lejos de ser ejemplar, era un nido de corrupción, que en relevantes aparatos del estado como por caso el poder judicial y las llamadas "cloacas", seguían disfrutando de un gran poder familias de un indiscutible pasado franquista, que el gran capital (la oligarquía financiera e inmobiliaria junto a los grandes oligopolios) seguía dominando la economía de una manera absolutista tal que favorecía tanto a una gran desigualdad en la distribución de las rentas creando un estado de bienestar muy pobre, que el poder del estado mantenía una distribución territorial enormemente desigual y favorable al centralismo madrileño, que el sistema de partidos vigente (el bipartidismo) no representaba adecuadamente los intereses de la mayoría de la población ("no nos representan"). Mas aún, que el sistema vigente favorecía que en España se disparase la corrupción ("no hay pan para tanto chorizo") hasta límites insoportables.


Que este movimiento despertase simpatía entre amplias capas de población quedaría reflejado en los resultados obtenidos en las convocatorias electorales que siguieron a continuación. Por caso, en las elecciones europeas (2014), donde sería la cuarta fuerza más votada, en elecciones autonómicas (2015), cuando demostró que su influencia se extendía por todos los territorios de España, y en las elecciones generales inmediatas (2015, 2016) en las que, por el número de votos recibidos, PODEMOS se transformaría en la tercera fuerza de la escena política española. El movimiento social que había nacido en el 2011 había transformado profundamente el escenario político español y autonómico dejando obsoleto el bipartidismo borbónico.


Este auge de los "indignados", que se habían atrevido a pasar de las calles a los centros de poder político, provocó una fortísima reacción en contra por parte de las élites que se venían beneficiando de los déficits democráticos ya citados. Una iniciativa que tuvo como vanguardia militante a los poder mediáticos y judiciales que desde esos instantes iniciaron una sumarísima ofensiva tanto contra PODEMOS como contra sus dirigentes mas destacados. Una ofensiva que tomó formas y tuvo formatos absolutamente reprochables, inadmisibles en una democracia moderna. Si muchos medios de información y opinión, la mayoría afines a los poder económicos, pusieron en marcha campañas de desprestigio y difamación que firmaría el propio Goebbels, no se quedaron atrás numerosas instancias judiciales que, en manos de elementos muy conservadores, iniciaron una labor de acoso y derribo abriendo incontables procesos judiciales tanto a la organización como a militantes destacados.


Una ofensiva que fracasaría en su objetivo tanto de retirar del escenario político a PODEMOS como de acorralar a sus dirigentes. Así, y por caso, las mentiras periodísticas fueron y siguen cayendo por sí mismas a pesar de su proliferación e insistencia. Al mismo tiempo, en un escenario político marcado por la corrupción, ninguna, absolutamente ninguna, de las acciones judiciales emprendidas contra ellos pudo demostrar las acusaciones de que eran objeto y todas finalizan archivadas. Sin embargo, sí tuvo un importante éxito a nivel electoral: si en las elecciones generales del 2015 habían recibido el apoyo de mas de 5 millones de votantes, lo que le había permitido obtener 69 escaños, en el 2019 fueron 3,5 millones los votos recibidos, una pérdida de 1,5 millones de votos, y 34 escaños. Pérdida de apoyos que se extendió de forma muy significativa a prácticamente todos los pueblos de España (Cataluña, País Vasco, Galicia, Andalucia, Valencia, Madrid...).


Una pérdida tan significativa de apoyos no puede explicarse exclusivamente por la fuerte ofensiva de las cavernas. Hay también importantes errores por parte de PODEMOS. En primer lugar su alianza con la vieja guardia comunista de Izquierda Unida. Una alianza (UNIDAS PODEMOS) que llevó a que el movimiento social y político que era PODEMOS se convirtiese en un partido de corte clásico como los que había criticado y que supuso, entre otros costes, una clara pérdida de frescura, de democracia interna y de confianza ciudadana que llevaron a un claro deterioro de su relación con las clases populares. Deterioro que tanto provocó importantes rupturas en las alianzas autonómicas (Galicia, Cataluña, País Valenciano...) como tuvo graves repercusiones internas con divisiones en el núcleo dirigente original de PODEMOS que en un número muy relevante y destacado abandonó la organización haciendo así un enorme pero innecesario daño a su imagen de unidad, dentro de la diversidad, de fraternidad y camaradería. No menos influencia negativa tuvo la soberbia de muchos de sus dirigentes ("A veces te creías que lo habías inventado todo" Iñigo Errejón) y el creciente personalismo, con un comportamiento claramente cesarista, de su líder mas conocido (Pablo Iglesias).


A pesar de estos errores resulta indiscutible que, en términos globales, el movimiento está aportando grandes beneficios a la democracia española. A nivel gubernamental pocos pueden discutir hoy en día que la moción de censura (2018) que derribó a uno de los gobiernos (PP) más corruptos e incompetentes de la democracia española no se habría producido sin la firme posición de UNIDAS PODEMOS. Tampoco es cuestionable que si el gobierno de coalición derivado de la moción (PSOE/ UP) aprobó los presupuestos más progresistas de la democracia (2021), con mayor gasto social, fue gracias a presencia de UNIDAS PODEMOS en el gobierno. También no es ajena su influencia que hoy en día sean mayoría los españoles que piensan que la corona (jefatura del estado) es un lastre para la democracia en España, que el sentimiento republicano y laico esté crescendo, que el pluripartidismo viniese para quedarse con una presencia creciente de las fuerzas periféricas en la política española, que la corrupción no disfrute de la impunidad de otras etapas, que el modelo actual de estado deba superarse y dar paso a otro de corte mas federal, etc.. Son todos estos avances democráticos, en los que el papel de UNIDAS PODEMOS fue y está siendo decisivo, los que explican el odio que levantan en las élites españolas que ven así reducidos algunos de sus muchos y históricos privilegios.


Difícil vaticinar el futuro a medio y largo plazo pero, conviene subrayarlo, resulta indiscutible que los jóvenes y las jóvenes del 15M hicieron, y lo siguen haciendo, un enorme favor a la democracia en España y, por tanto, a sus clases populares. Bien harían todas las gentes de izquierdas en no perder esta perspectiva. Bien harían ellos mismos en recuperar muchas de las señales iniciales de identidad hoy perdidas: veremos que pasa en la Asamblea Ciudadana que tienen convocada para junio y en la que será elegida una nueva dirección en la que seguramente ya no estén sus fundadores originales.    

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress