​Alianzas feministas

Vera Hermida
Secretaria de Feminismos Interseccional de Podemos Galicia

Un artículo escrito en colaboración entre: Rocío Fraga (Concejal de Igualdad del Ayuntamiento de A Coruña), Ángela Rodríguez (diputada en el Congreso), Luca Chao (diputada en el Parlamento de Galicia) y Verónica Hermida (Secretaria de Feminismos Interseccional de Podemos Galicia).


Un año después de un 8 M histórico que evidenció que la revuelta feminista está en marcha, hace falta hacer balance.


A nosotros los tocan abordar como el 8 M del año pasado transformó nuestro propio espacio político y como nos situamos, feministas que participamos en política, ante esta nueva fecha. La que retos nos enfrentamos, y que supone para nosotros ese no siempre fácil equilibrio entre el activismo y la participación política.


Por un lado, está la cuestión de la participación. Es habitual en los espacios políticos escuchar la queja de que las mujeres participamos poco. Aquí juegan distintos elementos que aborda el feminismo, entre ellos el de la conciliación, y que tienen incidencia real en esa baja participación. Pero el 8 M del 2018 sentó un precedente incontestable sobre la capacidad organizativa y de participación de las mujeres. Se hace necesaria una reflexión sobre los motivos por los cuales los espacios políticos nos resultan tan incómodos a las mujeres, hasta llegar a expulsarnos. Probablemente algo tenga que ver el hecho de que los equilibrios se establezcan en base a relaciones de poder, mientras los espacios feministas sitúan la cooperación como eje fundamental. Precisamos dejar a un lado a autocomplacencia y replantear nuestro espacio de participación, para feminizar primero es necesario  despatriarcalizar.


Además, no debemos obviar que acceder a esos espacios requiere que quien los tiene hegemónicamente ocupados deje sitio, y esto supone un cuestionamento de los propios compañeros respeto a sus privilegios, de este modo no nos encontraremos ante un múltiple esfuerzo para conseguir ese lugar que siempre se nos negó. Tengamos en cuenta que la participación de las mujeres en los espacios políticos no es solo una cuestión de justicia irrenunciable, de democracia, sino también una cuestión de eficiencia.


El feminismo mostró ser capaz de verbalizar aquello que nosotros apenas balbucimos. En política es innegable a importancia de comunicar y, en consecuencia, debatimos con frecuencia sobre la forma de interpelar la esa mayoría social a la que queremos representar. La propuesta feminista “el personal y político”, o su reformulación “poner las vidas en el centro”, supone precisamente eso, incluir y admitirnos a todas las personas como sujetos de la política. ¿Podemos conseguir un consenso mayor que lo de legislar para vivir y ser?. Precisamos poner en valor el contenido de tales consignas y que no se vacíen con un uso inadecuado. Cuando hablamos de poner las vidas en el centro, de los cuidados, o de que el personal es político, tenemos que asumirlo con todas las consecuencias que, a diferencia de otras, sin duda van a mejorar la sociedad. El Grupo Confederal Unidos Podemos acaba de presentar la primera Ley de Libertad Sexual para todas las personas. Este es un ejemplo concreto de hacer política poniendo las vidas en el centro, recogiendo lo que escuchamos en las calles estos años: ya es hora de que el Estado nos crea y dejemos de tener miedo de volver solas la casa por la noche. Es así como las consignas acaban por transformar nuestras vidas, en este caso empujando por construir una nueva cultura sexual en igualdad.


Frente a competición entre los socios de la foto de Colón por ver quien firma el dislate más grande contra las mujeres, nosotros pensamos que el feminismo debe ser una propuesta de futuro. Educación y sanidad públicas y en igualdad para todas y todos en nuestro país. Que el Estado asuma los cuidados, no las mujeres. Que las políticas sean garantía, certeza y seguridad para que nadie quede atrás. La sostenibilidad de la vida, un futuro en común en verde y morado.


Después de un año de marcar la agenda política y mediática, podemos decir que el feminismo tiene entidad política propia. Que hay partidos políticos que nos sentimos interpelados por la propuesta feminista, es innegable. Que hay partidos políticos incómodos ante esa misma propuesta, también. El movimiento feminista fue quien de asumir la iniciativa y las fuerzas políticas tenemos dos opciones: o acompañar al movimiento, o no hacerlo. Y acompañamiento quiere decir precisamente eso, escuchar y respetar la autonomía del movimiento feminista, ofreciéndonos como herramienta que les facilite la aportación de sus demandas a las instituciones. No hay otra manera de hacerlo, pero siempre habrá quien nos quiera confundir, recordemos que no solo venimos del movimiento feminista, somos movimiento feminista. La diversidad de los feminismos viene siendo esto, trabajar hacia un objetivo común con todas las herramientas de las que podamos dotarnos: desde la autonomía con las propias del movimiento, desde las organizaciones políticas con las nuestras, y desde las administraciones, cuando estamos, juntas.


Este 8 de marzo saldremos a las calles mostrando que el éxito del año pasado no fue casualidad, sino continuidad. Que el movimiento feminista lleva décadas trabajando por una transformación social que es lenta, pero imparable, por mucho que se cuestionen derechos que hoy disfrutamos todas. Debemos seguir estableciendo alianzas feministas, puesto que solo así conseguiremos una sociedad en igualdad, de libertad y dignidad para todas las personas.


Y en esta enorme tarea no vamos a dar un paso atrás. El feminismo no es un dique, es la esperanza de que las cosas pueden ser de otro modo.

Este 8 M, tenemos una nueva cita, por todas las mujeres, por todos los derechos, revuelta feminista.



Manifestación feminista en Vigo

Una pasada movilización feminista en Vigo |EP



Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal - Política de Cookies - Configuración de cookies - Consejo editorial - Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE