Indultos y convivencia democrática

Manoel Barbeitos
Economista

No me cabe la menor duda de que si finalmente el gobierno español de turno (PSOE/ UP) toma la sabia medida de indultar a los políticos catalanes presos por el procés será una decisión justa, necesaria y oportuna. 


Una decisión justa porque vendrá a reparar en parte los daños políticos provocados por los abusos que el poder judicial español (Tribunal Constitucional, Tribunal Supremo) viene cometiendo en los últimos años con el pueblo de Catalunya. Abusos que tuvieron su máxima expresión en las sentencias sobre la reforma del Estatuto de Autonomía de 2006 y sobre el Procés. Recordemos que, por caso, la sentencia del T. C., declarando inconstitucionales 14 artículos, supuso un auténtico varapalo jurídico y político a un Estatuto, que tanto había sido aprobado por el Parlamento Catalán como legitimado por un Referéndum popular. Por su parte, el Tribunal Supremo sentenciaría a penas entre 9 y 13 años a nueve dirigentes políticos catalanes acusados, nada más y nada menos, que de sedición y malversación. Dos decisiones judiciales que serían fuertemente criticadas, por su vulneración de derechos fundamentales, tanto por expertos juristas españoles con una trayectoria democrática intachable como por autoridades judiciales europeas (TJUE, TEDH), que abrirían hondas heridas en la sociedad civil catalana y que además de cuestionar la independencia del poder judicial español servirían para alimentar las tesis independentistas: entre las elecciones autonómicas del 2006 y las de 2021 lo que podemos llamar "voto independentista" ascendió del 9,7% al 51% de los votos emitidos.


Una decisión necesaria porque si el actual gobierno español (PSOE/UP) quiere finalizar la presente legislatura tiene que seguir contando con el apoyo de las fuerzas políticas que tanto le facilitaron el triunfo en la moción de censura como la posterior gobernabilidad. Partidos políticos entre los que se encuentran aquellos que tienen dirigentes encadenados (JxCat, ERC) y que reclaman su libertad. Una libertad que también defienden y reclaman la práctica totalidad de las fuerzas políticas que forman la mayoría parlamentaria que sustenta el gobierno pero que no será posible de mantenerla sin conceder los indultos.


Una decisión oportuna porque las últimas elecciones catalanas (14 febrero 2021) pusieron en evidencia cambios interesantes en el escenario político catalán. Cambios que parecen premiar a los partidos y a los dirigentes políticos que optan más por el diálogo que por la confrontación con el gobierno español como, por caso, así puso en evidencia el nuevo presidente de la Generalitat, el señor Pere Aragonés, con sus últimas declaraciones.


La posición beligerante frente a los indultos por parte de las derechas españolas (PP, Cs y VOX) tiene una cierta lógica aunque también esconde riesgos para la misma, muy especialmente para su partido mayoritario (PP). Tiene la lógica de una estrategia de permanente confrontación política que los resultados de las últimas elecciones autonómicas madrileñas parecen avalar. También la de tapar el barullo provocado por los continuos frentes judiciales abiertos al PP (Partido Popular) con motivo de sus incontables casos de corrupción en los que aparecen imputados un cada vez mayor número de dirigentes y directivos populares. Finalmente, la lógica de pensar que montados en el caballo del apóstol ("Santiago y cierra España") obtendrán mejores resultados electorales. Pero tiene sus riesgos, por que si analizamos los últimos resultados electorales obtenidos por el Partido Popular (PP) en Catalunya y el País Vasco observamos como este partido corre el riesgo de convertirse en extraparlamentario en las dos comunidades. En tal caso, ¿cómo piensan gobernar España?


A pesar de eso, y contra toda lógica, los mayores enemigos a la concesión de los indultos pueden estar en el interior del PSOE. En una vieja guardia que no parece ser quien ni de "perdonarle" a Pedro Sánchez y sus apoyos que los habían derrotado democráticamente en las batallas internas ni de entender que su tiempo político ya pasó, por lo que deberían dar un paso atrás y dejar que las nuevas generaciones gobiernen y dirijan el partido como asi quiere la mayoría de los militantes y simpatizantes del mismo.


Esperemos que tanto Pedro Sánchez como su gobierno (PSOE/UP), a pesar del barullo levantado por los contrarios, tomen una decisión que según las encuestas más fiables tiene una buena acogida ciudadana. Una mayoría ciudadana que tanto entiende que los indultos ayudarán a avanzar en la convivencia democrática y pacífica entre los pueblos de España como también sabe que no tomar esa decisión sería un suicidio para este gobierno.


Dejo a la opinión de los juristas lo de si una amnistía, que precisa de aprobación parlamentaria, sería mejor que un indulto, para lo cual basta con una decisión gubernamental.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress