Terminó el juicio del año

Carmen P. Flores

Cuando el juez pronuncia "visto para sentencia" ya se sabe lo que vendrá después: la sentencia que lleva consigo la absolución o la condena de las personas que han sido juzgadas. Cuatro largos e intensos meses para recoger las declaraciones de los políticos catalanes presos y los numerosos testigos que han ido pasando a lo largo de este periodo de interrogatorio.

Acusados del juicio del 1 O

En esas jornadas ha sucedido casi de todo: abogados de las defensas con mayor o mejor pericia; fiscales dispuestos a no pasar ni una; abogacía del Estado con luces y sombras en sus intervenciones, acusación popular ejercida por Vox; los jueces del tribunal escuchando a los declarantes y el presidente del Tribunal, Manuel Marchena, en el foco de todos, pero que ha tenido una actuación impecable, como todos los que han tenido la paciencia, curiosidad o interés han podido comprobar a través de las transmisiones en directo emitidas por algunas televisiones públicas.


Previamente a que el juez Marchena pronunciara la frase "visto para sentencia", los acusados tuvieron el turno de palabras para dirigirse al tribunal en el que todos ellos "defendieron" vehementemente que son inocentes, que no hubo declaración unilateral de independencia, además de manifestar que se les juzga por sus ideas políticas.


Los acusados utilizaron el tiempo de exposición para incidir en unos temas más que en otros, incluso más de uno habló del sufrimiento de sus familias por su situación de estar "privado" de libertad. Eso sí, todo los cargos de los que se les acusan, los hechos ocurridos y las actuaciones de cada uno de ellos en la función han formado parte de un juego infantil que como tal no hay que tomar en cuenta, aunque algunos de ellos no se arrepienten de lo sucedido y estarían dispuestos a repetir la hazaña que esperan que les salga gratis porque se juzgan sus ideas y no sus actos.


A nadie le gusta estar metido en prisión, es evidente, pero uno siempre debe ser responsable de sus actos y aceptar las consecuencias de los mismos, porque como decía Pablo Neruda "eres libre de tomar tus decisiones y pionero de sus consecuencias".


Argumentar que el juicio es un tema político, que vulnera las libertades, es menospreciar la separación de poderes que tanto reivindican los partidos y un desprecio por la justicia. Lo que se ha juzgado son los actos, no las ideas. Intentar meterlo todo en el mismo bol con el fin de conseguir un gazpacho de verano es humano, pero dice mucho de las actuaciones de quienes lo practican.


Recurrir a la Constitución, al Estado de derecho, a la libertad de expresión o al mandato del pueblo de Catalunya para salir indemne de sus actos, cuando ellos han intentado dinamitarlo, no es ni honesto ni valiente.


Ahora lo que toca es esperar la sentencia, y si no se está de acuerdo recurrirla allí donde haga falta, pero no seguir amenazando como si fueran los auténticos propietarios de un territorio llamado Catalunya en el que no todos sus habitantes son de discurso único.


Catalunya siempre ha sido plural, tolerante y moderna, mal que algunos, con sus acciones, quieran lo contrario. No sé quién dijo que era mejor bajar en una estación que viajar en el tren equivocado. Es un buen consejo a tener en cuenta.



Artículo original publicado en catalunyapress.es

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress