Comandante de la Guardia Civil le tira céntimos después engañarla para tener sexo, acusa víctima de violencia machista ante el juez

|

El guardia civil ha negado este martes que mantuviesen relaciones sexuales y ha dicho que la subió a su casa para "darle un bocadillo"


Una mujer, víctima de un supuesto abuso de su cargo por parte de un guardia civil de Pontevedra, ha sostenido este martes ante el juez que el agente, que estaba encargado de su protección como víctima de violencia de género, le propuso mantener relaciones sexuales a cambio de "ayudarla en todo".


Comandancia guardai civil pontevedra

Comandancia de la Guardia Civil en Pontevedra en una imagen de Google Street View


Así lo ha dicho durante la vista oral celebrada en la Audiencia Provincial de Pontevedra contra José Ramón Q.G., un agente acusado de los delitos de solicitud sexual, negociación y actividad prohibida al funcionario y abuso de su función, por los que la fiscal pide que sea condenado a una pena de 18 meses de prisión y siete años de inhabilitación. Los hechos fueron denunciados de oficio por parte de la propia Comandancia de la Guardia Civil.


RATIFICA SU DENUNCIA

En concreto, la mujer ha ratificado su denuncia ante el tribunal y ha asegurado que el agente le insistió para que acudiese a su vivienda con el objetivo de mantener relaciones sexuales a cambio de ayudarla "en todo", aludiendo a la protección frente a su agresor.


En este sentido, la víctima ha asegurado que accedió a mantener relaciones porque creyó que la "iba a ayudar", entre otras cosas, con el alquiler de su vivienda, dado que el hombre tenía acceso a su expediente y conocía sus problemas económicos.


Sin embargo, ha narrado, al terminar el encuentro, él le "tiró unos céntimos" con actitud de "desprecio", según recoge el escrito del fiscal. "Y me dijo que no era lo que esperaba, que no valía para nada", ha afirmado ella.


ÉL NIEGA LOS HECHOS

Los hechos se remontan al año 2016, cuando el acusado ejercía de comandante del puesto de la Guardia Civil de Pontevedra. El hombre ha negado las acusaciones durante la sesión de este martes.


En concreto, ha asegurado que nunca mantuvo relaciones sexuales con la mujer, aunque ha reconocido que, para "darle de comer un bocadillo", subió con ella a su domicilio, en la propia Comandancia de Pontevedra.


José Ramón Q. G. ha explicado que, como comandante del puesto, coordinaba las medidas de protección a las víctimas de violencia de género. Así conoció a esta mujer cuando, en mayo de 2016, recibió una cuchillada de su expareja y tuvo que ser ingresada en el Hospital Montecelo, un periodo durante el que el agente se encargó de su hospitalización.


Según su versión, el día de los hechos, la mujer llamó a emergencias indicando que su expareja había quebrantado la orden de alejamiento, momento en el que él cogió un coche camuflado y acabó llevándola a su domicilio en el cuartel para "hacerle un bocadillo".


El acusado atribuye esta denuncia a la "mala relación" que mantiene con él un superior, que fue quien instruyó dicho expediente.


Sin embargo, la fiscal del caso considera "más creíble" la versión de la mujer, que fue "firme en su declaración", por lo que mantuvo su petición de pena de 18 meses de prisión y siete años de inhabilitación.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress