Feijóo apura los plazos, pero tendrá que convocar en las próximas horas si quiere que las elecciones sean el 12 de julio

|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, durante la reunión por videoconferencia de líderes autonómicos y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El DOG debe recoger la convocatoria como muy tarde este martes si son el 12 de julio, pero habría una semana más de margen si opta por el 19

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, todavía mantiene la incógnita de la nueva fecha de unas elecciones autonómicas que, tras haberse fijado para el 5 de abril, tuvieron que ser suspendidas por la incidencia de la pandemia del coronavirus.

Aunque este domingo se ha limitado a decir que las convocará "más pronto que tarde", tendrá que apurar los plazos y hacerlo en breve si quiere que los gallegos vayan a las urnas el 12 de julio. Este sería el primer domingo posible, puesto que, con la legislación electoral en la mano, deben transcurrir 54 días entre la publicación de la convocatoria en el Diario Oficial de Galicia (DOG) y el día de la votación.

Así, si la fecha escogida es el 12 de julio, el DOG debe recogerlo como muy tarde este martes, 19 de mayo, en cuyo caso lo probable es que anuncie la fecha entre el lunes y el martes. En cambio, si opta por el 19 de julio, tendría una semana más de margen.

Feijóo ha vuelto a mostrar este domingo en rueda de prensa su intención de que los comicios se celebren "de forma inmediata". Como principal apoyo de esta postura está el informe emitido por el comité clínico de la Xunta, posteriormente trasladado a los partidos gallegos, que avala que la cita con las urnas debe ser "cuanto antes, a principios de verano", para evitar que en otoño coincida con un repunte de la COVID-19.

DE NO ESTAR EN SU AGENDA A BUSCAR "LA QUINCENA MÁS SEGURA"
Ahora que se espera que las convoque en breves, cabe recordar que el presidente de la Xunta ha pasado en pocas semanas de asegurar que las elecciones no estaban en su agenda a afirmar que era preciso buscar "la quincena más segura" para llamar a los gallegos a las urnas. Para ello, ha solicitado no solo el informe de los expertos sanitarios que asesoran a la Xunta desde que se inició la crisis del coronavirus, sino también de la Asesoría Xurídica.

El cambio en su discurso se produjo después de que el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, dejase entrever su intención de convocar en julio, pero no fue inmediato --mantuvo durante días que los comicios no estaban en su agenda-- y no se concretó hasta la pasada semana.

El siguiente paso fue revelar el contenido de los informes sanitarios y apuntar que la opción más "responsable", por ser la que aconsejan los expertos, es "cuanto antes, a principios de verano", es decir, en julio: el 12 es la primera fecha posible.

Feijóo también ha defendido que ir ya a las urnas refuerza las garantías democráticas y permitirá a Galicia tener un gobierno "fuerte" y un Parlamento con plena capacidad de funciones para afrontar la recuperación social y económica tras la crisis del coronavirus.

Así se lo transmitió a los partidos gallegos en un encuentro el pasado miércoles --dando cumplimiento a una obligación legal asumida en el decreto que dio pie a suspender los comicios previstos para el 5 de abril--, en el que se ratificaron dos premisas: su preferencia por convocar en julio y que lo hará con el rechazo de sus principales rivales (PSdeG, Galicia en Común-Anova Mareas y BNG).

Todos afean a Feijóo que "incumpliese" el acuerdo "unánime" plasmado en ese decreto de suspensión, en el que, al margen de comprometer al presidente gallego a oír a los partidos antes de fijar una nueva fecha, se establecía que no se convocarían los comicios mientras durase el estado de alarma y el de emergencia sanitaria. Además, ven precipitado e incluso "temerario" llamar a votar en julio.

LA ENMIENDA PNV
Avalado por la junta electoral --que determinó, además, la necesidad de repetir íntegro el proceso, con 54 días entre la convocatoria y la votación-- y publicado en el Diario Oficial de Galicia (DOG) el pasado 18 de marzo, el decreto gallego determinaba, al margen de la suspensión de los comicios, el protocolo a seguir para una nueva convocatoria.

En concreto, recogía que la convocatoria de elecciones al Parlamento gallego "se activaría una vez levantada la declaración del estado de alarma y la situación de emergencia sanitaria" en la Comunidad. Añadía que, cumplidos estos preceptos, dicha convocatoria se realizaría "en el plazo más breve posible" por decreto del presidente de la Xunta, un argumento que también ha usado estos días el jefe del Ejecutivo.

Pero frente al contenido de este decreto, a cuyos compromisos se aferra la oposición, juega un papel clave la norma aprobada en el Congreso para prorrogar el último periodo del estado de alarma en España, al incorporar una enmienda del PNV que da vía libre, desde una perspectiva jurídica, para la celebración de los comicios autonómicos.

Además, este viernes, el Gobierno gallego dio un paso más para preparar el terreno para la convocatoria al "adaptar" la emergencia sanitaria decretada en Galicia a este decreto del estado de alarma y el Consello de la Xunta declaró que la situación de emergencia sanitaria en Galicia es "compatible" con que haya comicios autonómicos.

DE LA MANO CON LOS VASCOS DESDE 2009
Desde que Feijóo admitió que buscaba la "quincena más segura" para las elecciones, los pasos del presidente gallego y del vasco Iñigo Urkullu han ido en paralelo. Incluso escucharon a los partidos el mismo día. Habían coincidido también en convocar para el 5A, aunque tanto en Euskadi como en Galicia se suspendieron los procesos a causa de la crisis sanitaria.

El 5 de abril hubiera sido la cuarta vez consecutiva desde 2009 que gallegos y vascos acudirían de la mano a las urnas. La primera coincidencia la provocó más de diez años atrás Juan José Ibarretxe, quien se sumó a la fecha previamente elegida en Galicia por el entonces presidente autonómico, el socialista Emilio Pérez Touriño.

Ese 1 de marzo de 2009, Feijóo recuperó la Xunta para el PP y, desde entonces, secundó las dos fechas que fijaron los presidentes vascos para los comicios autonómicos: primero con el socialista Patxi López, quien decidió adelantar al 21 de octubre de 2012, y después, el 25 de septiembre de 2016, ya con Urkullu en la Lehendakaritza.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress