Dolor y respeto en la gran familia automovilística

Antón Alonso

Alerta: esta crónica, quiere ser un homenaje a quienes han muerto en la prueba de Carral, a los heridos y a todos aquellos que nos gusta el automovilismo en todas sus facetas.


Allá por los años 80, mi apreciado y recordado Manuel Losada García, catedrático de Ferrocarriles de la Escuela de Ingenieros de Caminos en Madrid y autor del primer proyecto del AVE a Andalucía, me comentaba hablando del automóvil: “es un arma de matar muy peligrosa, pero a pesar de ello estamos dispuestos a dar la vida por usarlo”, un poco incrédulo le pregunté ¿Cómo dices? Fíjate la gente que muere a diario en accidentes de automóvil, pero la humanidad ya no renunciará a él, a pesar de que puede perder la vida”, me sentencio.


"No parecía una zona peligrosa, la gente estaba sentada en las vallas y la cuneta. Ha sido una desgracia".(6 muertos y 16 heridos). Leí en "El País" estas palabras del alcalde de Carral (A Coruña), aunque, por desgracia ya sean 7 los muertos, sin contar los no natos.


Una tragedia, ciertamente, en estas competiciones automovilísticas de muy alto riesgo, que no podemos dejar de tener presente.


¿En las vallas?.¿En la cuneta?. ¿Son los lugares idóneos para garantizar la seguridad?. ¿Se plantearán los espectadores estas preguntas cuando se asomen a la próxima competición? ¿Considerarán que más valdría prevenir y estar alejados de las cunetas?. ¿Servirá de algo todo este inmenso caudal de dolor que nació en Carral?


Ser de Ourense, vecino de la calle Progreso, del portal contiguo al de Estanislao Reverter, testigo tantas veces, de cómo arreglaba su Gogomovil, en plena calle, seguidor y amigo de José Pavón o “Peitos”, referentes, entre tantos pilotos como da esta tierra, imprime carácter y afición, lo que me llevó a hacer mis pinitos en los rallys,  a mediados de los años 70, como federado en la Peña Motorista de Vizcaya, nunca tuve ningún accidente, al volante de mi Simca Rally, pero si como copiloto, de un Alpine, en una subida a Archanda, en Bilbao del año 1978, lo que hizo que me volviera, hasta la actualidad, estrictamente respetuoso con las medidas de seguridad y quienes las dictan o hacen cumplir, tanto en mi condición de piloto como espectador.


Como aficionado y amigo de responsables de Escuderías y miembros de la Federación Gallega de Automovilismo, entre los que se encuentra su Presidente, Iván Corral, verdadero apóstol de la seguridad hasta en la prueba más pequeña, he sido testigo de cómo les ha afectado, y como al día de hoy aún no se han repuesto del impacto emocional causado por este desgraciado suceso del pasado sábado, como si de su propia familia se tratase, y esto créanme no es un tópico.


Esta afición, me ha llevado a compartir horas con esta gran familia del automovilismo, más recientemente como controlador, en algunas pruebas, sé de los desvelos y prioridad de los organizadores por la seguridad, pero he sido testigo, en ocasiones, que después de señalar debidamente los tramos, recomendar a los aficionados que abandonen las zonas consideradas “como altamente peligrosas”, inmediatamente las vuelven a ocupar, incluso algunas más arriesgadas, cuando los responsables abandonaban el lugar y, alguna vez he escuchado insultos a los que hacen esta labor de velar por la seguridad de los espectadores.


Que nadie se confunda, no me gustaría que hubiese ni un solo herido en este deporte, pero debemos de ser conscientes que tanto pilotos como espectadores, asumen un riesgo, que no debemos olvidar en ningún momento y bajo ninguna circunstancia, ni siquiera en el llamadotramo seguro”, porque la seguridad total no existe.


Leo en diario digital Galiciapress, que “La Federación Internacional de Automovilismo estudiará nuevas medidas de seguridad en los rallys”, bienvenidos sean todos los aportes. Existen distintos modelos para gestionar estas pruebas, por Europa, en algunos se cobra por la asistencia, donde no se puede estar fuera de las zonas estrictamente señaladas, pero como dice mi amigo, Gerardo Armesto Presidente de la Escudería HC Competición, “la mejor norma es: que simplemente se cumplan las que existen, que los espectadores y aficionados, respeten e incluso admiren a los que velan por su seguridad, los vean como salvavidas no como alguien que les impide estar, por fastidiar, en primera línea donde se celebra una prueba tan altamente peligrosa”.


Ahora muchos son los que dan recetas, hasta los “opinadores toderos”, de esos programas de TV, que no ve nadie pero ahí siguen.. arrasando con todo incluso en audiencia, no he escuchado ninguna llamada a la responsabilidad individual.


Reitero, mi más profundo respeto a las víctimas y mi afecto solidario a los familiares, a los que acompaño en su dolor, ya que a todos los que nos gusta el Automovilismo, con la máxima seguridad, somos una gran familia.


Antón Alonso.

09/09/2015

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE