Vero Boquete: “Las madres toleran que a su hijo lo regatee un niño, pero si lo regatea una niña…”

|

Verónica Boquete, considerada la mejor futbolista de la historia de España, es la jugadora que más goles ha anotado con la selección española de fútbol. Referente y ejemplo para muchas niñas, la santiaguesa es una de las leyendas vivas de nuestro deporte nacional. La primera futbolista española ganadora de la Champions, atiende a Galiciapress para hacer un repaso a su trayectoria, a su futuro y a su trabajo tanto fuera como dentro de la cancha. En esta segunda entrega Vero nos habla de sus proyectos solidarios, de su infatigable lucha contra el machismo en el deporte y sobre la polémica en torno a la entrega del Balón de Oro femenino.“¿Qué le interesa más a la gente: las cualidades de Marozsán o el físico de Alex Morgan?”, se pregunta la futbolista.


VERO BOQUETE FUTBOLIST
La futbolista gallega Verónica Boquete


COMPROMISOS SOCIALES Y SALIDA DE LA SELECCIÓN

P: A título personal destacas por ser una deportista muy comprometida no solo con el feminismo sino con temas sociales. Háblanos un poco de ‘Common Goal’.

R: Entré en contacto con ellos por Juan Mata, porque él es el futbolista que más me llamaba la atención, tanto por su juego por su ejemplo. Llevaba años buscando la forma de poder tener algún proyecto común y me enteré por casualidad de ‘Common Goal’ y así conseguí su contacto. Hablamos y a partir de ahí me enamoré de la causa y del fin del proyecto, que es donar el 1% del sueldo a distintas organizaciones o casusas sociales. Es algo que te permite el fútbol, es la manera de poder devolver algo de eso gracias a que el fútbol cambió nuestras vidas. Cada vez somos más deportistas, lo que quiere decir que estamos trabajando bien.


En mi caso estoy apoyando a una organización que opera en el Caribe, en la Isla de Santa Lucía, que trabaja por la integridad social de las mujeres a través del deporte y mi parte está destinado a eso. Escogí esa isla porque creo que tendrá un impacto mayor al tratarse de un sitio pequeño y espero poder visitarlos en el futuro.


P: Sobretodo destacas por ser una deportista que siempre ha luchado por desterrar el machismo de un mundo tan masculinizado como el fútbol. La propia selección fue un auténtico agujero negro cuando saltó por los aires el ‘Caso Quereda’. En ese caso tú actuaste como capitana y señalaste que el miedo fue un factor determinante, aunque eso venía de muchos años atrás. ¿Cómo afectó eso en tu carrera o en tu relación con la selección?

R: No tengo explicaciones ni razones sobre por qué motivo no estoy en la selección. Nadie me llamó para explicarme nada, pero a lo mejor viene de eso en concreto o por mi carácter reivindicativo, de no conformarme, puede ser una explicación al hecho de no estar convocado. ¿Si esto afecta a mi carrera? No poder jugar una Euro o un Mundial me entristece a nivel personal, pero afortunadamente mi carrera ha llegado al máximo nivel, aunque no pueda estar totalmente satisfecha al no poder competir con mi país en la máxima competición. Pero si ese es el problema no me arrepiento de nada. Además los resultados ahora son buenos, en su momento lo que hicimos era justo y necesario y mi coherencia con lo que pienso y lo que hago está por encima de todo.


P: ¿Pero echas en falta esa llamada de la selección? Eres la jugadora con más goles de la historia, eres un referente e historia viva de ‘La Roja’…

R: Yo era algo que dese la llegada de Jorge Vilda sentía que se iba a intentar hacer. Primero se hizo con otras jugadoras importantes que también fueron muy activas en el tema Quereda, y justo antes de la Euro se hizo conmigo…No sé si intentando evitar que el proceso de prolongase y hacerlo de forma brusca, entonces quizá en el fútbol masculino se hubiese hecho de una forma distinta porque la presión hubiera sido otra. Al final es lo que dije en mi nota de prensa: solo puedo ser responsable de lo mío, y estoy muy tranquila con todo lo que hice o dije. La forma de actuar de los demás creo que se tendría que haber hecho de forma distinta, porque somos adultos, podemos estar de acuerdo o no, pero después de 14 años en la selección mi salida podría haber sido distinta…


P: Este caso tuyo recuerda un poco a lo que ocurrió con Natalia Pablos el pasado verano, cuando anunció su retirad y el Rayo Vallecano se la negó, algo que por poco los obliga a ir a juicio. Esto es impensable en el fútbol masculino.

R: Mucha gente decía con mi caso que era parecido a lo que pasó con Raúl, aunque creo que es distinto. Yo venía de ganar la Champions, estaba a mi máximo nivel...pero creo que hay cosas en el fútbol femenino o en el deporte femenino que no se permitirían en el deporte masculino. En este caso espero que en el futuro la situación sea diferente y sea más igualitaria.


LA PRESIÓN DE LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD

P: ¿Se está perdiendo el miedo a que las chicas jueguen al fútbol? Tu misma tuviste que cambiar las normas para poder jugar al fútbol y cuantas compañeras han quedado en el camino por miedo...

R: Antes a nivel social estaba muy mal visto que una niña jugase. Podía tener problemas en casa con sus padres, que no la dejasen jugar, en la escuela con sus profesores…todo el mundo empujaba para que dejasen de jugar, que al principio como niña puedes dejarlo estar pero cuando eres adolescente sigue sin estar bien visto, y mismo los chicas o los chicos no lo ven bien. Es una rueda que siempre giró en nuestra contra, pero creo que eso está cambiando y ya no sorprenden los equipos femeninos o mixtos, tenemos referentes femeninos, los padres asimilan que el deportes es deporte. Aunque es cierto que queda un camino muy largo pero a nivel histórico se ha dado un gran paso porque hasta hace poco la mujer no podía practicar deporte en España, y eso a nivel de mentalidad lleva tiempo cambiarlo. Yo tengo la experiencia de otros países donde el fútbol es un deporte más femenino, como en Estados Unidos, y si naces mujer lo normal es que juegues al fútbol.


P: Hay una frase que dices mucho: “Que a mi hijo lo drible un niño vale, pero que no lo drible una niña”

R: Yo de pequeña jugaba en equipos mixtos y los comentarios más machistas venían de las propias madres. Ellas veían que si a su niño lo superaba una niña, su hijo era un débil. Si nosotras, como mujeres, tenemos esa perspectiva…hay mucho más que cambiar. Es un cambio de mentalidad de varias generaciones, una cuestión de educación, y ahora estamos poniendo la base para cambiar todo eso.


P: Poco a poco se van dando pasos, como la huelga que hubo en Dinamarca para equiparar el sueldo que perciben los jugadores de la selección nacional con las jugadoras de la selección nacional. ¿Cómo de lejos o de cerca estamos de conseguir esa igualdad? Tú siempre recalcas que antes de eso hay muchos pasos que dar.

R: Y sigo en esa línea. Igualar los salarios es una utopía. El fútbol masculino ha llegado a un nivel que ha superado todos los límites y con el que no estoy de acuerdo, no quiero eso en mi deporte. Quiero las mejores condiciones y lo máximo, pero creo que el fútbol masculino debería bajar y el femenino subir. Pero antes hay que poner muchas otras cosas para que eso sea posible. No podemos aspirar a tener el mismo salario cuando el fútbol masculino reúne en un estadio a 90.000 personas y en el femenino no llega al millar. Hay muchos pasos que dar y esos son los importantes.


P: Otra medida que llamó la atención fue la firma del primer convenio colectivo para mujeres deportistas que firmó el equipo de fútbol sala de Burela. Entre las medidas estaba la de garantizar la renovación de las jugadoras en caso de que se queden embarazadas. En el deporte, muchas mujeres, tienen que elegir entre su profesión o ser madres, o ser profesionales en otro ámbito, algo que a lo que los futbolistas varones no se enfrentan. ¿Son los propios clubes los que perpetúan que exista este retraso en derechos que sufren las mujeres deportistas?

R: Hay una necesidad urgente en la reforma de la Ley del Deporte, porque está totalmente anticuada y no recoge las necesidades reales de lo que es a día de hoy el deporte femenino. Si hubiese una regulación todo esto no sería un problema.


Con todo creo que cada deporte es diferente. Yo nunca viví este tema de que exista una clausula que impida a la futbolista quedarse embarazada. Me parece perfecta la medida del Burela de hacerlo así pero lo hace porque existe un vacío en la ley que lo permite. Creo que en deportes como puede ser el fútbol sala o balonmano, donde se mueven con presupuestos muy reducidos y recursos limitados muy estructurados, perder a una jugadora por embarazo para un club es una faena porque pierde a una jugadora, tiene que pagarle y encima no puede reemplazarla porque sigue ocupando una ficha. Entiendo su postura. También puede darse el caso de que la mujer, teniendo asegurado el sueldo por contrato, saque partido a esa medida. Pero si hubiese una ley que regulase todo esto no estaríamos en este problema. Cada uno va a verlo desde su perspectiva, pero yo entiendo las dos posturas. Yo por ejemplo en Suecia jugué con jugadoras que se quedaban embarazadas y por la mutua y el convenio existente el salario se repartía el 80% el seguro médico y el 20% el club. Tendríamos que mirar para traer este modelo.


20181213 115957
Boquete durante su entrevista con Galiciapress


P: Por fortuna, cada vez son menos las futbolistas que tienen que compatibilizar su pasión y su profesión, el fútbol, con otro trabajo. ¿Tú, personalmente, sientes que el deporte te ha obligado a renunciar a cosas? ¿Lo compensa todo lo vivido?

R: Para mí lo compensa todo. Cuando se dice “lo que hay que sacrificar, lo que se pierde…”, sí que hay que renunciar a cosas, no sacrificarlas porque haces lo que quieres. Si no fuera futbolista profesional seguiría jugando al fútbol. Seguiría entrenando y dedicándole horas aunque tuviera que compaginarlo con un empleo. Para mí la palabra es escoger, es una cuestión de prioridades. Cuando era más joven tenía que escoger: ¿quiero esto o salir de fiesta con los amigos? Ahí escoges. Yo a lo único que renuncio es a tiempo con mi familia, que es lo único que me duele por estar lejos de ellos. Pero yo escojo y todo lo que me da el fútbol compensa todo con creces.


EL PERIODISMO Y EL DEPORTE FEMENINO

P: Una de las cosas que me llama la atención es que cuando hay un mundial femenino por ejemplo, los medios hacen rankings de jugadoras pero no según su calidad, sino según su atractivo físico. ¿Es el periodismo actual una rémora en la lucha que se está llevando a cabo para lograr la igualdad? Porque después los aficionados ven un Mundial y conocen a Alex Morgan, que por otro lado es una fantástica futbolista, pero se dejan a Marozsán, Bronze, Le Sommer, Henry, Popp, Schult, Kerr, Gorry, Sauerbrunn…

R: El periodismo es reflejo de la sociedad. Lo que ocurrió en la gala del Balón de Oro realmente es lamentable, pero que yo, analizando la situación, hasta lo puedo entender, porque es un problema de educación. Y el periodismo es un ejemplo de esa educación que tenemos porque es una educación machista a la que estamos acostumbrados y donde vemos eso normal. Además, el periodismo en España está en una época complicada donde lo que interesa es vender. ¿Qué va a comprar la gente: las cualidades táctico técnicas de Marozsán o el físico de Alex Morgan o de una aficionada rusa? Lo que ocurre después es que como tu ofertas eso la gene te no puede acceder a otra cosa, retroalimentando esa cultura machista de la sociedad, de los medios…Mi consejo es que cada uno haga su parte: tú como periodista la tuya, yo como futbolista la mía y la mujer que pasa por la plaza su parte como ciudadana. Volvemos a lo mismo, es un problema de educación y lo que tenemos es una educación machista.


P: En el caso de lo ocurrido en el Balón de Oro…¿Qué hubiera pasado si el premio se lo llegan a dar a Marta, por ejemplo? Las dimensione serían mucho mayores.

R: ¡Seguramente, porque es la jugadora más conocida! O si la reacción de Hegerberg es otra, más verbal y más de confrontación. Al final eso, que es una anécdota, emborrona toda la gala del Balón de Oro y emborrona el momento más importante de la carrera de Ada y casi del fútbol femenino, porque ese premio no existía para nosotros. Él no es consciente de todo eso: primero porque es hombre y segundo porque es lo normal. “Es que no lo dije con esa intención”. Ya, es que sin tenerla la tienes de forma inconsciente. Lo único positivo de todo esto es que la reacción del mundo entero fue inmediata al ver que esa era una línea roja y que eso creo que ya no volverá a ocurrir. Para que no vuelva a pasar primero tiene que pasar y ahora que ha pasado, hablemos de eso, no para crucificarlo a él sino para que llegue a más gente y no vuelva a ocurrir. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress