Una información manipulada y mutilada

Manoel Barbeitos
Economista

"En un estado  totalitario no importa el que la gente piensa, puesto que el gobierno puede controlarla por la fuerza empleando porras. Pero cuando no se puede controlar la gente por la fuerza, uno tiene que controlar lo que la gente piensa y el medio típico para hacerla es mediante la propaganda, marginando al público en general y reduciéndolo la alguna forma de apatía"  (Noam  Chomsky: "Las 10 estrategias de manipulación mediática").


Las calladas -por el silencio que guardan la mayoría de los medios de comunicación e información gallegos- de los trabajadores de la CRTVG siguen protestando por lo que consideran una manipulación de la información en esos medios así como una falta de pluralidad.

Imposible no estar de acuerdo con estos trabajadores que, en la defensa de la dignidad de su profesión, llevan 180 viernes manifestándose ("viernes negros"). Las calladas pero con un admirable valor -muchos y muchas se están jugando su puesto de trabajo dada la elevada precariedad laboral que existe en estos medios- y no menor honradez profesional -defienden tanto la importancia de su profesión como el derecho de los ciudadanos gallegos a recibir una información objetiva, independiente y crítica-. Un derecho que nos niegan los directivos de estos medios, puestos a dedo por el partido que gobierna la Xunta de Galicia (PPdeG) en función de su grado de servilismo.


"Mantener la atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia social"(Noam Chomsky)). Que la información suministrada por la CRTVG es una información manipulada resulta indiscutible. Por caso, la cobertura informativa sobre la "actualidad política" resulta vergonzosa tanto por su descarado partidismo a favor del PPdeG cuanto por el tratamiento descalificador que reciben los partidos de la oposición (BNG, PSdeG/PSOE...). El espectador y el oyente reciben así una información manipulada y mutilada: manipulada en tanto se ofrece la visión de la realidad política y social que quiere transmitir el PPdeG y mutilada en cuanto esto supone una ocultación de todo lo que pueda aparecer cómo negativo para este partido. En esta dirección a información que se ofrece de los partidos de la oposición va siempre dirigida bien a  minusvalorar sus actuaciones; bien a criticarlas con argumentos que le suministran desde el partido del gobierno. Una práctica informativa que pone en evidencia la total falta de pluralismo en estos medios. Un formato informativo que, a los que ya tenemos una cierta edad, nos recuerda a los NODOS del franquismo que trataban tanto de ocultarle a los ciudadanos los verdaderos problemas cuanto de quitarle cualquier carácter social o político a los temas que podían preocupar la mayoría.


"Cuanto más se intenta buscar engañar al espectador más se tiende adoptar un tono infantil" (N. C.). Esta falta de pluralismo y objetividad afecta a la propia calidad de la información suministrada. Una falta de calidad y rigor que se puede aplicar a prácticamente toda la programación de la CRTVG con muy pocas excepciones. Si la información sobre la actualidad política destaca por su descarado partidismo y falta de objetividad y de rigor, el resto de la información se caracteriza tanto por una  indiscutible ausencia de calidad como por  una querencia por la visión más rancia al tiempo que infantil de los gallegos y gallegas.


"Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e  inculto" (N. C.). El maltrato que la cultura gallega recibe en los medios de la CRTVG puede provocar asta indignación en todos aquellos que pensamos que tenemos una cultura rica, heterogénea, plural y muy viva. Nada de esto se refleja en los medios públicos que apuestan por presentar una cara provinciana, vulgar e incluso tosca de la cultura gallega que contribuye a expandir la imagen de una Galicia anclada en el pasado e incapaz de renovarse. Una Galicia inculta.


Decía Joseph Goebbels, uno de los mayores propagandistas del nazismo, que una mentira repetida mil veces finaliza siendo aceptada como una verdad. Unos medios públicos manipulando a diario la realidad política a favor de los intereses partidistas de quienes gobiernan y propagando una cultura unidireccional, conformista, infantil y carente de espíritu crítico contribuyen decisivamente a que la ciudadanía llegue a aceptar que "vive en el mejor de los mundos posibles", se haga conservadora y no cuestione el statu quo.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE