​Diana Quer, chispa de una generación feminista: “Diana podría haber sido cualquiera”

|

Cuando pueden quedar horas -incluso minutos- para el veredicto, Galiciapress regresa a A Pobra do Caramiñal para profundizar en el impacto que tuvo la muerte de la joven en la vida local. Vecinos, negocios, Guardia Civil, gobierno local... todos ofrecen su visión de uno de los casos más mediáticos de la última década. En esta tercera y última entrega de una serie de reportajes, después de analizar la imagen dada de la villa desde los medios de comunicación y el consecuente impacto que sufrió el turismo, relatamos cómo el caso Diana Quer fue el germen del feminismo para toda una generación de mujeres.


Diana quer estatua

Homenaje a Diana Quer en Pozuelo de Alarcón | Foto: PP de Madrid


Tres años, tres meses y unos  días nos separan, como una tétrica cuenta atrás, de aquel terrible 22 de agosto de 2016. Hoy los focos vuelven a centrarse en Diana Quer, la triste protagonista de una historia que tardó casi 500 largas jornadas en resolverse, y José Enrique Abuín Brey, más conocido como ‘El Chicle’ y verdugo de una joven de 18 años. E, indirectamente, la escena donde transcurrió este macabro suceso vuelve a estar de actualidad: A Pobra do Caramiñal, un municipio con menos de 10.000 habitantes durante nueve meses al año pero que multiplica exponencialmente el número de vecinos con la llegada del verano.


El caso convirtió al municipio barbanzano en otro de los actores implicados en la historia. Una suerte de Macondo que hace que la ciudad sea tan importante e influyente como las personas que residen en ella. Una villa pesquera cuyo nombre quedó asociado para siempre a uno de los crímenes más horribles y mediáticos de la década que dejó una mancha que todavía emborrona la economía, la imagen y la mentalidad de todos aquellos que aún recuerdan a Diana Quer cuando cruzan el Puente de San Antonio, último punto donde fue vista con vida la joven madrileña.


UN CAMBIO DE MENTALIDAD

A pesar del impacto que haya podido tener en la economía de los negocios pobrenses, el verdadero cambio ha sido en la mentalidad de las personas, especialmente en las jóvenes, aquellas que eran menores de edad en 2016 o que acaban de llegar a la edad adulta y que sufrieron el mismo proceso que sus madres habían experimentado en los años ochenta con un crimen similar.


“A mi generación ya nos marcó en su día un asesinato en los ochenta, pero mientras que en ese caso nos tocó como jóvenes, en el de Diana Quer lo vives como madre desde una perspectiva totalmente distinta, porque ya no es que te pueda pasar a ti sino que podría pasarle a tus hijas”, comenta Charo Varela, concelleira de Turismo y coordinadora de la ‘Rede Lila’ del municipio.

Con todo, desde el gobierno municipal restan importancia al hecho de que sucediese en A Pobra, ya que solo constata que “puede pasar en cualquier sitio, como por ejemplo el caso de Navarra y ‘La Manada’ que tuvo una repercusión a nivel nacional similar”. 


A pobra do caramiu00f1a (6) (1)

Último lugar en el que Diana fue vista con vida


“Al pasar aquí, te pone en guardia. Intentas transmitir a tus hijos que hay que ser muy cauteloso en cualquier sitio: aquí, en Santiago de Compostela o en Tarragona”, dice Charo. El alcalde, Xosé Lois Piñeiro, es más contundente al afirmar que estos casos “si pasan en un sitio peligroso ni te extrañas”, pero el poder mediático de este suceso “es que ocurre en un municipio tranquilo y familiar como este y que no tiene problemas graves de violencia”. “Incluso en un lugar así no te puedes confiar”, sentencia.


Sin duda, la violencia machista no es una circunstancia que solo ocurra en A Pobra, pero ese crimen sí tuvo una trascendencia más allá de los límites municipales. “La sensación es que afectó a más que a nuestro municipio, sino a toda la sociedad en general con el problema de la violencia de género que ahora está más encima de la mesa y el debate sobre la seguridad de nuestras hijas cuando salen a determinadas horas”, admite la concelleira de Turismo.


¿TRATAMIENTO ESPECIAL?

Pero, ¿y si lo que ocurrió en los años 80 sucediese ahora? ¿Tendría la misma repercusión que el caso de Diana Quer? “Es difícil saberlo”, responde el alcalde, antes de precisar que los casos son “diferentes” y que en los ochenta “los autores fueron detenidos inmediatamente” mientras que el culpable de la muerte de Diana estuvo casi año y medio en la calle. “Hay que tener en cuenta que la familia Quer tenía a su alcance unas relaciones en los medios de comunicación muy fuertes, donde programas como ‘Sálvame’ incluso trataron el caso”.


“Tuvo un boom a nivel nacional por ser de la familia que era”, sostienen las jóvenes de la villa, que apoyan la tesis del regidor. No obstante es interesante comparar este caso con otras desapariciones recientes de mujeres jóvenes en Galicia. El pasado octubre una mujer de 34 años estuvo desaparecida en A Coruña durante casi 20 días. Obviamente, el despliegue informativo no fue el mismo.


En ese caso, si bien la cobertura no fue como la de Diana Quer, hay otros factores que influyen en esos casos, como los indicios que puedan existir en torno a la desaparición. Desde la Guardia Civil comentan que existen los denominados ‘Alto Riesgo’. “Menores de edad, personas con enfermedades mentales, ancianos…Todos esos casos tienen un tratamiento distinto, aunque todas las desapariciones tienen sus características y complejidades propias”, apuntan desde la benemérita.

La presencia temprana de Diana Quer en los medios se debe a la familia Quer "tenía a su alcance unas relaciones en los medios de comunicación muy fuertes"

En el caso de Diana Quer, sin embargo, no había ningún indicio en un primer momento sobre la causa de la desaparición. Con el paso de los días y el avance de la investigación, la de Diana ya entró dentro de la categoría de desapariciones de Alto Riesgo. Al respecto, a los vecinos les sorprendió despertarse y que horas después de la desaparición el municipio ya estuviese colonizado por las cámaras de televisión y con un dispositivo de búsqueda ya organizado.


Desde la Guardia Civil indican que en el pasado sí había orden de esperar 24 horas antes de poder denunciar una desaparición, aunque esa normativa fue eliminada hace años. “Pero están cambiando constantemente y eso puede confundir a muchas personas que todavía creen que hay que esperar para denunciar una desaparición”, insisten desde la Guardia Civil, que recuerdan que “las primeras horas son fundamentales” y lo mejor en caso de considerar que una persona puede estar desaparecida, y después de realizar las comprobaciones necesarias, es denunciar “cuanto antes”.


UNA FAMILIA INFLUYENTE

Pero la influencia de la familia Quer no es un aspecto que debamos pasar por alto. Desde el primer día el rostro de la joven madrileña ocupó cabeceras de informativos y portadas de periódicos. Los Quer lograron una presencia en los medios pocas veces vista y la población, especialmente los vecinos de A Pobra, que se lanzó a la calle para buscar a Diana en batidas a lo largo y ancho del municipio.


Desde la administración local aseguran que la relación con la familia fue “cordial” y que siempre hicieron lo que estuvo en su mano “para atender a la familia de la mejor manera posible en esas circunstancias”. “Pusimos todos los medios que teníamos al alcance, como poner psicólogos a su disposición u organizar batidas”.


No obstante, a medida que fueron pasando los días y el caso seguía sin resolverse, desde el concello quisieron "guardar distancias". A pesar del interés de la familia en mantener viva la lucha, desde el gobierno local decidieron reducir su presencia en los medios ya que “no íbamos a seguir por esa vía mediática”.


Esa presencia bajo los focos también creó división en la propia familia Quer, como cuando el patriarca cuestionó el papel del feminismo en el caso de su hija. “¿Dónde estaban las feministas cuando apareció el cadáver de mi hija?”, reprochó Juan Carlos Quer después de una manifestación feminista por la entrada de VOX en el Gobierno de Andalucía. Unas palabras de las que se desmarcó Diana López Pinel, quien dijo no compartir la postura de su exmarido. Desde entonces, la fractura entre los padres de Diana Quer se ha acrecentado hasta el punto de no querer estar en la misma sala, como se vio al inicio del juicio por el asesinato de la joven.


El feminismo tampoco se quedó callado ante esa afirmación y reprochó a Juan Carlos Quer que las feministas se encontraban en la calle luchando contra el “terrorismo machista” que acabó con la vida de Diana. "Porque todas somos Diana y queremos que se superen todas las posibilidades de caer en las violencias machistas a manos de maltratadores hacia las mujeres de una forma aberrante e intolerablemente normalizada en nuestra sociedad”, reclamaban los grupos feministas después de que se hallase el cadáver de la madrileña. Más tarde, Juan Carlos Quer se vio obligado a matizar sus palabras.  


LA RED LILA

Ese “todas somos Diana” es un sentimiento que se extendió muy rápidamente entre las jóvenes barbanzanas, que se vieron reflejadas en el caso, como también se vieron epatadas después del caso de ‘La Manada’. “A raíz de lo de Diana tenía miedo a ir sola para casa; con lo de ‘La Manada’ tenía miedo a que vinieran tres tíos detrás de mí”, comenta una joven de 24 años, que reconoce que antes de esos casos “podía volver sola a casa mirando el móvil; ahora soy incapaz”.


La hermana de Diana Quer en una manifestaciu00f3n feminista


La hermana de Diana Quer en una manifestación feminista


Además del miedo y la alarma social que generó un caso tan mediático, la desaparición de Diana también supuso un cambio en la mentalidad y la forma de actuar de las más jóvenes, especialmente a la hora de relacionarse con hombres. Sin embargo, consideran que esto es “un proceso, una transformación que sufren la mayoría de las chicas” derivada de la cultura y la sociedad patriarcal en la que nos movemos y que es resultante “de un hecho puntual”.


Muchas de esas chicas son las que ahora integran la recientemente creada ‘Rede Lila’, una iniciativa de voluntarias, reconocibles por la pañoleta lila que las identifica, organizadas para prestar apoyo y auxilio a las mujeres que puedan sentirse agredidas o acosadas y que está coordinada por el gobierno municipal. Además de una función disuasoria, las voluntarias de la ‘Rede Lila’ buscan también ser un punto de información para aquellos que se acerquen a conocer más sobre qué es y cómo opera la Rede Lila, principalmente en fiestas y grandes eventos del municipio.  


Afortunadamente, la creación de la ‘Rede Lila’ no responde a un aumento de las denuncias de acoso, aunque “que no aumente no significa que no haya y que las que pueda haber no sean más que suficientes”, ni tampoco es una respuesta tardía al Caso Diana Quer, que aunque sigue muy presente en la mente de los pobrenses –“sobre todo de las madres”, apuntan los vecinos– no es el eje en torno al que gira todo cuanto ocurre en la villa.


“Esta apuesta responde al momento social existente. Había gente que cuestionaba la necesidad o la utilidad de la ‘Rede Lila’, pero su simple presencia ya es significativa: la gente lo ve, se pregunta por qué está ahí, se acerca y se informa. Con solo verlo ya actúa; tiene un componente sensibilizador casi tan importante como atender casos reales, que afortunadamente son pocos y si los hay contamos con gente preparada para atender a las víctimas”, argumenta Charo Varela.


UNA CHISPA EN EL FEMINISMO

En ese sentido, desde el feminismo tampoco se atreven a calificar el Caso Diana Quer como el momento clave de la lucha feminista que ha ido cobrando fuerza en los últimos años. “Diana Quer podría haber sido cualquiera de nosotras”, apostillan dos jóvenes pobrenses, que admiten que aunque la desaparición les afectó “el resto es un proceso natural que íbamos a vivir sí o sí”, si bien admiten que el caso aumentó la sororidad entre ellas y que el proceso “pudo acentuarse también por lo de Diana”.

“Diana Quer podría haber sido cualquiera de nosotras”, recuerdan las jóvenes de A Pobra


En realidad, para entendernos, en la lucha feminista la desaparición de Diana Quer no fue como lanzar una gran piedra a un estanque y que esas olas iniciasen la corriente feminista posterior, sino que fue uno de los muchos guijarros que cayeron en ese lago y que a base de crear pequeñas ondas provocaron un efecto más constante sobre la superficie del agua, un efecto que todavía llega a nuestros días con las cada vez más multitudinarias manifestaciones feministas.


No obstante, el de Diana no es un juicio por violencia machista, ya que las características del crimen no se corresponden con las que recoge el Código Penal para considerarlo violencia de género, aunque eso no impide que algunos lo cataloguen como tal. “Seguramente le hagamos un monumento algún día relacionado con la violencia de género en general”, deslizan desde la alcaldía de A Pobra. Sin embargo, la intención del gobierno pobrense no es convertir a Diana Quer en una mártir, sino que sea un homenaje a las tantas vidas cobradas por la lacra de la violencia machista.


Acto en a pobra diana quer

Acto en A Pobra en recuerdo de Diana Quer


Porque nos guste o no, Diana Quer es uno de tantos nombres que llenan a diario las páginas de sucesos. Solo este año son 52 nombres más que añadir junto al de Diana. Madres, hermanas, hijas, amigas, tías, primas y compañeras a las que la violencia machista ha arrebatado la vida. Helena, Evelyn, Mari Carmen, Ikka, Sandra, María Pilar, Nicole…mujeres a las que sus asesinos llevaron a protagonizar informativos y portadas de periódicos en localidades como Valga, Denia, Agüimes, Vic, Granadilla, Elche, Villalba o Alcaser, que lo único que comparten con A Pobra do Caramiñal es el horror y la pena de sus vecinos. Una Pobra que, como el resto de municipios golpeados por la violencia machista, se niega a dejar que Diana Quer y todas las mujeres de dentro y fuera del municipio caigan en el olvido.

relacionada ​Con Diana Quer desaparecieron los turistas de las terrazas y hoteles de A Pobra
relacionada A Pobra, la otra víctima del Chicle y del sensacionalismo de la prensa
relacionada El Chicle confiesa que mató a Diana Quer pero alega que fue sin querer y que no la violó (vídeo)

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress