​La filosofía de la existencia

José Luis Fernández Carnicero



Nacido en Ourense en 1967. Estudou Maxisterio por Ciencias,especialista en Música. Licenciado en Ciencias Matemáticas especialidade de Estadística e Investigación Operativa na UNED.Postgrado de Experto Universitario en Modelización de Riscos en Entidades Financieiras.


Escrebo en varios diarios de Galiza, nalgúns co pseudónimo de José Luis Fernández Carnicero.

Mestre de Educación Musical no C.E.I.P. Calvo Sotelo (Carballiño).

Membro da Sociedade cultural: O Liceo de Ourense.

Membro do Consello Escolar de Galiza e do Consello Escolar Municipal de Ourense.


Son tantos los cambios que estamos viviendo que el concepto de la existencia está mudando de pronto. Por eso repaso con curiosidad otras etapas históricas y no encuentro cosa más preocupante que el propio ser humano en su imposibilidad de resolver pandemias, pestes o plagas. Y desde esta situación aparecen multitud de pensamientos y filosofías que abren las mentes de esta sociedad para controlar conductas, conciencias y libertades. Al hablar de existencialismo pensamos casi de inmendiato en el danés Kierkegaard, o las obras de Sartre, Kafka o Albert Camus. Sin embargo, no pretendo hablar de ninguno de ellos, sino reflexionar en el tiempo que tenemos por delante, para seguir potenciando un individualismo contingente a nuestra sociabilidad existencia e innata. Cuando la existencia se concibe antes de la esencia y la libertad está directamente relacionada con el pensamiento personal, la sociedad viene a ser una confluencia de individuos llenos, supuestamente, de responsabilidad y emocionalmente preparados para ser libres. ¿Cómo alcanzar este objetivo?.Pues volvamos a la realidad con un ejemplo práctico y hablemos de lo que en concreto nos interesa. Mucho temo que ahora que en centros de enseñanza no podemos nin compartir ni una canina,  podríamos convertirnos en islas volcánicas que aparecen de manera expontánea en el océano. Y eso va a depender del tiempo que permanezcamos en este estado hostil. La nueva filosofía de la existencia tendrá que determinar si estamos todos confundidos y esa isla que surge, estaba por descubrir y era de origen coralino. Hay que tener esto en cuenta. 


También las familias notarán los cambios cuando los padres jueguen más con sus hijos, miren sus trabajos y descubran que el materialismo que parecía imparable, debilitaba el ingenio y producía separaciones.


Por existencia entendemos el día a día. Los miedos de hacer visitas a las personas mayores, aunque precisen de nuestra ayuda, crea eb bistiris un nuevo tipo de ansiedad que era poco conocida. Los temores de enviar a los niños y niñas a la escuela, o la imposibilidad de que jueguen juntos en los parques, muda por completo los modelos pedagógicos y hace que podamos escuchar los ecos del “Emilio” de Rousseau. Todo eso está provocado por la incertidumbre de ser atacado por uno enemigo invisible, un microorganismo que dinamita las relaciones humanas y que logra en muchos casos que las depresiones sean cada vez más comunes. Por otra parte todo puede ser una oportunidad para hacer esos cambios necesarios, que el sistema nunca permitiría hacer. Estoy hablando de un importante avance educativo que deja atrñas los currículos interminables, y se ocupa de trabajar las relaciones personales, sin abrazos, ni besos y con una seguridad y un protocolo para la salud. ¿Será esto posible sin compartir, y con el grado de individualismo que hablábamos antes?. Pienso que la respuesta está en que los maestros y profesores dedicarán más tiempo en hablar con sus alumnos, para descubrir sus intereses y aficciones. La Xunta accedió a los desdobles de algunos cursos numerosos (no fue sin tiempo!), pero bienvenidos sean, y con grupos pequeños, la calidad de la enseñanza mejorará exponencialmente. También las familias notarán los cambios cuando los padres jueguen más con sus hijos, miren sus trabajos y descubran que el materialismo que parecía imparable, debilitaba el ingenio y producía separaciones. 


No sabemos cuanto tiempo estaremos en esta situación, pero con la ayuda de las nuevas tecnologías, y conscientes de la nueva filosofía de la. existencia, podemos transformar la incomodidad y el sufrimiento en una sociedad cargada de nuevos proyectos de vida y justicia. La esperanza es el último que podemos perder.


Deberesniospadres


 


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Más opinión
Opinadores

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress