​Para todas, todo

Paula Quinteiro Araújo
Diputada en el Parlamento de Galicia

Paula Quinteiro Araújo (Vigo, 1990) es diplomada en enfermería por la universidad de su ciudad natal. Trabajó como enfermera en el SERGAS. Desde 2016, es diputada de En Marea en el Parlamento de Galicia. Milita en la corriente de Anticapitalistas Galiza, que participa en Podemos Galicia.

Que el 8 de Marzo del 2018 fue un éxito es algo indiscutible. Un año después, tampoco tenemos ninguna duda de que nuestra fuerza en la calle volverá a ser imparable.


Tenemos que aprovechar esta oportunidad, de nosotras depende, para superar los riesgos de involución y retroceso que aún percibimos y sufrimos a diario. El machismo que, nunca se fue, pretende arrinconarnos en posiciones defensivas y conformistas, pero los derechos conquistados no son fruto de la benevolencia del progreso lineal, o de la emancipación de los “tiempos modernos”. Son fruto de la lucha de tantas que nos precedieron, una pelea que no puede finalizar si sabemos lo que nos jugamos. Nos lo jugamos todo: nuestro tiempo, el nuestro cuertpo y nuestras propia vidas, enajenadas y mercantilizadas hasta el extremo en la habilmente disfrazada distopía neoliberal.


Nos cansamos de décadas de silencio y de naturalización de nuestro malestar y de nuestro dolor. Somos millares las mujeres dispuestas a cambiar por completo la manera de relacionarse y entender la vida, resueltas a no pararse en el principio del camino.


Ese principio del camino que habla de la necesidad de repartir los cuidados, pero sin cuestionar demasiado la responsabilidad y la carga mental que recaen sobre las mujeres, fronte al “ misericordioso” y “casi heroico” acto de la participación masculina en el reparto de estas tareas, alrededor de las cuales siguen existiendo múltiples perjuicios de género.


Uno de los éxitos del pasado 8 de Marzo fue la visibilización de estas realidades ocultas. Extraerlas del ámbito privado para dar cuentas del entramado estructural de opresiones que se encuentra detrás de cada una de ellas, y que no podemos aceptar cómo algo natural.


Estos cuestionamentos, que provocaron la activación y el posicionamiento de buena parte de la sociedad, también hicieron cambiar algunas posturas precedentes, al menos en el plano discursivo. De hecho, el giro de partidos reaccionarios como el PP y Ciudadanos no se hizo esperar. Resultado de una conquista paciente de la hegemonía por parte del movimiento, las críticas de las semanas previas dieron paso a un intento de banalización y cooptación nada disimulado por parte de estos.


Por otra parte, la confusión habitual con la que la derecha recibe las movilizaciones contestatarias, alimenta sus intentos de apropiarse de nuestras reivindicaciones con dosis extremas de manipulación, al tiempo que endurecen sus ataques, moviéndose en un equilibrio precario entre lo reaccionario de sus ideas y loo portunista de sus discursos: 'somos feministas’, dicen, justo antes de añadirle al feminismo el apellido de turno que lo vacía de contenido.


Para nosotros, el 8 de Marzo no es un ritual, es una fecha en la que luchar y celebrar, en la que rearmarse y coger impulso para pelar por vidas vivibles, libres y felices.


Y este es un camino que hacemos juntas, hacia la emancipación, que nunca será un placer solitario, pues sabemos que nuestra mejor arma está en el pensar y actuar colectivo.


Hacemos huelga por nosotros mismas y por todas las que la harían pero no pueden. Paramos porque lo queremos todo para todas!



Huelga feminista

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress