La Policía Nacional trasladó al juzgado un atestado sobre el altercado en el que se vio envuelta la diputada Quinteiro

|

Paula Quinteiro, diputada de En Marea

Intentó localizar en su domicilio al joven por el que habría intercedido la parlamentaria de En Marea con el fin de interrogarle

La Policía Nacional abrió diligencias sobre el incidente en el que, en la madrugada del domingo 18 de marzo, se vio envuelta la diputada de En Marea Paula Quinteiro, en el marco de un control nocturno en Santiago tras una denuncia vecinal por vandalismo, y el atestado con toda la documentación recopilada sobre el caso ha sido remitido al juzgado.

Según el informe que la Policía Local realizó esa noche, Quinteiro formaba parte de un grupo de jóvenes que sobre las 1,20 horas de la madrugada fue interceptado por agentes después de que un vecino denunciase la rotura de varios espejos retrovisores de los coches estacionados en una calle cercana.

En el marco de este control, se produjo una disputa en la que se vio envuelta Quinteiro, quien llegó a esgrimir su condición de parlamentaria para, según la versión policial, "dificultar" la identificación de uno de los jóvenes que le acompañaban. Ella rechaza esta visión y ha defendido que trató de mediar para calmar la situación.

Fuentes policiales conocedoras del caso, consultadas por Europa Press, han ratificado que, en los días inmediatamente posteriores al suceso hubo más actuaciones, se recopiló toda la documentación sobre el caso e incluso agentes policiales intentaron localizar al joven por el habría intercedido la parlamentaria con el fin de interrogarle y de que diese "su versión" de los hechos.

Este intento de localización, según las mismas fuentes, no tuvo éxito, dado que el joven no se hallaba en su domicilio.

En todo caso, la Policía Nacional procedió a reunir toda la documentación --que incluye la denuncia vecinal por supuesto vandalismo, las actuaciones posteriores, el altercado con los agentes ante las "dificultades" para la identificación y un listado de posibles testigos-- en un atestado que fue remitido al juzgado compostelano correspondiente.

Será el juzgado, en consecuencia, en una coyuntura que ahora mismo está marcada por la paralización derivada de la huelga indefinida de los funcionarios judiciales, el que decida la trayectoria que sigue el caso.

RELATO POLICIAL Y VERSIÓN DE LA DIPUTADA
El relato policial señala que encontró a un grupo de 15 jóvenes, uno de ellos con gorro verde --lo que coincidía con la denuncia del vecino-- y otro con una botella de cerveza que "mostraba actitud de intentar golpear diverso mobiliario y que llegó a gritar "Policía, hijos de puta".

Fue en ese momento, cuando intentaron identificar a una de las personas que iban en el grupo cuando sucedió la disputa. Según el relato policial, se pidió al joven que "se mostraba más agresivo y que anteriormente había insultado y hecho una peineta" a los agentes que se identificase y la diputada, que acudió hasta el lugar "llamada" por el chico "se interpuso entre el varón, exhibiendo una tarjeta parlamentaria, tratando de impedir la identificación y dificultando en todo momento la intervención de la Policía".

Sin embargo, Paula Quinteiro afirmó en su día que uno de los policías actuó "de forma desmedida y fue violento" e, incluso, llegó a dejar en el suelo al chico. El atestado policial señala, por el contrario, que ante la resistencia a identificarse del joven, fue "conducido al suelo donde fue reducido", momento en el que accedió a entregar el DNI, que lo identifica como Fernando B.R., y que también está vinculado con el mismo movimiento político.

Quinteiro, cuya situación ha derivado en una crisis interna de En Marea, ha manifestado de forma reiterada que su única intención fue la de "tratar de mediar" y que en ningún momento buscó "obstaculizar" actuación policial alguna. De hecho, ha subrayado que le pidió al chico que se identificase.

VILLARES PIDE QUE DIMITA
El incidente en el que se vio envuelta Quinteiro ha tenido consecuencias políticas. De hecho, este mismo lunes, el portavoz parlamentario y orgánico de En Marea, Luís Villares, ha manifestado que cree que la diputada debe dimitir por "responsabilidad con los compromisos éticos" de la formación rupturista.

Villares ha comparecido ante los medios tras casi dos semanas de silencio desde que saltó a la luz el caso de la diputada --inscrita de Podemos y afín a la corriente Anticapitalista--, pese a la crisis interna que ha abierto un cisma entre el órgano político de En Marea (el Consello das Mareas) y el grupo parlamentario, en el que, a su vez, también existen diferentes posturas sobre la asunción de responsabilidades de Quinteiro.

El magistrado en excedencia ha remarcado que su petición es una "opinión personal" que desliga de su papel como portavoz del grupo parlamentario. De este modo, ha argumentado que debe ser Quinteiro quien asuma "las responsabilidades" de los hechos en los que se vio envuelta y que, según Villares, suponen "un uso indebido de su condición de parlamentaria en un ámbito privado", lo que va en contra de "los valores" de la formación rupturista.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial
Powered by Bigpress