La ciudad deportiva del Celta, piedra angular del futuro del club, entre la ilegalidad y las tretas para regularizarla

En A Sede trabajan para que los fallos judiciales, hasta ahora negativos para el Celta, no tumben la ciudad deportiva y, de rebote, el proyecto 'Galicia Sports 360', la gran baza del club.

 


|

En A Sede trabajan para que los fallos judiciales, hasta ahora negativos para el Celta, no tumben la ciudad deportiva y, de rebote, el proyecto 'Galicia Sports 360', la gran baza del club. 

 

Por ahora los pronunciamientos de la Justicia declaran ilegal la ciudad deportiva. La dirección del Celta y el Concello de Mos trabajan en distintos frentes para normalizar la situación de los terrenos.

 

El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el presidente del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, en Fitur
El vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el presidente del Celta de Vigo, Carlos Mouriño, en Fitur 

El megaproyecto deportivo del Celta de Vigo va mucho más allá de lo que ocurra en el terreno de juego. La proyección del club celeste gira en torno a un espacio futurista concebido no solo para impulsar al equipo de fútbol, sino para ser el centro de alto rendimiento para deportistas de toda la comunidad y referente a nivel europeo. Sin embargo, ese proyecto faraónico, bautizado como ‘Galicia Sports 360’ está proyectado en Mos, donde también se encuentra la ciudad deportiva del Celta, que hoy se tambalea por los fallos de la Justicia que la han declarado ilegal. 
 

GUERRA MOURIÑO - CABALLERO Y CELTA DE MOS

Para entender este embrollo hay que remontarse a muchos años atrás, cuando comenzó el pulso que todavía mantienen Carlos Mouriño, presidente del Celta, y Abel Caballero, alcalde de Vigo. En ese tira y afloja, en el que habitualmente siempre pierden el club y los aficionados, han sido objeto de disputa tanto Balaídos, de propiedad municipal, como los proyectos de la entidad para construir una ciudad deportiva que acabó trasladándose a Mos, donde la alcaldesa, la popular Nidia Arévalo, concedió facilidades a Mouriño para sacar adelante su proyecto.

 

Sin embargo, lo que encontró Mouriño en Mos fue la oposición vecinal y de los comuneros, que llevan años alertando de las irregularidades en la gestión de Arévalo. Fruto de estas denuncias salieron las primeras sentencias que tumban los permisos municipales concedidos por el Concello de Mos para levantar la construcción en suelo rústico. 

 

Primero falló el juzgado de lo Contencioso-Administrativo 3 de Pontevedra, que ordenó al Ayuntamiento de Mos revisar las licencias de los campos de entrenamiento del Real Club Celta y anuló la licencia de los vestuarios. Posteriormente, el TSXG desestimó los recursos de la administración y del Celta, dando la razón a la primera sentencia. 
 

El tribunal considera que el proyecto precisa de “un plan especial” ya que en el proyecto “se evidencia que no tiene en cuenta exclusivamente el tamaño de dichas instalaciones -un campo de fútbol doble de 16.576 m2 con un aparcamiento de 5.500 m2-, aunque sí es cierto que tal dato ofrece cierta relevancia para poder considerar que se trata de un equipamiento deportivo privado.

 

Ante el dictamen, el Concello de Mos advierte que agotará todas las vías legales y, de hecho, ya trabaja en una regularización exprés con el apoyo de la Xunta de Galicia. En su versión, el Concello defiende la legalidad de las obras y cree que con el Plan Especial de Dotaciones en el que trabajan, la Ciudad Deportiva del Celta "siempre quedará respaldada por la legalidad urbanística", además de que "no se está discutiendo que se pueda emplazar en suelo rústico".
 

VARIOS FRENTES ABIERTOS

No obstante, este parece el primer paso de un largo proceso burocrático, ya que el papeleo del Celta no se acaba aquí. Para la Universidad del Deporte que plantea Mouriño necesita que la Xunta declare al proyecto de “interés autonómico”, algo que, a priori, parece sencillo, ya que el propio Gobierno de Galicia se esconde detrás de este megaproyecto. Al tiempo, necesita que prospere el recurso presentado ante Casación tras el dictamen del TSXG, o que el Plan Xeral de Ordenación Municipal en el que está enfrascado el Gobierno de Mos y en el que se pospuso al construcción de un centro comercial en la ciudad deportiva logre la luz verde. 

 

Con todo, los fallos judiciales han puesto en guardia a la oposición y desde el PSdeG ya han pedido a Alfonso Rueda que se pronuncie al respecto. Las socialistas Leticia Gallego y Victoria Alonso, portavoz socialista en el municipio de Mos, acudieron recientemente a la entrada de la ciudad deportiva para exigir a Rueda que dijese si apoyaba o no “las obras ilegales de estas instalaciones deportivas en el Concello de Mos, después de que el TSXG haya desestimado el recurso de apelación interpuestos por la administración local”.

 

“El Concello permitió la construcción de una edificación de casi tres mil metros cuadrados cuando, por su clasificación de suelo rústico de especial protección, sólo se podían construir unos pequeños vestuarios y un almacén”, relataron. 

 

FE CIEGA DEL CELTA

De cumplirse los deseos del Celta -todos ellos tienen su plazos y no se resolverán antes de que finalice el verano-, los planes de Mouriño seguirían su cauce. De hecho, con o sin ellos, en A Sede parecen dispuestos a continuar con los preparativos de cara a celebrar en 2023 el centenario del club. Ya hay programada una inversión de 70 millones en este segundo semestre de 2023 para realizar obras en la ciudad deportiva que serán la primera piedra para Galicia Sports 360. 

 

"Vamos a crear una ciudad deportiva que contará con innovación y formación, turismo deportivo, restauración, investigación en salud deportiva, ocio, multideportes y el compromiso social en formación de deportistas y nuestro fútbol de cantera", explicó Mouriño a los medios, demostrando que la confianza del Celta en que todo salga bien en el plano administrativo es ciega. 




 

Sin comentarios

Escribe tu comentario




He leído y acepto la política de privacidad

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Galiciapress
Plaza de Quintana, 3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress
CLABE