El Celta y la Copa del Rey: un amor inalcanzable

|

Celtaipurua

Cabral celebradon un gol con la aficion celtarra. 


El Celta de Vigo comienza a preparar su debut como local en Copa del Rey. Los de Unzué llegan a su feudo con la ventaja de haberse llevado de Ipurua un resultado favorable de 1-2 gracias a los goles de Cabral y Guidetti. Con los dieciseisavos de final casi resueltos, el partido de vuelta es una oportunidad para que el técnico celeste de entrada a varios jugadores que no han contado con muchos minutos en lo que va de campaña, como es el caso del mencionado Guidetti, del centrocampista Radoja, relegado a la suplencia por el nivel demostrado por Lobotka, o los jóvenes Hjulsager y Brais Méndez. Pero las aspiraciones de los gallegos van más allá del pase a octavos.


La Copa del Rey se ha convertido en la competición fetiche del club celeste estas últimas temporadas. Los vigueses han caído en semifinales las dos últimas temporadas, cuajando excelentes actuaciones hasta caer derrotados ante Sevilla y Alavés. Los olívicos, que nunca han ganado en el torneo del K.O., quieren pelear por intentar alcanzar una final que se le resiste desde la temporada 2000-2001, año en el que cayeron en La Cartuja ante el Real Zaragoza por 1-3, a pesar de adelantarse con un gol a los cuatro minutos de Alexander ‘El Zar’ Mostovoi. Por aquel entonces, el Celta era un equipo temible que contaba entre sus filas con figuras como Karpin, Gustavo López, Catanha o el ahora técnico del Sevilla ‘Toto’ Berrizo.


Antes de la final de 2001, el Celta ya había rozado el titulo en la 93-94, cayendo por 5-4 en los penaltis también ante el Real Zaragoza. Curiosamente, en ambos casos la temporada siguiente el que se alzó con el titulo de campeón fue el Real Club Deportivo de La Coruña, el acérrimo rival de los celestes. Si damos marcha atrás al reloj, vemos que la primera vez que los gallegos disputaron una final fue ante el Sevilla, en 1948, cayendo derrotados en la final del Estadio Nuevo Chamartín (ahora Santiago Bernabéu) por 4-1, en la denominada por aquel entonces Copa del Generalísimo. Y, si nos metemos de lleno en la historia del celtismo, el Vigo Sporting Club (por aquel entonces Vigo Foot-ball Club) pudo ganar la sexta edición de la Copa del Rey en 1908, 15 años antes de la fundación lo que hoy es el Celta de Vigo, que nació de la fusión del Real Fortuna FC y el ya citado Vigo Sporting Club. En la final, ese proto-Celta cayó por 2-1 ante el Real Madrid.


Ahora, más de cien años después de aquella final, en la ciudad de Vigo siguen esperando a que su equipo se corone campeón de copa. Mimbres no le faltan. Con un juego vistoso y ofensivo, los de Unzué marchan novenos en la tabla a la caza de los puestos europeos. En años anteriores el Celta ha apeado de la competición a gigantes como Real Madrid y Atlético, por lo que nada les impide dar otra machada en esta edición. Solo el tiempo dirá si el 2018, a cinco años del centenario del club, se convierte en el año del primer título nacional de la historia celeste. 

relacionada El Celta conquista de penalti la victoria ante el Leganés

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress