Las malas lecturas políticas

Manoel Barbeitos
Economista

Las malas lecturas políticas llevan siempre a fracasos políticos. En Galicia y en Cataluña tenemos numerosos ejemplos que confirman esta afirmación tan contundente como sucede actualmente con sectores tanto del soberanismo catalán como gallego (no sucede lo mismo en el campo del soberanismo vasco, muy especialmente en el PNV) que vienen haciendo malas lecturas políticas sin que parezcan querer rectificar.


Malas lecturas políticas que derivan de su manía a no querer aceptar que el actual escenario político español no es el mismo que, por caso, el anterior a la moción de censura (2018). Que el gobierno español de turno (PSOE/UP) no se parece en nada al gobierno precedente (PP) sino que, con toda seguridad, sea el gobierno de la democracia menos beligerante con el soberanismo. Estas lecturas llevan a que, por caso, en Galicia a Ana Pontón le pase como a Penélope, que cosía el manto por el día ("ampliar la base social") pero que era descosido (en este caso no por ella, sino por otros) por la noche. Lo mismo parece que le está a suceder a Pere Aragonés y sus compañeros de ERC, que lo que ellos construyen (mesa de diálogo Gobierno español-Govern de Cataluña) otros (JxCat, CUP) tratan de destruir.


Si en Cataluña los efectos negativos de estas malas lecturas parecen evidentes, como por caso se refleja en la importante pérdida de apoyos por parte del soberanismo (640.000 votos entre las elecciones de 2017 y 2021), tanto por cansancio de su electorado  como por el crecer de otras fuerzas por caso el PSC (que fue la fuerza más votada en las últimas elecciones) y VOX, quien apareció en el escenario catalán por primera vez. En Galicia puede pasar, me atrevería a asegurarlo, que el gran impulso que recibió el BNG en las últimas elecciones autonómicas sufra un importante revés en las próximas citas electorales si la señora Ana Pontón y su grupo no son quienes de sacar adelante sus tesis políticas.


En el calendario político español aparecen ahora por delante varios asuntos muy importantes que pondrán en evidencia las lecturas políticas que hace el soberanismo gallego. Me estoy refiriendo a los Presupuestos Públicos para 2022 y a la Financiación autonómica. En el primer caso parece cada vez más probable que el gobierno español de turno (PSOE/UP) consiga de nuevo los apoyos que tuvo en los Presupuestos del 2021, por lo que podrá sacarlos adelante. En este marco, ¿qué decisión tomará el BNG? ¿Seguirá con su manía de que este gobierno español perjudica a Galicia? ¿De que PSOE y PP "la misma mierda es"? Toda vez que su presencia en el Parlamento español es mínima (1 diputado), ¿será consciente de que, entre el electorado gallego, aparecer en el mismo lado del escenario que PP, Cs y Vox le resta más que le suma apoyos? Más aún, ¿que seguir en esa postura le está abriendo la posibilidad a Unidas Podemos (UP) de recuperar parte de los votos perdidos en Galicia? En política con frecuencia un tímido acuerdo es mejor que un desacuerdo entre otras razones porque hace que sea más viable avanzar con nuevos y mejores acuerdos. El escenario político español está, hoy por hoy, muy polarizado entre las derechas y las izquierdas por lo que, por mucho que se intente evitar, si no estás en una orilla estás en la otra, algo que parecen tener muy claro la mayoría de las fuerzas soberanistas (PNV,  Bildu, ERC, Compromis, Más Madrid, Teruel Existe...).


En relación a la financiación autonómica defender para Galicia el mismo sistema que para el País Vasco -el cupo- es un importante error tanto porque las balanzas fiscales son totalmente contrarias -lo que afecta al llamado índice de imputación- cuanto Galicia no está, hoy por hoy, en condiciones de recaudar sus propios tributos. Si los seguidismos en política pueden ser malos cuando las realidades son diferentes tampoco es cierto que se gane más soberanía con ese sistema. El soberanismo gallego debe huir de la batalla política que tanto por parte del PP como por sectores del PSOE enfrentados a Sánchez intentarán de montar con el gobierno español utilizando como arma la financiación autonómica. No debería perder de vista que uno de los presidentes alineados en ese bando (A. Núñez Feijóo) es el mismo que se niega contumazmente a avanzar en la negociación de las transferencias reconocidas por el Estatuto de Autonomía que supondrían avances en la soberanía. No deberían darle más bazas al populismo gallego (PPdeG).

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE