​“Las goticas milagrosas” del dictador Maduro

Carmen P. Flores

Lo que no consiga el “revolucionario” Nicolas Maduro, presidente de Venezuela, no lo consigue nadie en el globo terráqueo, y me atrevo a decir en el universo. No pasa semana que no haga o diga algunas de sus muchas “genialidades”, cuando descansa de ordenar detenciones de aquellas personas que no piensan como él. La uniformidad, el discurso único  y la capacidad que tiene para que más de 6 millones de venezolanos abandonen con lo puesto su pais. Todo un chiste que solo le hace gracia a él.


El president de Veneçuela, Nicolás Maduro, en les eleccions legislatives de Veneçuela, el 6 de desembre del 2020

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro / (EP)


La penultima actuación ha tenido lugar este pasado domingo cuando en una comparecencia televisiva, Maduro ha explicado con sus habituales aspavientos que han encontrado la receta mágica para hacerle frente a la pandemia que sufre todo el mundo: “diez goticas debajo de la lengua cada cuatros horas y el milagro se hace. Es un poderoso antiviral, que neutraliza al coronavirus. ¡De Venezuela para el mundo!” Así lo anunciaba y se quedaba mirando a Suiza. 


Después de este anuncio milagroso con sello bolivariano, el mundo se ha quedado con la boca abierta, ha enmudecido ante tales afirmaciones del mayor científico del mundo que también es Maduro. Por cierto, las cifras de contagios y muertes en este país nada tienen que ver con las cifras que facilita el gobierno, que cifran en 1.148 personas, mientras que el parlamento legítimo y los expertos triplican esa cantidad.  Solo en la última semana han fallecido 154 médicos y tres enfermeras, con lo que se elevan a 411 las muertes del personal sanitario. Lo que representa el 33% de los fallecidos totales. No hay país en el mundo que cuente con un porcentaje tan alto como este.


La Organización Panamericana de la Salud (OPS) envió a Venezuela 300.000 pruebas PCR y el gobierno interino de Juan Guaidó aportó 24 equipos que no han sido utilizados. Una situación que los organismos no entienden dada la gravísima situación sanitaría -entre otras muchas- que está viviendo el país.


Ante el anuncio de las “goticas milagrosas”, la comunidad científica -la poca que queda en el país- dijo que “todo es un cuento. Los medicamentos deben pasar por el rigor del método científico. Le falta mucho a este medicamento para poder recomendarse porque no tiene rigor”. Y para rizar más el rizo en la transparencia presidencial, se desconoce el autor del “invento” milagroso.


Maduro ha encargado a su mano derecha, la conocida Delcy Rodríguez, que hable con los representantes de la OMS para que certifiquen el producto.


El presidente bolivariano presentaba mundialmente las “goticas milagrosas” con la inestimable ayuda de su hijo -todo queda en familia- para dar la impresión de la gran preocupación del mandatario por su ciudadanía, si bien se olvidó de explicar que los altos jerarcas chavistas van al hospital de Fuerte Tiuna con todo tipo de comodidades y medicamentos. Abundantes. No hay escasez para ellos. Mientras que para la mayoría de los venezolanos, cuando acuden a los centros de salud, la palabra más escuchada es no hay material, solo médicos y enfermeras que dan la cara y que se avergüenzan de la situación que están viviendo.


Mientras, según publica el diario ‘La prensa de Lara’, las medicinas para una afección grave cuestan 1.700 dólares americanos y para una leve, 44 dólares. Hay que recordar que el salario mínimo en Venezuela no llega al dólar. Solo una ínfima parte de la población puede acceder a los tratamientos privados. 


El país de Maduro va a la cola en la realización de pruebas PCR. Mientras el dictador presenta las “goticas milagrosas” y promete que en abril comenzará la campaña con la vacuna rusa Sputnik.


Si no fuera porque el tema es lo suficientemente grave, están en juego miles de vidas, el anuncio televisivo de “las goticas milagrosas” sería realmente de chiste malo, contado por alguien que lleva en su espalda -no en su conciencia- miles de muertes, millones de exiliados y que lo único que ama y defiende es el dinero y a su familia.  


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress