Baile de alcaldías en Galicia

Manoel Barbeitos
Economista

Para bien o para mal –yo pienso que el primero- en una democracia parlamentaria como la española los/las políticos/las están sometidos al veredicto de las urnas. Una urnas que en el caso de Galicia dejaron, con motivo de las elecciones municipales, algunas lecturas políticas muy interesantes e ilustrativas como, por caso en Vigo, Pontevedra, Compostela, A Coruña y Ferrol.


La relevancia de estos ayuntamientos para Galicia es indiscutible he ahí una de las razones de mi atención a los resultados. Unos resultados que mostraron tendencias bastante dispares pues mientras en dos de estos ayuntamientos (Vigo, Pontevedra) los gobiernos municipales renovaron, con holgura, su mandato en los otros tres (Compostela, A Coruña, El Ferrol) recibieron un fuerte castigo.


Como sucede siempre en estos casos sí hay lecturas políticas para todos los gustos las evidencias son las que son. Abel Caballero (Vigo) y Fernández Lores (Pontevedra), partiendo de situaciones distintas vienen, sin embargo, de ser reféndaos de forma espectacular. Sí se puede pensar que Caballero se vio favorecido por el viento de cola que arrastra el PSOE, que se puede decir de Lores militante de una organización (BNG) sin un viento tan favorable?. Como explicar en ambos casos que el resultado de la municipales muestre un apoyo muy superior a lo que reciben sus respectivos partidos en unas elecciones generales o autonómicas?

Un apoyo que revalida, e incluso mejora, los resultados obtenidos en anteriores convocatorias municipales a pesar de que en aquellos años sus respectivos partidos (PSOE, BNG) no vivían sus mejores años ni mucho menos. A estas alturas y dado que estamos delante de dos políticos con unas características muy diferentes que pertenecen a partidos claramente diferenciados ya nadie puede negar que en ambos casos a ciudadanía está premiando una gestión municipal que valoran muy, muy alto. Enhorabuena sincera a los dos.


Muy distinto es el caso de las llamadas mareas municipalistas mas relevantes. El resultado obtenido en las anteriores elecciones municipales por parte de Compostela Aberta, Marea Atlántica y Ferrol en Común fue una indiscutible sorpresa. Pocos esperaban que unas organizaciones nuevas, prácticamente desconocidas, contrarias al bipartidismo reinante hasta entonces, que apostaban por superar el sistema clásico de partidos, pudiesen llegar a gobernar en feudos que venían siendo patrimonio bien del PSOE bien del PP. Toda una sorpresa por que aquellas organizaciones se proclamaban innovadoras tanto en su organización como en la acción política. Eran “uno soplo de aire fresco que entraba en los ayuntamientos”.


Pasada apenas una legislatura el voto ciudadano que antes los aupara al gobierno municipal les retiró el apoyo. La experiencia apenas duró una legislatura. Cabe entonces preguntarse por las razones de tal desgaste en tan poco tiempo. Una vez mas hay respuestas para todos los gustos. Sin embargo hay una evidencia indiscutible: los gobiernos de las mareas en estos ayuntamientos (Compostela, A Coruña, El Ferrol) perdieron la confianza de muchos/las de los ciudadanos que se la habían concedido en los comicios anteriores. Una pérdida de confianza que se explica tanto por factores externos cómo internos.


No menos decisivo en este cambio de tendencia en el voto fue el comportamiento que la mayoría de los medios de opinión e información españoles y gallegos tuvieron para con las fuerzas emergentes. No solo fue el caso de los medios públicos (CRTVG) sino también los medios privados de mayor difusión.


El tiempo transcurrido ponen en evidencia que las mareas municipales se vieron muy beneficiadas por la crisis de confianza que, en aquellos años, arrastraban los dos partidos gallegos de izquierdas de mas larga tradición (PSdeG y BNG). Por distintas razones su electorado tradicional mostró un importante desapego que les llevó a dar su apoyo a organizaciones prácticamente desconocidas pero que aparecían cómo algo nuevo, distinto y que desechaba de los vicios partidarios que tanto molestaba a muchos votantes. Dado el sistema electoral español y la aún escasa cultura democrática de los/las gallegos/las era previsible que ese electorado, en todo o en parte, era susceptible de volver en algún momento a su feudo tradicional, especialmente si las nuevas organizaciones no cumplían todas o una parte importante de las expectativas despertadas.


No menos importancia en el resultado de las mareas tuvo la situación política a nivel de estado. Las anteriores elecciones municipales se celebran en un momento en que un sector creciente de la ciudadanía española y gallega empezaba a mostrar un claro rechace hacia el partido gobernante (PP) tanto por su corrupción rampante como por el negativo impacto de sus políticas austericidas. Unas políticas que levantaron una “indignación” que encontraban su mejor expresión política en las fuerzas emergentes. Dado el carácter tan volátil que adopta en los últimos tiempos el voto de una gran mayoría de ciudadanos está situación, como señalaba anteriormente, podía ser coyuntural si las fuerzas emergentes no respondían a las expectativas despertadas. Como mostraron las evidencias posteriores, fue un tremendo error por parte de las fuerzas emergentes pensar que las dinámicas eran firmes y los cambios de apoyos definitivos No menos decisivo en este cambio de tendencia en el voto fue el comportamiento que la mayoría de los medios de opinión e información españoles y gallegos tuvieron para con las fuerzas emergentes. No so fue el caso de los medios públicos (CRTVG) sino también los medios privados de mayor difusión que, desde lo primero día, desarrollaron una campaña de desgaste de estas fuerzas políticas (EN MAREA, COMPOSTELA ABIERTA, MAREA ATLANTICA, FERROL EN COMUN,…) tremendamente agresiva y sectaria. Una campaña que al tiempo que ponía el foco en los errores, magnificándoos y ampliándolos, ocultaba los éxitos llegando incluso a desvirtuar las propias acciones de gobierno. Una campaña que, en muchos casos, producía náuseas l cualquier que había tenido un mínimo pensamiento democrático. Las hemerotecas están ahí para quien quiera comprobarlo.


Sí se dice que Roma no pagaba traidores también es cierto que los votantes de izquierdas no perdonan segundo que comportamientos. No por casualidad el voto perdido por estas tres organizaciones municipalistas fue al PSdG-PSOE y el BNG


Pero también hubo importantes fallos achacables en exclusiva a los equipos dirigentes de estas organizaciones y sus entornos. Fallos relacionados directamente con la gestión municipal pero también con la pérdida de perspectiva política. Por distintas razones, algunas lógicas dada la inexperiencia de muchos/las de los/las ediles, los resultados de la gestión se hicieron poco visibles cuando no estuvieron ausentes lo que provocó una grande decepción entre muchos de los votantes.



AAl mismo tiempo el excesivo afán de protagonismo de los alcaldes, con el apoyo de secundarios de muy bajo perfil, en asuntos no relacionados con la gestión local jugó claramente en contra. Un protagonismo que al mismo tiempo presentó carácteres claramente negativos: resulta indiscutible que, hoy por hoy, los tres portavoces municipales y sus equipos aparecen públicamente como grandes responsables de la critica situación que atraviesa En Marea. Algo, que por caso, no se le puede achacar a los de Vigo y Pontevedra en relación sus respectivas organizaciones (PSOE, BNG) sino todo el contrario. Sí se dice que Roma no pagaba traidores también es cierto que los votantes de izquierdas no perdonan segundo que comportamientos. No por casualidad el voto perdido por estas tres organizaciones municipalistas fue al PSdG-PSOE y el BNG.



Alcaldesmareas





Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress