Policías locales luchando contra la Covid con pocos medios, ni siquiera una lista de vecinos en cuarentena

La Unión Galega de Policías Localis (UGPOL), gobiernos locales y cuerpos de policía atienden a Galiciapress para informar hasta qué punto la ausencia de policías está lastrando la vida y la economía del país.




|

Galicia padece, en su conjunto, un acuciante déficit de agentes de Policía Local. Los cuerpos de muchos concellos están en mínimos históricos, lo que ha llevado a no pocos gobiernos municipales a cancelar algunos servicios. 


La Unión Galega de Policías Localis (UGPOL), gobiernos locales y cuerpos de policía atienden a Galiciapress para informar hasta qué punto la ausencia de policías está lastrando la vida y la economía del país.


En esta segunda entrega, analizaremos los problemas que se encuentran los agentes a la hora de hacer cumplir las restricciones cuando no disponen de los suficientes medios para las mismas. Sin apenas recursos tecnológicos (algunos municipios directamente sin patrullas) los locales luchan contra la pandemia mientras aguardan con incertidumbre a ser vacunados este marzo, algo que todavía no está muy claro.   


Varios de los agentes de la Policía Local realizando un control de movilidad en la salida de Santiago de Compostela hacia la carretera de Ourense, en el barrio de Castiñeiriño, en Santiago de Compo

Agentes de la Policía Local de Santiago en una imagen de archivo | Foto: EP


La pandemia, difícil de gestionar por sí sola, se vuelve ingobernable para muchos municipios gallegos. La falta de recursos obliga a los concellos gallegos a reducir servicios mientras todos redoblan esfuerzos para intentar mantener el tipo en un contexto en el que se multiplican las restricciones y, por lo tanto, los campos de actuación de las autoridades. Las plantillas de la Policía Local en Galicia, tremendamente mermadas, se enfrentan al coronavirus con pocos medios, totalmente obsoletas en el plano tecnológico pero obligadoa a formarse en una realidad cambiante.


La Unión Galega de Policías Locais (UGPOL) señala que esta crisis sanitaria ha tenido dos efectos claros en el día a día de los agentes. En primer lugar, ha bajado el número de servicios habituales como son casos de delincuencia, accidentes o dirección del tráfico, normas administrativas...


Todo esto es consecuencia de las restricciones, el confinamiento o el toque de queda que impiden la movilidad y consecuentemente reduce el número de sucesos. Así, en la provincia de Lugo, por ejemplo, la delincuencia se redujo casi un 10% en el último año a raíz de la pandemia.


Sin embargo, en este escenario, como advierten desde UGPOL, “se ha añadido un nuevo horizonte de trabajo con las normas Covid”. “El cambio que ello ha provocado es una adaptación a los protocolos de autoprotección y una formación constante y al minuto de todos los cambios normativos, lo que supone un gran esfuerzo de mantenerse actualizado absolutamente en cualquier norma Covid, afecte al sector que afecte, pues somos el punto de información diaria a la población”, reconoce la plataforma.


De hecho, con el levatamiento progresivo de las restricciones, la Xunta de Galicia ha puesto una nueva tarea sobre los hombros de la Policía Local gallega: velar por el cumplimiento de las distancias y aforos en la hostelería con visitas periódicas en aquellos municipios con más de tres efectivos de Policía Local y de hasta 20.000 habitantes deberán realizar dos visitas semanales por local de hostelería. Los que sobrepasen los 20.000 vecinos añadirán, a mayores, vigilancia especial durante el fin de semana.


UNA LEY “ENDOGÁMICA”

Los motivos para explicar este déficit de plantilla, que UGPOL cifra en torno al 10% y en aumento, son muchos. Un factor sin duda capital para explicar tantas ausencias fue la aprobación de la jubilación anticipada a los 59 años de edad que abrió la puerta a la salida de muchos agentes sin que estos cuenten con un recambio inmediato, dejando a muchas plantillas, aunque rejuvenecidas, cojas.

“Nuestra ley es tan endogámica que no permite a los jóvenes ascender ni permite el acceso a ninguna categoría de mando desde una oposición libre


Un rejuvenecimiento que no se nota en todo el organigrama, ya que el mando sigue envejecido. “Nuestra ley es tan endogámica que no permite a los jóvenes ascender ni permite el acceso a ninguna categoría de mando desde una oposición libre para quién demuestre conocimientos y aptitudes; una pena cuando sí se permite en otras Policías Locales de España , en las Policías Autonómicas y en las Policías Estatales”, critica UGPOL.


INVERSIÓN CERO EN TECNOLOGÍA

Tal vez sea en el apartado de los medios donde encontramos más disparidad, ya que en lo referido a medios tradicionales desde el colectivo argumentan que “no hay mucha queja”, pero es el apartado tecnológico donde encontramos una obsolescencia “muy frustrante”.


“En 2021 hay plantillas que no tienen acceso a datos de vehículos o conductores desde un simple Smartphone o Tablet, nadie tiene acceso al registro de personas del municipio con orden de cuarentena domiciliaria por positivo Covid, no se ha invertido en un programa informático de gestión policial integral y conjunto, o no se adquieren cámaras para poder grabar aquellas intervenciones que tienen un recorrido judicial y donde las imágenes y sonidos pueden ser esenciales”, detallan, a la vez que ponen de ejemplo en este último caso intervenciones en casos como violencia de género, donde los testimonios pueden ser cruciales.


Además, la conocida como “policía de balcón” también ha disparado el número de denuncias en algunas localidades. UGPOL pone en valor la colaboración ciudadana y recuerda que la polícía ciudadana “siempre existió y debe existir”, pero reconoce que al arrastras tantas carencias en el plano tecnológico se complica un poco su labor. “Quizá podemos afirmar que se echa de menos que se genere un aplicativo informático que canalice y promueva la denuncia ciudadana y la interacción instantánea con cada alerta, aviso o incluso duda”.


Desde la Policía Local de Vilagarcía de Arousa refrendan esta tesis: “Diariamente hay una gran cantidad de requerimientos y denuncias verbales de los vecinos, así como consultas sobre dudas al respeto de la normativa, que generan una carga de trabajo extra que en algunos momento llegó a superar las posibilidades del servicio común”. Este tipo de denuncias que ponen el foco sobre el comportamiento “irregular” de algunos vecinos se ha disparado, hasta el punto de que en Pontevedra son seis las llamadas diarias de este tipo y en Vigo llegaron a saturar al 092.


A mayores, UGPOL enumera “casos anecdóticos y dignos de judicalizar”, como el hecho de que Verín no disponga de coche patrulla o que los policías de O Rosal no tengan armas por la negativa de la alcaldesa del municipio a dotarlos de las mismas, “hechos que están siendo investigados judicialmente por prevaricación”, como apunta UGPOL. También los propios agentes de la Policía Local de A Coruña denuncian el estado de sus patrullas y que al menos siete vehículos llevan varios meses con la ITV caducada. 



JEFES DE POLÍCIA QUE NO SON TAL

Con todo, desde UGPOL subrayan que este problema de falta de agentes no es exclusivo de la comunidad gallega, si bien es más acuciante si lo comparamos con otras Comunidades Autónomas. “No se han dimensionado las plantillas a lo que cada municipio demanda; sin embargo en Comunidades como Valencia, Murcia, Cataluña, Andalucía o Madrid, la ratio de Policía Local por habitante es mucho más alta, incluso el doble que en Galicia”, avanzan.


En ese sentido, en la escala de mando es donde vemos más diferencias, ya que en Galicia, de siete categorías, “solo se convocan plaza para las dos primeras”, lo que provoca desajustes que apreciamos en ciudades como Pontevedra, Ferrol, Lugo o incluso en la capital gallega. “Ejerce de Jefe un Inspector Principal, que es escala Ejecutiva, cuando debería ser de la Escala Técnica o Superior por imperativo de la Ley propia de Galicia”, comenta la organización.


“Se vienen conformando las plantillas con lo básico, tanto a nivel de mando como de policías, donde ya son muchos los municipios que vulneran la Ley para contratar auxiliares en vez de cubrir sus plazas vacantes de Policía y dar opción a miles de opositores, que los hay, a obtener un trabajo vocacional y profesional que garantice, en parte, una carrera profesional y cierta estabilidad familiar”, lamentan desde UGPOL, que ya lanzó la propuesta para que se impida la contratación de auxiliares en las plantillas con vacantes sin ofertar.


SER CONSIDERADOS PROFESIONALES DE ALTO RIESGO PARA VACUNARSE EN MARZO

A esto, hay que añadir los riesgos existentes durante la pandemia, ya que el contacto con la población es inevitable durante las acutaciones policiales, “en ocasiones con un mayor aumento si la intervención es sobre la desobediencia de las propias normas sociales de protección y prevención”. Pese a todo, son los propios agentes los encargados de la desinfección del uniforme y no gozan de protocolos especiales ni de test regulares.


Con el contagio a la vuelta de la esquina en cada operación, muchas han sido las voces que han reclamado una posición preferente en las campañas de vacunación para las fuerzas del orden. A renglón seguido, muchas plantillas se encuentran diezmadas por tener a sus agentes de baja por coronavirus.



UGPOL reclamó en su día no ser un grupo preferente, “pues no es que tengamos un índice de contagios superior a otros colectivos”, sino que se incluya a la Policía Local a la misma altura de otras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en lo que se refiere al turno de vacunación como profesionales de alto riesgo. “Nunca hemos querido posicionarnos preferentemente a otros colectivos de diferente naturaleza”, inciden mientras esperan turno para ser vacunados este marzo junto con el resto de fuerzas del orden.   

relacionada "Municipios sin ley" en Galicia: un solo policía local para miles de vecinos en plena pandemia
relacionada Dos controles a la semana para bares y restaurantes y amenaza de ser precintados si registran incumplimientos

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE