Negacionismos y negacionistas

Xosé María Dios Diz
Médico especialista de Atención Primaria de Outes.

Médico especialista de Atención Primaria de Outes. Plataforma SOS Sanidade Pública.

“Mais aínda seguimos aquí, a aturar tempestades de sal, 

resistindo a violencia de mans desas serpes e cans que nos queren calar”.

SÉS: A Coruña, 1982. Tempestades de Sal.


Llevamos un año depesadilla a consecuencia de la pandemia de la COVID-19. En este tiempo, sucedieron muchas cosas, entre ellas 2.1700.000 muertes en el mundo, 80.000 en el estado español y 2.300 en la Galicia. Infectados 118 millones de personas. El 45% de los fallecidos lo fueron en Residencias de Mayores (verdaderas “ ratoneras” para la gente interna en estos centros, casi todos en manos de entidades privadas, fondos buitre y la Iglesia). Y seguimos padeciendo una enfermedad muy peligrosa, que la medicina, basada en la evidencia, pone de manifiesto día a día; sabemos mucho más de ella y que es muy difícil de rebatir con teorías conspiranoicas, muchas veces alejadas de la realidad.


El Negacionismo hace una distorsión ilegítima del registro histórico, para provocar que el que lo promueve se beneficie con teorías más favorables o desfavorables, con respeto a la evidencia. En principio, tenía como principal tema el Holocausto de los nazis, luego el Cambio Climático y ahora la Pandemia de la COVID-19. Lo complementa la propaganda que apela a las emociones para promover un punto de vista diferente al de la evidencia científica. En la misma línea, el Revisionismo Histórico, la Guerra de la Información, la Disonancia cognitiva, las Fake News, el Doblepensar, etc.


Entendemos por Negacionista cuando las personas eligen negar la realidad para evadir una verdad incómoda. Según Paul O' Shea, es “el rechazo a aceptar una realidad empíricamente verificable. Es, en esencia, un acto irracional que retiene la validación de una experiencia o evidencia históricas".


En inglés, Denialism (Negacionismo) desde el punto de vista de la psicología del comportamiento humano, es “la elección que tiene una persona para negar la realidad como una manera de evitar una verdad psicologicamente incómoda”.


Tenemosnegacionistas muy “famosos”, que dejan huella, sobre todo en la gente joven: Miguel Bosé, Alaska, Ouka Leele, Andrea Bocelli, Ana Arias, Donald Trump o Jair Bolsonaro; son algons de los que dudan de la veracidad de la pandemia y alientan teorías conspirativas que, por desgracia, están trayendo muy malas consecuencias, aparte de irresponsabilidad; no entendemos cómo las Fiscalías de los países no actúan con toda la contundencia de la que son capaces y que les permite la ley, para evitar este desastre de proporciones épicas.


Pero tenemos otra gente: Toni Braxton, Robert de Niro, Lisa Bonet, Miranda Makaroff, Alicia Silverstone, Rob Schneider, JimCarrey, Novak Djokovic... que también ponen en entredicho la efectividad de las vacunas. ¡El mal del negacionismo se corrige leyendo!


Los negacionistas no son un grupo uniforme. No es lo mismo una madre que rechaza las vacunas para sus hijos que alguien que conscientemente difunde esa información manipulada por motivos ideológicos o de otro tipo.


El Negacionismo es desinformación. Son las Fake News, las que mucha gente está interesada en difundir y “captar” personajes para su causa. Evidentemente, estas acciones tienen repercusiones, incluso con muertos por acción o por omisión de la realidad científica. Sí nos fijamos en los grandes medios de comunicación, cuanta más información dan... ¡más desinformada está la gente!


El Negacionismo Conspiranóico tiene que ser rebatido con la evidencia científica, aunque pensemos que es de perogrullo lo que nosotros sabemos que es real, y que es una solemne tontería lo que se está rebatiendo de forma contraria a la realidad; y ésta no puede ser puesta en entredicho por las personas que tienen la capacidad de velar por la verdad y, así, tenemos que saber explicarla de la forma más racional sí cabe, para que los que no creen en la realidad científica no busquen los réditos sociales, políticos y económicos que lleva consigo tener adeptos a una causa no real.


En nuestra mano está tener la capacidad de dar explicaciones veraces y en las manos de los gobiernos la de ser líderes de opinión que verdad científica, explicada de forma que la gente se sienta segura.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress