​La política española ¿mercadería o teatro?

Carmen P. Flores

Desde hace muchos siglos, hay quien ha considerado la política como un gran teatro en el que sus actores interpretan un papel delante del publico que asiste complacido al espectáculo. Otros justifican que la política es un gran mercado donde se compran y venden productos al mejor postor. Creo que las dos -hay más definiciones- no son incompatibles, sino complementarias, porque los políticos actúan y además existe el mercadeo de votos para alcanzar los objetivos sin impórtales muchas veces la ética, ni el compromiso con sus votantes. “Vive de la política como profesión quien trata de hacer de ella una fuente duradera de ingresos”, ¿Tendría razón Max Weber con esta afirmación?.



El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante el Congreso de Vistalegre II en 2017




 Los giros políticos del gobierno y los partidos se han visto de nuevo con el cambio de opinión de ERC respecto a la nueva prorroga del estado de alarma por el coronavirus. Si en la anterior votación de prórroga, los republicanos muy enfadados con el gobierno votaron en contra, ahora, ante la última prorroga, según el presidente del gobierno, ERC se abstendrá como gesto de buena “voluntad”.  La buena voluntad se traduce a “cambio “de varias concesiones, entre ellas el retorno de la Mesa de Dialogo. Nada es gratis, ni siquiera la salud de las personas-bien común- que debería estar por encima de los intereses particulares de los partidos.  El mercadeo se ha convertido en una de las prioridades del gobierno y las formaciones políticas: unos para seguir gobernando sin importarle el coste y otros para sacar rentabilidad a sus votos.


Lo preocupante del tema es que, con las concesiones del gobierno, se abre una brecha entre comunidades autónoma, las que se ven beneficiadas por el apoyo de algún grupo político a las propuestas del gobierno y las que se quedan mirando a Pontevedra sin entender nada. Estas jugadas mercantilistas están precipitando más la España asimétrica que genera desigualdades ¿es comprensible que esto lo propicie partidos que se dicen de izquierdas?, pues parece ser que sí.


 Afirmaba Weber que “desde la aparición del Estado constitucional y más completamente desde la instauración de la democracia, el demagogo es la figura típica del jefe político en occidente”.  


¿El demagogo tiene ideología concreta?, está demostrado que si , aunque como afirma el escritor Jorge Gonzalez Moore, “el progreso, la justicia y la seguridad, si bien son bienes políticos, lejos son de ser propiedad de un partido. Usualmente son los partidos demagogos quienes demanda su autoría”.


Más de un analista piensan que la demagogia es una degeneración de la democracia, pese a que los políticos demagogos llegan a sus cargos a través de las urnas. La elección de los candidatos, no lo son por su programa electoral, sino por conseguir activar algún tipo de sentimiento en sus votantes. Ello quiere decir que su elección no es racional.


La demagogia es el arma  que siguen utilizando los electos  para convence a la ciudadanía que sus acciones van  encaminadas a mejora la vida de las personas, porque ellos son los auténticos representantes en esta democracia  representativa en la cual se toman más atribuciones de las debidas  Quizás ya toca  dejar paso  a la democracia directa, donde las personas tienen una participación  activa, ¿es la hora de la democracia social?. “Si las personas supieran cuán poco cerebro gobierna el mundo, morirían de miedo".  Es lo que solía decir el premio Nobel de literatura, el yugoslavo Ivo Andric .

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress