Finalizada la era Cardoso…¿Es Escribá lo que necesita el Celta?

|

El Celta de Vigo destituye al entrenador luso y da un giro de 180º en su estilo con la contratación de Fran Escribá.


Fran escriba

Fran Escribá


Miguel Cardoso es historia del Celta de Vigo. Breve, aunque a más de uno se le hizo eterna, sobre todo después de la pobre imagen que dio el Celta en la derrota ante el Eibar en Ipurúa. El ya extécnico celeste se va con un record de solo tres victorias y dos empates en 14 jornadas. El resto de encuentros se cuentan por derrotas, además de una eliminación en Copa del Rey, si bien el luso aterrizó en Balaidos con un resultado adverso en el torneo del K.O. Es decir: 11 puntos de 42 posibles y el Celta solo dos puntos por encima del descenso.


TRES MESES VACÍOS

Cardoso llegó a finales de noviembre para ser la solución a los problemas del Celta. Sin embargo, desde un primer momento ya se advirtió de lo arriesgado de la apuesta por parte de la cúpula celeste al tratarse de un entrenador sin experiencia en España como primer entrenador y sin apenas recorrido en la élite, sobre todo para intentar realzar un proyecto fallido después del fracaso de Antonio Mohamed al frente de la escuadra viguesa.


El luso intentó imprimir su sello en el cuadro olívico pero sin suerte. Con Cardosos en Balaidos se esperaba ver a un equipo que girase en torno al balón, pero se encontró con un equipo carente de alma y de ideas. Al ex del Nantes y Rio Ave le pesó la mala dinámica que arrastraba el equipo con Antonio Mohamed y otras circunstancias que afectaron a la hora de intentar definir el estilo que quería imponer en el Celta, como la lesión de Iago Aspas o los continuos rumores sobre salidas que azotaron al equipo durante todo el mes de enero. Ni la buena relación con el vestuario, que lo salvó de la hoguera en más de una ocasión, ha evitado el cese del portugués.


¿QUE ESPERAR DE FRAN ESCRIBÁ?

A rey muerto, rey puesto, y Fran Escribá, aunque en un primer momento diversas fuentes situaban a Michel como nuevo adiestrador del equipo gallego, llega a Vigo con la hercúlea tarea de reconducir una nave perdida en un mar de dudas en las 12 jornadas que quedan hasta que La Liga eche el cierre.


Con Escribá en el banco, lo único que no se negocia es el esfuerzo. De carácter duro, el valenciano exige a sus jugadores se dejen la piel en cada jugada. Ese es el cometido del nuevo almirante del buque celtiña, que mirará por lograr el objetivo de la victoria sin atender al cómo, algo por lo que había apostado la dirección olívica desde la contratación de Luis Enrique.


Con un estilo pragmático, desde el consejo celeste han considerado que lo que necesitan ahora son resultados, por lo que han dejado de lado los experimentos hasta junio. Es probable que el nuevo inquilino del banquillo de Balaidos apueste por la propuesta conservadora que planteó Cardoso en sus últimos servicios como técnico, con un esquema de cinco defensas, aunque en ambos casos el resultado fue francamente decepcionante, si bien el sistema más reconocible de Escribá es el 4-4-2, con las líneas del centro del campo y la defensa muy juntas para torpedear la circulación de balón del contrario.


UNA TRAYECTORIA IRREGULAR.

Fran Escribá creció a la sombra de Quique Sánchez Flores e inició su carrera en solitario en las filas del Elche. En el Martínez Valero lideró al cuadro ilicitano y consiguió el ascenso a Primera, alzando el campeonato de Segunda División. En Primera mantuvo al equipo franjiverde en la élite durante dos temporadas, pero los alicantinos perdieron la categoría en los despachos, a pesar de que consiguió la permanencia en el campo en ambos cursos.


Con todo, sus últimas experiencias en los banquillos no son nada halagüeñas. En su segunda experiencia en solitario regresó a Getafe, donde había estado como segundo de Quique Sánchez Flores. Pero con el cuadro azulón solo duró 32 partidos el año del descenso a Segunda.


Con el Villarreal el valenciano logró un meritorio 5º puesto en su primera temporada en el Estadio de la Cerámica, pero el segundo curso naufragó en septiembre y cayó destituido en la Jornada 6. Así, Escriba siempre dispuso de tiempo para poder crear un proyecto y nunca se vio en una situación como esta, en la que el encargo es salvar a un equipo cuando ya se ha jugado dos tercios del campeonato. Es la tercera y última bala del Celta para no caer al pozo de la categoría de plata. Esperemos que no sea un disparo en la sien. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress