Rotas las negociaciones entre Alcoa y Liberty para la venta de San Cibrao, la multinacional amenaza con un ERE en 24 horas

|

Agotada la vía para la venta de la planta de Cervo a Liberty House o a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), el futuro de los más de medio millar de puestos de empleo en la planta de San Cibrao siguen en manos de Alcoa, que vuelve a hablar de despido colectivo y pone como fecha este mismo martes para aplicarlo.


Esta máxima solo se cumplirá en caso de que no se alcance un acuerdo sobre un ERTE a la planta, según reconoce Alcoa mediante una nota de prensa una vez finalizado el plazo marcado para la venta de la factoría. Ahora busca un acuerdo con los trabajadores en un clima de desconfianza absoluto, ya que los empleados llevaban días advirtiendo que la multinacional norteamericana no tenía intención de vender la planta de aluminio. A su vez, rechazan cualquier tipo de negociación con la empresa y piden más a Xunta y Gobierno de España.


Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores de la planta de Alcoa en San Cibrao, en Xove (Lugo)


Justifican esta sospecha en el hecho de que la reunión que tendrá hoy estaba convocada desde el pasado lunes. De esta forma, tanto la Xunta de Galicia como el comité de empresa señalan que Alcoa actuó en todo momento “de mala fe”. No obstante, la versión de la empresa es distinta: "Ha sido imposible llegar a un acuerdo para vender la planta de aluminio debido a las demandas poco razonables de GFG".


"Alcoa hizo una oferta equilibrada para ambas partes e hizo varias concesiones para llegar a un acuerdo", incide Alcoa sobre su predisposición a alcanzar un acuerdo satisfactorio para todas las partes. Un acuerdo que no llegó con los compradores británicos porque, según Alcoa, Liberty solo se planteaba hacerse con la factoría de Cervo si además incluía un derecho preferencial sobre una futura venta de la planta de alúmina, además de un suministro de este material durante 25 años. Condiciones a las que Alcoa no se plegó y dinamitaron el acuerdo según su testimonio.


“GFG (grupo propietario de Liberty) no ha negociado dentro del plazo que se comprometió a cumplir, se ha negado a proporcionar ningún tipo de financiación para apoyar el futuro de la planta y ha insistido en términos comerciales poco razonables, incluida la aprobación de cualquier venta futura de la refinería, lo cual está fuera del alcance del acuerdo alcanzado con los representantes de los trabajadores el 13 de agosto", acusan.


UN MILLÓN A LA SEMANA

En el comunicado también recalcan que las pérdidas acumuladas en la planta superan los 110 millones de euros en los dos últimos años (2018 y 2019) y en la actualidad asegura que pierde "aproximadamente 1 millón de euros por semana". Por otro lado, agradece al Gobierno sus intentos por buscar una solución a la falta de compradores, como la propuesta de la SEPI para intermediar en la venta a Liberty, opción que finalmente quedó desestimada.


“INNECESARIO E INMORAL”

La ruptura de las negociaciones ha caído a como un jarro de agua fría tanto en San Caetano como en Moncloa, que sin embargo no guardaban muchas esperanzas en torno a la venta de la planta. Ambos gobiernos, tanto el central como el  autonómico, acusan a Alcoa de ser la única responsable de que las negociaciones de fructificasen y de “empujar a los trabajadores a un conflicto innecesario”.


Raül Blanco, secretario general de Industria y Pyme, ha declarado que, mientras no hay resultados de la negociación laboral, "se abre ahora otro escenario donde se tomarán otro tipo de decisiones menos amistosas” y que las medidas llegarán en los próximos días. En ese sentido, tacha de "innecesario e inmoral” la práctica de Alcoa para “someter a este sufrimiento a las familias de A Mariña que dependen del trabajo en Alcoa”.



"Entiendo que hay mala fe durante las negociaciones de venta. Los trabajadores tienen el apoyo de las administraciones y seguiremos trabajando para lograr un acuerdo que mantenga el empleo y las capacidades industriales en Lugo", recalca.


En la misma línea, Francisco Conde, vicepresidente segundo y conselleiro de Economía, Empresa e Innovación de la Xunta de Galicia, cree que ni Galicia ni a Mariña “merecen este trato”. Su homologo Alfonso Rueda critica que en estos momentos “el panorama no es muy alentador”, si bien cree que hay que apostar por una solución “hasta el último momento”. 

relacionada El comité de empresa no negociará "ERTE ni ERE" al verlo "fraudulento" y no descarta acudir a los juzgados
relacionada Pepe Álvarez (UGT) subraya que el Gobierno "tiene que intervenir" y "no puede permitir que cierre"
relacionada El Estado intentó comprar la fábrica de Alcoa en Lugo pero la multinacional prefiere cerrarla, dice la ministra

1 Comentarios

1

muy bien que los trabajadores encierren los ayuntamientos

escrito por a> s://partesdelcuerpo.com/">cuerpo humano por dentro 06/oct/20    04:57

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
Este periódico fue seleccionado por Google News Initiative para su Journalism Emergency Relief Fund

Pressdigital
Plaza de Quintana ,3 15704 Santiago de Compostela
Tlf (34)678803735

redaccion@galiciapress.es o direccion@galiciapress.es
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR POMBA PRESS,S.L.
Aviso legal Cookies Consejo editorial Publicidad
Powered by Bigpress