​Jácome imita a Jesús Gil: el alcalde de Ourense “se pasa” al mundo del fútbol y busca fusionar los clubes de la ciudad

|

El regidor auriense admite que lleva trabajando desde principios de año en la fusión de los dos clubes de fútbol más grandes de la ciudad: el Ourense CF y la UD Ourense.


No obstante, y a pesar de los esfuerzos del líder de Democracia Ourensana, la última palabra no está en boca de Jácome: los clubes, especialmente los socios de la UD, y los organismos deportivos son los que tendrán que autorizar la fusión de las dos entidades.


El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, en rueda de prensa.

Jácome lleva meses trabajando en la fusión


Hubo un tiempo en el que en Ourense solo había ojos para un equipo de fútbol: el CD Ourense. Fueron años de gloria en los que la ciudad termal incluso llegó a vivir el sueño de la Segunda División, la última vez a finales del pasado siglo. Sin embargo, con la llegada del nuevo milenio el fútbol se fue apagando en O Couto, que vivió años oscuros en las divisiones regionales y en la Segunda B. La vida del club ourensano terminó en 2014, cuando el equipo, ahogado por las deudas, consumó su disolución. Entonces, sin heredero natural, en la ciudad se postularon dos equipos para gobernar en O Couto: la UD Ourense, surgida de las cenizas del anterior club, y el Ourense CF, el segundo en discordia, siempre a la sombra del CD Ourense.


Las rencillas por la herencia de O Couto terminaron con tensión entre los dos clubes y una decisión salomónica, dejando el estadio para uso y disfrute de ambas camisetas. Elpasado año, y después de mucho remar, los dos equipos se reencontraron en Tercera División y esta campaña, tras la crisis del coronavirus que obligó a parar el fútbol, el Ourense CF peleará por un puesto en Segunda B, en un duelo que los medirá al Arosa próximamente. Sin embargo, la actualidad hoy no gira en torno a las posibilidades de los blanquinegros de cara a subir a la división de bronce, sino a una hipotética fusión de los dos equipos de la ciudad. Y al frente de las operaciones, como un Jesús Gil moderno, el alcalde ourensano: Gonzalo Pérez Jácome.


UN EQUIPO MUNICIPAL

De momento los dos clubes estudian la viabilidad de la propuesta y el propio alcalde ourensano reconoció que el pasado marzo mantuvo un encuentro con la LFP para analizar las opciones de una hipotética fusión, que algunas fuentes ya apuntan a la compra de acciones por parte del gobierno local -opción que gana peso en las últimas horas, especialmente tras las declaraciones de Jácome dando a entender un entendimiento entre clubes a este respecto- o la entrada de un inversor. El entendimiento entre los clubes sería, en este contexto, muy beneficioso de cara a la próxima temporada, ya que aunar esfuerzos en una situación de crisis como esta podría ser una solución para la temporada de vacas flacas que previsiblemente será el próximo curso.




Por otro lado, un ascenso del Ourense CF a Segunda B podría complicarlo todo, ya que su posición podría ser un elemento al que aferrarse para la dirección del club a la hora de tener más poder en la toma de decisiones del nuevo equipo. Del mismo modo, una fusión tendría repercusiones en todo el fútbol gallego, ya que obligaría a reorganizar las ligas por el hueco que dejen los equipos en Tercera tendría que ser ocupado por un equipo de Preferente, lo que a su vez provocaría un efecto dominó en todas las ligas inferiores.


LOS SOCIOS TOMARÁN LA PALABRA

Con todo, y a pesar de los intentos de Jácome y los primeros contactos, no todos en Ourense ven con buenos ojos la fusión. Modesto García, uno de los hombres que levantó la actual UD Ourense y expresidente de la entidad, ha sido de los primeros en mostrar su rechazo a la propuesta. “No sabe ni de lo que habla”, reprocha a Jácome, empecinado en hermanar a los dos clubes. En ese sentido, y según las reacciones recogidas en las redes sociales, muchos aficionados de la Unión son contrarios a renunciar a los valores con los que nació el club hace seis años.


Ramón Dacosta, actual cabeza visible de la entidad, considera por su parte que hay que “escuchar a todo el mundo”. Por eso, la UD planteará próximamente a sus socios, los que realmente tienen la última palabra, cómo ven esta opción de unificar ambas aficiones, dotando al nuevo club de las estructuras con las que cuentan hoy los dos organismos. La fecha de esa Asamblea General todavía está por concretarse.



De lo que decidan los socios podrá aventurarse si el proyecto de Jácome puede prosperar o no. De momento, en O Couto aguardan con ansia el duelo contra el Arosa y dejan la cuestión de si el club debe ser o no de propiedad municipal, aunque en el Concello tienen otros planes. “Uno de los objetivos que me marqué era la unificación de los dos clubes y que la ciudad y la provincia vuelvan a tener un referente futbolístico como el que marcó el CD Ourense”, afirmó Jácome, antes de hacer un llamamiento a “recuperar esa esencia” del club desaparecido. La esencia que sí parece recuperada es la de la figura de Jesús Gil, pero en el cuerpo de Gonzalo Pérez Jácome, que como el ex presidente colchonero, parece querer caminar entre los mundos de la política y el fútbol.  

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress