​(VÍDEO) Así es un invernal domingo de fútbol en Galicia: barro, charcos, tormentas y goles

|

El fútbol entre aficionados en Galicia se juega, muchas veces, en barrizales que aspiran a ser campos de fútbol.




"De las cosas que no son importantes, el fútbol es la más importante". Esa frase acuñada por Jorge Valdano cobra especial sentido cada fin de semana lejos de los focos de los grande estadios o de las retransmisiones televisivas. El fútbol de los que viven el fútbol y sienten un respeto reverencial por este deporte se juega en los campos de arena y barro, los que se podrían llamar "de toda la vida" y en donde cabecear o no un Mikasa puede marcar la diferencia entre saberse la tabla del 4 o no.


En este fin de semana de lluvia y viento en toda Galicia en el que pocos gallegos se atrevieron a salir de casa, un grupo de valientes sí desafiaron a las condiciones atmosféricas por una pasión conjunta: el fútbol. La prueba de ello son los jugadores del Palmeira y Xuventude Aguiño, que hicieron rico al dueño de la tintorería de Ribeira encargado de limpiar los uniformes de ambos conjuntos después de finalizar el derbi ribeirense.


El 1-1 final no fue suficiente premio para los jugadores, que como se puede ver en el vídeo de 'O fútbol da Terra' pelearon cada balón dividido en un verdadero barrizal. Además de los jugadores, son dignos de elogio los desplazados al Ventín, feudo del Palmeira, y los colegiados, que tampoco tuvieron un partido fácil entre tanto charco.


El de Palmeira solo es uno de los siete partidos que se disputaron en el Grupo 5 de la Tercera gallega. Una tercera con catorce grupos, con más de 10 equipos por grupo. Más de un centenar de partidos se celebraron en unas condiciones muy parecidas a las del choque entre los dos conjuntos ribeirenses, lo que debería hacernos reflexionar sobre qué lleva a todos esos futbolistas, aficionados, árbitros y demás personas que componen el fútbol a abandonar la comodidad del hogar un domingo de invierno para ponerse de barro hasta las orejas y el mérito que tienen por dejarse el alma en cada jugada por el bocata postpartido.  





Para explicar qué lleva a estos futbolistas amateurs a bregarse domingo sí domingo también en barrizales hay que volver a las frase de fútbol y recurrir a Bill Shankly, seguramente uno de las lenguas más afiladas de la historia del fútbol -y bien lo saben los hinchas del Everton con algunas de sus perlas como "Si el Everton jugara en el jardín de mi casa, correría las cortinas" o  "Esta ciudad tiene dos grandes equipos: el Liverpool y el equipo reserva del Liverpool"-, el hombre que mejor definió lo que sienten los aficionados y futbolistas cada vez que se enfundan las botas de tacos: "Algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso". Más importante que las tintorerías, desde luego. 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress